Daily Archives: 5 agosto, 2015

Para actuar contra el cambio climático, éste es el mejor momento

Ante el cambio climático es urgente actuar porque somos la primera generación que ha tomado conciencia de ese desajuste, pero también la última que tiene en sus manos la posibilidad de actuar para que no sea dramático en el futuro. Por ello, éste es el mejor momento posible, afirmó Maryse Bossière, embajadora de Francia en México.

Somos la primera generación consciente del desajuste del clima, pero también la última que tiene en sus manos la posibilidad de actuar para que no sea dramático para el futuro, afirmó Maryse Bossière, embajadora de Francia en México

Al participar en el seminario Energía y Cambio Climático en la Perspectiva de París 2015, organizado en la Facultad de Economía (FE) de la UNAM, dijo que todos podemos percibir ese fenómeno y que países importantes en las emisiones de carbono toman conciencia de la necesidad de modificar el modelo de producción.

La temática, incluso, se puede valorar como una posibilidad de crecimiento económico, que llevaría a innovar en autos más limpios, eléctricos o con emisiones reducidas, construcciones más eficaces, y así permitir un nuevo crecimiento para naciones avanzadas y uno más adecuado para las que están en desarrollo.

Enfrentar el reto se debe considerar como una oportunidad para todos los territorios de innovar, crear empleos y crecimiento, mejorar la seguridad energética y la competitividad. “Es momento de lograr algo importante”, reiteró.

Antes, el director de la FE, Leonardo Lomelí, recordó que en diciembre de este año se llevará a cabo la vigésimo primera conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), “espacio donde esperamos se logren avances importantes”.

Por ello, la UNAM, a través de la FE, pretende contribuir a la discusión y deliberación que habrá de preparar la ruta de entendimiento para alcanzar acuerdos que permitan avanzar en la mitigación de los efectos del calentamiento global.

Confiamos en que la cumbre de París obtendrá resultados significativos; procuramos que los temas más relevantes se analicen en los ámbitos universitarios y se genere un clima favorable para, desde la academia, contribuir al entendimiento y mayor difusión de esta problemática y favorecer consensos importantes, abundó.

La FE ha insistido en este tema desde hace años y tiene una línea de investigación consolidada, a través de la obra de varios académicos como Ángel de la Vega Navarro, resaltó.

Al continuar su exposición, Maryse Bossière mencionó que evitar el cambio climático es una obligación en todos los ámbitos, pero las soluciones tienen mucho que ver con el desarrollo económico de los países.

Para el año 2100 la temperatura promedio en el globo podría sufrir un aumento del orden de cuatro o cinco por ciento. Las consecuencias serían dramáticas por el deshielo que aumentaría el nivel de los océanos, recurrencia creciente de eventos climáticos extremos, y el impacto nefasto en los ecosistemas y la biodiversidad, así como en los recursos hídricos.

México, que sería uno de los países más afectados por este fenómeno, es uno de los más comprometidos con una ley y un programa nacional.

En diciembre, se espera a 40 mil personas en París; autoridades, empresarios, organizaciones no gubernamentales y asociaciones se reunirán para encontrar soluciones. “Esperamos que se pueda firmar un acuerdo ambicioso, de valor universal y jurídicamente vinculante sobre el clima”, sostuvo.

Se conjuntará el trabajo de los negociadores, autoridades, empresas y demás personas reunidas, quienes aportarán su experiencia y saberes para lograr una agenda de soluciones compartidas.

El Organismo Internacional de Energía Atómica indicó el mes pasado que el sector energético del mundo no emitió más gas carbónico en 2014 que en 2013; por fin se llegó a una estabilización. Es un primer paso que da esperanza, dijo.

No obstante, el aumento de emisiones globales de otros gases de efecto invernadero requerirá una solución mundial. La cita de París será fundamental para tomar las decisiones que permitan detener esta progresión.

Ángel de la Vega, del posgrado de Economía de la UNAM, fue el encargado de presentar los propósitos del seminario que fue organizado por la FE, la embajada de Francia en México, la Delegación de la Unión Europea, el Institut de Recherche pour le Développementy l´Agence Française de Développement.

Mujeres en la Ciencia: una oportunidad para las más jóvenes

Con el objetivo de disminuir la deserción a nivel medio superior en Nuevo León y de promover la vocación científica en el sexo femenino, el Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología (I2T2) de dicha entidad creó en 2013 el programa Mujeres en la Ciencia.

En el marco del 4o Encuentro Nacional de Programas de Impulso al Talento Mexicano, la doctora Martha Leal González, directora de Planeación, Posgrado, Divulgación y Cooperación Internacional y Redes de Investigación del I2T2, explicó a detalle el porqué de la creación de un programa dirigido a las mujeres, así como los resultados que han tenido y los retos a futuro.

Mujeres en la Ciencia llega a las jóvenes que cursan el nivel medio superior en preparatorias de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) del área metropolitana y rural. “En esta etapa consideramos que podemos influir en ellas positivamente. Entre más temprano empecemos, mejor”, argumentó la expositora.

A pesar de que las desigualdades en cuestión de género se han reducido en años recientes, “todavía hay diferencias en la actividad científica y  tecnológica”, expuso Leal González, quien además mostró datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que señalan que los hombres en Nuevo León tienen un nivel de escolaridad mayor que las mujeres.

Las instituciones que actualmente participan en el proyecto son el I2T2, la UANL, el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Nuevo León (Cecyte), y ha contado con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la especialista detalló que este programa invita a las jovencitas a la universidad, en donde una investigadora reconocida les da pláticas sobre cómo ella logró sobresalir en su ámbito para que esto sea un aliciente para interesarse por una carrera de ciencia o tecnología.

“La idea es que las muchachas conozcan las historias de vida de las investigadoras, logren identificarse con ellas y se animen a llevar una profesión científica o tecnológica”, agregó.

Para la doctora en Química Orgánica, el problema central es la falta de perspectiva en las mujeres hacia las carreras en temas de ingeniería, ciencia, tecnología e innovación. “El objetivo es influir en la prospectiva de vida de las que están a nivel preparatoria, y promover la interacción entre ellas y las investigadoras de los diferentes centros y universidades de la región”, explicó Leal González durante su presentación.

Cifras del programa Mujeres en la Ciencia

– Se han atendido a mil 200 estudiantes del primer semestre de las preparatorias de la UANL.

– Más de 30 científicas, pertenecientes al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), han participado en el programa.

– Se han impartido 60 talleres de investigación.

Fuente: I2T2

Entre los objetivos específicos que mencionó la doctora durante la conferencia está incrementar el número de estudiantes en áreas de ciencia y tecnología, coadyuvar a que se reduzcan los niveles de deserción y que las estudiantes de nivel medio superior interaccionen en los laboratorios como si ellas fueran ya las investigadoras. Además, con este programa se busca, a largo plazo, elevar el nivel de vida en el estado de Nuevo León.

Aunado a las pláticas de vida y carrera que imparten las investigadoras, el programa cuenta con talleres de generación y aplicación de conocimientos, programación neurolingüística, liderazgo, trabajo en equipo y superación personal.

Durante la entrevista, la doctora Leal González manifestó que uno de los mitos que tuvieron que derribar para el desarrollo de este proyecto fue “convencer a las chicas de que pueden estudiar una carrera científica y tecnológica”.

Un aspecto que la especialista resaltó es la cooperación que ha habido entre las mujeres que participan en el programa. “Las investigadoras sabemos que tenemos que ayudar a las demás y aprender a trabajar en equipo con otras mujeres. Esto ha sido bastante provechoso”, añadió.

Por otro lado, la experiencia de las investigadoras “ha sido de mucha satisfacción personal por compartir sus historias (…) En las jóvenes, en la medida en que las investigadoras platican su experiencia, crece una admiración que las orienta a buscarlas en un futuro”, concluyó la entrevistada.