Daily Archives: 16 noviembre, 2015

Ciencia, academia y cultura, en la Expo Feria UAM Iztapalapa

 

En la 11ª Expo-Feria UAM Iztapalapa 2015, a la que se unen de nueva cuenta la Novena Feria de Ciencias y la Expo UAMI, se difundirán la investigación científica y la oferta cultural y educativa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La licenciada Mishell Gandarillas Ortiz de Montellano, jefa de la Sección de Enlaces y Eventos Universitarios de la Unidad Iztapalapa de esta casa de estudios, informó que la Feria, considerada la más importante en su tipo al oriente de la Ciudad de México, se llevará a cabo del 17 al 19 de noviembre, de las 9:00 a 18:00 horas.

Aspirantes a cursar estudios en la UAM, orientadores de escuelas públicas y privadas y todo público del Distrito Federal y los estados del país podrán adentrarse en la labor cotidiana de la institución.

En entrevista Gandarillas Ortiz de Montellano precisó que la Expo-Feria se inaugurará el martes 17 de noviembre, a las 9:00 horas, en el edificio G, con la presencia de funcionarios, directivos y personal de la Unidad.

Mediante stands informativos, conferencias, visitas guiadas a laboratorios y servicios de trámites escolares se dará a conocer la oferta académica, al igual que todo lo necesario para ingresar a esa sede universitaria, indicó.

Para proporcionar una oferta integral se incluyó información sobre los programas de posgrado que imparte la institución, pues asisten además de pre-universitarios, profesores de nivel medio superior interesados en continuar sus formación académica y padres de familia, quienes conforman el principal público asistente.

“En 2004 se inició esta actividad y desde entonces se ha realizado de manera ininterrumpida. A la primera asistieron mil 500 visitantes, mientras que en las últimas ediciones se han registrado entre 15 mil y 17 mil 500 visitantes, incluso grupos escolares organizados que con previa cita confirmada acuden para conocer un poco más de la universidad”, apuntó.

Una de los propósitos de la Feria es orientar a los interesados sobre los planes de estudio de las licenciaturas que ofrecen grandes oportunidades de desarrollo, únicas en el país y poco demandadas: Ingeniería en Energía, Hidrobiología y Geografía Humana.

Profesores, egresados y alumnos de los últimos trimestres ofrecen conferencias que enriquecen la experiencia de los visitantes, quienes “también pueden conocer en detalle los laboratorios y las plantas piloto, entre otros espacios”.

En esta ocasión, el Centro Nacional de Investigación en Instrumentación e Imagenología Médica (CI3M) abrirá sus puertas para mostrar los estudios de alta especialidad médica que ahí se realizan.

La licenciada Norma Lilia Anaya Vázquez, coordinadora de la Feria de Ciencias, refirió que la idea primordial es mostrar las líneas de investigación emprendidas por dicha Unidad y aspectos generales de ciencia para promover el contacto con las personas que habitan en áreas circundantes.

“Nos encontramos en una Delegación con pocas alternativas de educación, cultura y ciencia, por lo que la UAM tiene el compromiso de acercarse a la sociedad. Con este propósito serán instalados 54 stands de las tres divisiones académicas en los que se montarán exposiciones interactivas”, mencionó.

Las actividades son lúdicas y se desarrollan mediante charlas, concursos, pláticas, talleres y la presentación de videos. Algunos profesores presentan material utilizado en laboratorio para que los estudiantes de secundaria y preparatoria disfruten de algunas demostraciones.

También será instalado un módulo de información de admisión de la Rectoría General en el que los interesados podrán solicitar datos de los planes y programas de estudios ofertados en las otras cuatro unidades académicas.

La organización de la actividad está a cargo de las Divisiones de Ciencias Sociales y Humanidades, de Ciencias Biológicas y de la Salud y Ciencias Básicas e Ingeniería, así como por las coordinaciones de Extensión Universitaria y de Sistemas Escolares, y la Rectoría y la Secretaria de la Unidad Iztapalapa.

Alumnos más jóvenes de su clase tienen menor desempeño escolar

Los alumnos más jóvenes de su clase, en grados que van de tercero de primaria a tercero de secundaria, tienen un menor desempeño escolar, resultados más bajos en pruebas estandarizadas como la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (Enlace), y 10 por ciento menos de probabilidad de ingresar a la educación superior.

 

Así lo evidenció la investigación Ganadores y perdedores: fecha de nacimiento, edad relativa en la escuela, y los resultados en la infancia y la edad adulta, realizada por el doctor Pablo Arturo Peña Muñoz, quien presentó su trabajo en un seminario de investigación organizado por el Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social (IIDSES) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Peña dijo que la evidencia científica muestra que la fecha de nacimiento afecta cómo le va a los estudiantes en la escuela, los resultados que obtienen en pruebas estandarizadas y “envía señales sesgadas de sus habilidades académicas”, pues en las mediciones de desempeño académico no se considera la edad del alumno, que entre mayor sea tendrá más madurez mental y emocional, la cual le permite tomar mejores decisiones y obtener mejores resultados en cualquier ámbito, incluido el académico.

Que los alumnos más jóvenes tengan calificaciones menores que sus compañeros de salón de mayor edad, e incluso algunos de los primeros sean diagnosticados a veces erróneamente con problemas de aprendizaje, es consecuencia de un sesgo sistemático que en México favorece a quienes nacen entre el 1 de enero y el 31 de agosto, porque con base en la edad mínima requerida por ley para ingresar a primaria (seis años cumplidos el 31 de diciembre del año de inicio del ciclo escolar), terminan por ser los más grandes en su curso.

Aunque la diferencia de edad entres los alumnos menores y los mayores alcanza un máximo de 12 meses (en el supuesto de que entren a los seis años o en la fecha más próxima a cumplirlos, y no reprueben grados), es suficiente para marcar grandes disparidades en su madurez, que en el entorno escolar se traduce en que los más grandes por lo general identifican mejor qué es lo importante a la hora de aprender y estudiar, se concentran mejor y controlan más su nerviosismo a la hora de resolver un examen; lo que se traduce en mejores calificaciones.

El investigador considera un error restarle importancia a esa diferencia de edad relativamente pequeña (12 meses), pues los niños y adolescentes con calificaciones menores al promedio de su clase, por el hecho de ser de los más jóvenes del salón, pueden creer que son malos estudiantes, percepción compartida por sus padres y profesores.

Lo anterior puede provocar sentimientos de frustración en los escolares más jóvenes, al grado de que tengan 10 por ciento menos de intención o probabilidad de ingresar a la universidad, porque durante parte de su vida académica recibieron calificaciones más bajas que el promedio general, que los hicieron sentir menos aptos, cuando en realidad estaban dentro del rendimiento promedio si se hubiera considerado su edad relativa (la que tienen comparados con sus compañeros).

Las consecuencias del logro educativo, entre el tercer y noveno grados, también alcanzan la vida adulta. En el análisis de datos de su investigación Peña encontró que el desempeño escolar determina en el futuro de una persona: el logro educativo del cónyuge –hasta qué grado llegó o si cursó la universidad–, la probabilidad de estar ocupado –tener trabajo–, de tener seguro médico provisto por su empleador, y hasta el número de hijos. En todos esos rubros se tendrá una relación negativa en los estudiantes menores de edad que obtuvieron calificaciones debajo del promedio.

Considerar la edad al evaluar

Ante esta situación el docente recomienda como propuesta de solución que se mida apropiadamente el efecto de la edad relativa en el desempeño de los alumnos, con miras a incrementar la equidad y la eficiencia académica. “Si pudiéramos tomar en cuenta la edad de los niños en sus evaluaciones podríamos corregir la señal que envían esos resultados sesgados, y tratar de manera igual a los iguales”.

Eso implica ajustar el puntaje de las calificaciones en lengua y matemáticas –asignaturas que mide Enlace, y que esta investigación usó como referencia– por un factor que considere la edad del sustentante. “Para ayudar a los alumnos más jóvenes de clase, de modo tal que se empareje el campo de juego con sus compañeros mayores”.

Otra medida menos agresiva es no ajustar los puntajes, pero aclarar a los estudiantes, sus padres y maestros que deben considerar a la edad como un factor determinante en sus calificaciones. “La boleta que trae el puntaje estandarizado podría decir que comparado con la distribución de edad relativa la calificación obtenida era de esperarse en ese rango, sin que eso signifique que esté anormalmente bajo o anormalmente alto”.

A partir de la edad relativa las autoridades educativas podrían hacer un ajuste a la hora de presentar los resultados, sin cambiar el puntaje, pero aclarando al estudiante: “Dado que tú eres de los más jóvenes de todos los que tomaron la prueba esperaríamos que estuvieras aquí, por arriba de esto es sobresaliente, por debajo de esto no es sobresaliente”.

En el trabajo Ganadores y perdedores: fecha de nacimiento, edad relativa en la escuela, y los resultados en la infancia y la edad adulta, el científico mexicano utilizó datos de la prueba Enlace para el estado de Tlaxcala, y hasta el momento ha observado comportamientos similares a los resultados arrojados para otros países, salvo que en el caso específico del estudio para México no ocurre el cierre de las diferencias de rendimiento académico que se alcanza a partir de los 15 años y con el ingreso al bachillerato, como sí sucede en países desarrollados de Norteamérica y Europa, como indica la literatura.

Sobre Pablo Peña

Pablo Arturo Peña Muñoz cursó su doctorado en la Universidad de Chicago, donde fue asistente del Premio Nobel de Economía de 1992, Gary Becker. El doctor Peña se dedica a la investigación y divulgación del capital humano, con el fin de emitir propuestas de mejora a la educación. En el año 2011 fue académico distinguido de estancia media del Departamento de Economía de la Ibero.

Con su visita a la Ibero, Peña contribuirá a impulsar la investigación en el IIDSES, instituto con el cual colaborará en un proyecto de inclusión financiera.