Daily Archives: 12 agosto, 2015

Disminuyen formación de trombos cardiovasculares con molécula del aguacate

En México, país donde las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, investigadores del Hospital Zambrano Hellion y del Centro de Biotecnología-FEMSA del Tecnológico de Monterrey, en colaboración con el Instituto Nacional de Cardiología ‘Ignacio Chávez’, el departamento de Farmacología de la UNAM, y el Hospital Metodista de Houston, logran aislar una molécula del aguacate que ayuda a personas con enfermedades cardiovasculares al disminuir la formación de trombos que ocluyen las arterias.

 

Investigadores del Hospital Zambrano Hellion y del Centro de Biotecnología-FEMSA del Tecnológico de Monterrey descubrieron que los lípidos o grasas del aguacate Hass (acetogeninas) aportan beneficios a personas con problemas cardiovasculares. Los estudios de estas moléculas cardioprotectoras -ya patentadas por el Tecnológico de Monterrey- pueden generar beneficios en el ámbito de la salud, en un país donde las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, al igual que en los países industrializados.

El investigador responsable por parte de TecSalud, el doctor Gerardo García Rivas, director del Centro de Investigación del Hospital Zambrano Hellion y profesor del Tecnológico de Monterrey, afirmó que un estudio muy reciente de la Asociación Americana de Cardiología comprobó que el consumo de aguacate aporta beneficios a personas con problemas cardiovasculares, ya que disminuye los niveles de colesterol y consecuentemente limita la formación de trombos que tapan las arterias y generan infartos en el corazón o en el cerebro.

En colaboración con el equipo de la Dra. Carmen Hernández-Brenes, del Centro de Biotecnología del Tecnológico de Monterrey, los investigadores del Hospital Zambrano Hellion lograron establecer que un grupo específico de moléculas grasas son las responsables de la actividad antitrombótica, y ofrecen beneficios potenciales en favor de los seres humanos.

El doctor García-Rivas señaló que, con este estudio, el Tecnológico de Monterrey espera desencadenar mayores conocimientos de cómo funcionan estas moléculas dentro del organismo humano. Además, afirmó que es la primera fase de un estudio sobre el aguacate que va a ser muy grande y que traerá beneficios no sólo en materia de salud sino económicos al país. Recordemos, dijo, que México es el mayor exportador y consumidor de aguacate del mundo.

El estudio «Isolation and chemical identification of lipid derivatives from avocado (Persea americana) pulp with antiplatelet and antithrombotic activities» fue publicado en la prestigiosa revista Food and Fuction en su tomo de enero 2015.

Un anticoagulante natural similar al ácido acetilsalicílico

Explicó que cuando un vaso sanguíneo se lesiona, se genera una primera reacción: las plaquetas interactúan para generar un coágulo y evitar la pérdida de sangre. Sin embargo, comentó el doctor García-Rivas: «cuando nuestras arterias ya tienen problemas por aumento en colesterol, beber, fumar, o por estrés, entre otras causas; estas plaquetas también contribuyen a que se hagan trombos (coágulos), lo que puede provocar infartos en el corazón o accidentes cerebrovasculares. Lo que demostramos nosotros es que con estas moléculas del aguacate (acetogeninas), las plaquetas se agregan menos, lo que disminuye la formación de coágulos».

Como ejemplo de lo anterior, señaló que a los pacientes que tienen riesgo de enfermedad o tuvieron un evento vascular o un infarto previo, se les receta una cantidad pequeña de aspirina; debido a que el ácido acetilsalicílico es una molécula cuyos beneficios son similares a los que logran las moléculas del aguacate, ya que evita que las plaquetas formen los coágulos.

Por otro lado, la Dra. Carmen Hernández-Brenes profesora investigadora titular de Metabolómica de Alimentos y Salud en el Grupo de Enfoque de Tecnologías Emergentes y Nutrición Molecular comentó que se separaron familias de diversas grasas del aguacate, hasta encontrar las moléculas responsables de la actividad «aislamos una familia de moléculas con los mencionados beneficios, usamos plaquetas de humanos y ratones. Además logramos descubrir la identidad química de las moléculas que generan los beneficios».

Siguientes pasos

La doctora Hernández-Brenes, también e integrante del equipo de investigadores del Instituto de Cardiología y Medicina Vascular (ICMV) del Hospital Zambrano Hellion agregó que algunas de las moléculas aisladas, por su entonces estudiante la doctora Dariana Rodríguez, se conocieron por primera vez en el mundo.

El Tecnológico de Monterrey inició estos trabajos hace cinco años y espera, en un plazo no mayor a dos años, realizar estudios de seguridad y eficacia con pacientes.

Anunció, además la doctora Hernández-Brenes, que la Secretaría de Economía y el CONACYT ya le apostaron a una nueva etapa de este proyecto este año: «Con este apoyo estamos preparándonos para poder realizar estudios con humanos y estudiando qué riesgos pueden tener estas moléculas en las dosis terapéuticas. Aunque ya estamos consumiendo estas grasas, cuando comemos aguacate, siempre es importante y parte de los protocolos éticos de nuevos fármacos el demostrar su seguridad en los niveles en que se podrían usar en pacientes».

En este estudio, participaron el grupo de Trombosis del Instituto Nacional de Cardiología «Ignacio Chávez»; el departamento de Farmacología de la UNAM, el Hospital Metodista de Houston, el Centro de Biotecnología-FEMSA y los investigadores de TecSalud del Tecnológico de Monterrey.

Cabe además señalar, que el estudio formó parte de la disertación de la doctora Dariana Rodríguez Sánchez quien es egresada del Doctorado en Biotecnología (DBT) del Tecnológico de Monterrey.

Paternidad temprana, en detrimento de trayectorias exitosas

Ser padres a edades tempranas marca la existencia; pasar por ese proceso hace que los jóvenes tengan trayectorias de vida menos exitosas e, incluso, impacta la estabilidad de sus uniones. El efecto negativo de ser padres jóvenes exacerba las desigualdades socioeconómicas previas de hombres y mujeres, advirtió Marta Mier y Terán, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

Los efectos en hombres son prácticamente uniformes, mientras que en mujeres depende de la generación y el sector socioeconómico al que pertenecen, expuso Marta Mier y Terán, del IIS de la UNAM, en ocasión del Día Internacional de la Juventud, que se conmemora este 12 de agosto

Luego de una investigación realizada a través de las trayectorias de vida de personas de 12 a 42 años de edad, constató las repercusiones que implica la paternidad temprana. Si los jóvenes permanecieran más tiempo en la escuela, habría una mayor valoración de otro tipo de campos, como contar con un proyecto de vida personal, y no sólo familiar, ejemplificó.

Tras considerar la maternidad temprana antes de los 18 años de edad y la paternidad en esa condición antes de los 20, la académica indicó que “los jóvenes eligen entre las opciones que tienen a su alcance, y si son escasas en cuanto a educación de calidad y empleo digno, pues entonces la alternativa de formar una familia es atractiva: un niño es vital, fuente de satisfacción afectiva y favorece la consolidación de la pareja”.

Desde esa perspectiva se puede entender cuál es su motivación. Algunas declaran desear un hijo para tener compañía, por la sensación de soledad ante una sociedad que les ofrece pocas oportunidades y limita sus posibilidades de contar con un proyecto de vida a mediano y largo plazos.

En ocasión del Día Internacional de la Juventud, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas para conmemorarse cada 12 de agosto, la universitaria señaló que socialmente hay aceptación y valoración de la familia, la pareja y la paternidad.

Tradicionalmente, el rol de la familia ha sido apoyar a los jóvenes en la decisión de iniciar su propio hogar. Ante las condiciones de creciente inestabilidad laboral, es cada vez más frecuente que la pareja recién formada permanezca en casa de los padres. En zonas rurales es más común que se queden en la del varón, y en las urbanas, en la de ella; entonces, se generan dinámicas que actúan en detrimento de la autonomía.

El efecto negativo de la paternidad temprana en los varones es igual, independientemente de su generación y sector social, pero no ocurre así con las mujeres, aclaró Mier y Terán.

En ellas es importante considerar la generación y sector socioeconómico al que pertenecen. Por ejemplo, si su estrato es alto, logran recuperarse y no tener la trayectoria más desfavorable, mientras que en las de sectores bajos la pobre escolaridad limita sus oportunidades laborales, al tiempo que tienen grandes demandas de trabajo doméstico y de cuidados asociados a un mayor número de hijos, situaciones que se acentúan por la falta de apoyo de una pareja estable.

Diez años de juventud

El referente de 15 a 24 años para delimitar la población joven fue adoptado por la ONU a partir del año 2000. En México, en 2013 el INEGI reportó 21.5 millones de jóvenes, que representan el 18.2 por ciento de la población total. De ellos, 6.8 millones (31.6 por ciento) son menores de edad (entre 15 y 17 años).

Del total de población joven 10.9 millones son mujeres (7.9 solteras, 1.2 casadas, 1.6 en unión libre y el resto alguna vez unidas a una pareja) y 2.8 millones (25.56 por ciento) han tenido hijos.