4 noviembre, 2015

De acuerdo a información proporcionada por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), señala que solamente el 40 por ciento de los mexicanos no ahorra y cerca del 49 por ciento de los habitantes utiliza mecanismos de ahorro informal, como son el guardar el dinero en la casa “debajo del colchón”, uso de tandas o cualquier otra forma de ahorro informal, aseguró el Dr. Marcos Gutiérrez Barrón, Profesor de la Facultad de Economía de la UPAEP.

Advirtió que existe el mito de que los mexicanos no ahorramos porque el ingreso no alcanza, sin embargo, hay evidencia informativa de que es más que un problema de orden cultural que de ingreso de las personas, aseguró el académico.

Subrayó que uno de los inconvenientes del ahorro informal es que no se puede capitalizar ese dinero y obtener un rendimiento que beneficie a las personas en su entorno económico.

Asimismo, dijo que menos del 50 por ciento de los mexicanos utiliza servicios bancarios, lo que se traduce en una desconfianza por usar los beneficios de un banco y que son muy útiles porque nos proporcionan cierta seguridad en nuestro diario acontecer.

De igual forma, en el informe de la Condusef se indica que el 60 por ciento de la población recurre a préstamos y al ahorro informal, “porque generalmente cuando tenemos que hacer uso o cubrir algún compromiso económico, o se tiene algún imponderable, la manera de cómo lo hacemos es pidiendo prestado de manera informal con la desventaja de que ese proceder tiene un alto costo en las tasas de interés que son altas y en mucho de los casos abusivas”.

También refirió que en el reporte se manifiesta que las personas entre los 18 y 70 años de edad, sólo 40 millones de mexicanos utilizan servicios bancarios financieros formales, dato que refuerza que no se tiene el hábito de ahorrar y recurrir a una sucursal de este tipo.

Abundó que hay información de que las familias que tienen mayores ingresos, también tienen mayores consumos, y esto se debe a que no se fomenta la cultura del ahorro y por consecuencia no se realizan los gastos adecuados, lo cual merma sus ingresos.

En ese sentido acotó que la mayoría de la gente gasta sus ingresos en el llamado “gasto hormiga”, que es aquel gasto que no tenemos considerado y que se va en cosas que no sentimos que sean necesarios para la casa, lo cual se vincula más con la ausencia de no saber hacer un presupuesto, respetarlo y centrarnos en él.

Dijo que la educación es una forma de ir inculcando en los hijos la cultura del ahorro y fomentar la cultura financiera. Y el ahorro para los mexicanos es importante porque tiene un efecto macroeconómico, no solamente en las familias y ciudadanos, en el sentido de que pueda aumentar su patrimonio, ya que al darse éste, -ahorro- aumenta la inversión productiva que sirve de indicador para señalar el crecimiento que se tiene en el país a largo plazo.

Señaló que la mayoría de los mexicanos tampoco tiene el hábito de ahorrar en el largo plazo, es decir, de fortalecer su patrimonio en el futuro, principalmente el ahorro que tiene que ver con el retiro de las personas del campo laboral, “los mexicanos no tenemos la prevención de contar con un ahorro para el retiro y ahí tenemos un problema muy serio, porque de acuerdo a los datos que existen de las instituciones, la población de los que van a ser adultos mayores, sino tienen ese hábito de ahorrar, van a caer en una situación de pobreza, porque los recursos no van a ser suficientes durante su senectud”.

Por último apuntó que cuando se ahorra y se busca tener altos rendimientos, se debe tener presente en la mente algunos aspectos, si queremos obtener rendimientos altos, debemos correr riesgos altos y es en donde se debe tener cuidado con la edad de las personas, porque representa el patrimonio de la persona y de su familia, como es el caso del uso de los fondos de inversión y el uso de instituciones serias que estén registradas ante la Secretaria de Hacienda y Crédito Público y brinden confianza para invertir el dinero ahorrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *