Daily Archives: 3 noviembre, 2015

A escala global, 27 por ciento de las muertes se atribuyen a enfermedades cardiovasculares

Los padecimientos del corazón ocupan un lugar importante como causa de muerte. Se calcula que 27 por ciento de los fallecimientos a escala global se deben a ellos; de ese total, un buen número corresponde a enfermedades coronarias y vasculares cerebrales, refirió Rubén Argüero Sánchez, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital General de México (HGM) Dr. Eduardo Liceaga.

El académico e integrante del Seminario en Medicina y Salud de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM explicó que entre las principales causas de fallecimientos se encuentra el ataque al corazón, el derrame cerebral y la presión arterial elevada. “Es una realidad incontrovertible. No menos de 17 millones de personas mueren en el mundo por problemas relacionados con ese órgano”. Además, esto cobra importancia creciente en estos días.

En el país más de 95 mil defunciones se vinculan a la hipertensión, enfermedad coronaria y al síndrome de insuficiencia ventricular izquierda. “Estas son causas importantes de decesos, por eso se considera la epidemia de la sociedad contemporánea”.

Argüero Sánchez refirió que el corazón es un músculo de escasos 800 gramos, pero capaz de mover cinco litros de un líquido cinco veces más viscoso que el agua, acción que realiza por medio de “tubitos”, arterias y capilares, equivalentes a 80 mil kilómetros de conductos de diferentes diámetros. Ese recorrido no sólo se hace en menos de un minuto, sino contra gravedad, independientemente de la posición que tenga el individuo.

Se contrae cuatro mil veces por hora, 100 mil por día y 40 millones por año; es un órgano extraordinario, una máquina maravillosa que empieza a trabajar desde antes de nuestro nacimiento, pero a la cual nunca le hacemos caso, dijo.

Los padecimientos relacionados pueden afectar el pulmón, por eso se les debe llamar en muchas ocasiones enfermedad cardiopulmonar, remarcó. En otras, están vinculadas con el territorio cerebral.

El especialista y autor del primer trasplante de corazón realizado en nuestro país (Centro Médico La Raza, 21 de julio de 1988) recordó que en siete de cada mil nacimientos se presenta alguna malformación congénita grave.

Entre las más frecuentes que permiten la sobrevida del niño –porque las más complejas provocan el deceso en los primeros meses o años si no son diagnosticadas y tratadas– se encuentran la llamada persistencia del conducto arterioso, es decir, la continuación después del nacimiento de la comunicación entre la aorta y la (arteria) pulmonar –que normalmente existe en el feto–, y que se debe operar lo más pronto posible para evitar la presión arterial pulmonar irreversible.

Otra entidad congénita habitual y que se observa alrededor de los 20 años de edad es la comunicación interauricular debida al defecto del tabique que divide a las dos cavidades auriculares.

Otras menos recurrentes son la coartación de la aorta, que es la estrechez de la arteria principal del cuerpo, como reloj de arena, o la aorta bicúspide –que en lugar de tres valvas tiene sólo dos– acompañada de estenosis. “Todas ellas son susceptibles de corrección quirúrgica con éxito”.

De acuerdo con su tipo, las enfermedades cardiacas pueden afectar a hombres o mujeres. Por ejemplo, la presencia del conducto arterioso es más frecuente en ellos y la comunicación interauricular en ellas; en tanto, la estenosis aórtica bivalva afecta por igual a ambos sexos.

Al alcanzar la cuarta o quinta década de la vida el padecimiento más común es la enfermedad de las arterias coronarias, “que los médicos llamamos cardiopatía isquémica”, a consecuencia de la hipertensión o el consumo de tabaco.

Es el precio de vivir muchos años: el depósito de “grasa” en la pared de las arterias, que disminuye la luz de las mismas, en particular, las pequeñas, las coronarias.

Todos estos males comparten, en lo general, algunos signos y síntomas; por ejemplo, si falla el lado derecho del corazón se hinchan los pies, el abdomen se llena de líquidos, las venas del cuello se engrosan, incluso tienen latido, “que es lo que llamamos ingurgitación yugular”, y el paciente no puede dormir en posición horizontal, tiene que usar muchas almohadas. Cuando falla del lado izquierdo, el primer síntoma es la falta de aire o disnea.

Para el experto, en los casos posibles lo ideal es la prevención; si sabemos que una de las causas de enfermedad cardiaca es la hipertensión y que ésta se vincula de manera estrecha a la obesidad, y ambas a las cifras elevadas de lípidos y diabetes, debemos estar conscientes de que sí podemos hacer mucho para, por lo menos, tener mejor calidad de vida.

Desde niños hay que aprender a no abusar de los alimentos y seguir una dieta saludable; en los adultos “el sobrepeso tampoco nos va bien”. Si hay antecedentes familiares de muertes prematuras por problemas de presión arterial, diabetes o enfermedad cardiaca, la visita al médico debe darse una o dos veces al año.
También destacó la importancia de hacer ejercicio, porque la inactividad, junto con el consumo de tabaco, son causas principales de enfermedad cardiaca.

El corazón es un órgano maravilloso y hay que cuidarlo mediante la ingestión de más verduras y cereales, poca sal y azúcar, y mínimo 20 minutos diarios de ejercicio, por ejemplo, caminata cinco veces a la semana, “porque los ‘atletas’ de cada ocho días no son los ideales”.

Al hablar de los tratamientos mencionó el avance de los procesos de diagnóstico, que ayudan a resolver problemas antes de que sean irreversibles.

Además, los trasplantes y el empleo de células troncales para regenerar el músculo cardiaco representan adelantos indiscutibles. En el Centro Médico La Raza tan sólo el año pasado se hicieron más de 50 de aquéllos. Éste, junto con otros centros, realiza esos procedimientos a nivel de excelencia, con resultados equiparables a cualquier lugar del mundo.

Los avances en los mecanismos para evitar el rechazo del corazón (en terapia intensiva, en el conocimiento del donador y del receptor, entre otros aspectos) han permitido el éxito en ese tipo de intervenciones.

En tanto, el empleo de células troncales para regeneración está en ciernes. “Aunque personalmente he hecho más de 108 procedimientos de este tipo, falta mucho por investigar”. Consiste en el uso de células “madre” que normalmente se emiten a la circulación a partir de la médula ósea. Dos billones de este tipo se producen diariamente en el organismo; también conocidas como “multipotenciales”, en este caso se obtienen a partir del tejido hematopoyético.

Tan sólo en el Centro Nacional de Trasplantes existen no menos de 18 mil pacientes en lista de espera, por lo que el cardiólogo sostuvo que debe incrementarse el número de esos procedimientos para éste y otros órganos. “Falta hacer conciencia entre la población de que éstos son, para muchos enfermos, la única oportunidad de vida”.

Falta de financiamiento principal obstáculo para ciencia, tecnología e innovación en México

Santander Universidades, Reemprendía y Universia presentaron el libro “La transferencia de la I+D, la innovación y el emprendimiento de las universidades”, como parte de las actividades de la XLV sesión ordinaria del Consejo de Universidades Públicas e Instituciones Afines (CUPIA) y  en el marco del Consejo de Universidades Particulares e Instituciones Afines, CUPRIA de la ANUIES. Este documento permite conocer los resultados de la labor que se realiza en instituciones de educación superior en temas de innovación e investigación, emprendimiento y desarrollo tecnológico. En el evento estuvieron presentes los rectores de las principales universidades públicas del país afiliadas a la ANUIES.

A pesar de los esfuerzos de gobierno, universidades y empresas, México aun se encuentra rezagado en la inversión para la generación de conocimiento científico, tecnológico e innovador.  En 2010, ocupó el penúltimo lugar entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que menos recursos invierten en el rubro, alcanzando 0.46% del PIB en ese año.

Lo anterior lo señala el estudio “La transferencia de la I+D, la innovación y el emprendimiento de las universidades”, que analiza la situación del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI) en Iberoamérica y que fue realizado en conjunto por Universia y el Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA); el informe menciona que, aunque hay apoyo por parte de instancias de gobierno y universidades, entre 2000 y 2012 el sector empresarial público y privado fue el único que incrementó su participación como agente financiador de ciencia, tecnología e innovación en el país.

De 2000 a 2005, la ejecución de gasto de empresas pasó de 29.6% a 46.9%, sin embargo disminuyó para el 2012 llegando a 43%; contrario a la ejecución de gasto de gobierno que se ubicó en 30.3% en el mismo año. El apoyo por parte del sector empresarial llevó a México a ser el país iberoamericano donde se movilizó la mayor cantidad de recursos para innovación y desarrollo en 2005.

Dentro del estudio, el capítulo referente a México, realizado por José Villa, ex director del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y ex director general del CONSEJO Nacional de Ciencias y Tecnología (CONACYT), también señala que el país ha hecho un esfuerzo por conformar una masa crítica capacitada en áreas científicas y tecnológicas y puntualiza que de 2000 a 2012 el recurso humano que desarrolla actividades de I+D se amplió casi 100%, al pasar de 40,545 a 79,074 personas, sin embargo, el número continúa a la baja respecto a la cantidad de investigadores por Persona Económicamente Activa (PEA), que en 2012 se situó en  1 por cada 1,000 PEA.

La falta de apoyo también se refleja en las patentes (principal indicador para medir la capacidad innovadora), ya que las solicitudes de registro mantienen un ritmo lento si se comparan con el tamaño de la economía; entre 2000 y 2010, presentaron un incremento de 11.6%, de 13,061 a 14,576, para quedar en 15,317 al 2012, sin embargo las patentes otorgadas ese mismo año fueron 12,330.

Del mismo modo, la tasa de dependencia tecnológica del país en 2012 se posicionó en 12.2% lo que refleja que México sigue siendo dependiente de las innovaciones extranjeras y, comparando esta tasa con la producción científica nacional, el estudio refiere que el conocimiento generado por el SNCTI no ha impactado en el desarrollo económico, lo que hace necesaria una mayor  vinculación entre gobierno, universidades y empresas.

Ante esta necesidad, el informe propone como solución la vinculación del sector financiero con el  productivo, la ciencia, tecnología y emprendimiento, es decir mayor relación con las universidades, centros de investigación y organismos gubernamentales. Los proyectos que se realizan desde Universia y Santander Universidades, por ejemplo, el Premio Santander a la Innovación Empresarial que durante 10 años ha apoyado a cerca de 15 mil jóvenes mexicanos con más de 16 millones de pesos en financiamiento además de asesoría, capacitación, becas de movilidad a universidades cuna de emprendedurismo, etc.

Acciones como estas han marcado una pauta para mejorar la vinculación entre universidad y empresa, lo cual se inserta en  los compromisos alcanzados en la Carta Universia Río 2014, consensuada con la participación de más de 1,100 rectores a nivel Iberoamérica.

La carta señala que, siendo las universidades las principales generadoras de conocimiento científico que aportan a una mayor productividad y competitividad económica al país, deben de fortalecerse los lazos universidad-empresa mediante vinculación e impulso de programas dedicados a apoyar el emprendimiento y la innovación, así como un mayor financiamiento por parte de las empresas privadas para la mejora de la gestión a sistemas nacionales de ciencia y tecnología.

Siendo la falta de financiamiento en el sector el problema principal del poco avance en el país, el estudio también sugiere que México fortalezca la inversión en  este rubro mediante mecanismos que incentiven la participación de empresas con el fin de lograr que la innovación se convierta en un factor indispensable para la competitividad, productividad y el desarrollo óptimo del país.

El estudio de CINDA en conjunto con Universia y Red Emprendia, tiene como objetivo estudiar y analizar la situación actual de la transferencia de conocimiento, desarrollo tecnológico, innovación y emprendimiento en los sistemas de educación superior iberoamericanos y cómo aportan los gobiernos y empresas públicas y privadas a tal desarrollo. Los países participantes en el documento son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México y Portugal; expertos en el tema de cada país estudiaron las situaciones y propusieron posibles soluciones a cada problemática.

Conoce el Libro de CINDA en:http://www.cinda.cl/wp-content/uploads/2014/02/LIBRO-INFORME-TRANSFERENCIA-DE-I-D-2015.pdf