12 enero, 2016

La famosa cuesta de enero, que se conoce como el inicio del año complicado en materia económica y que abarca los primeros 30 días del primer mes del año, se alargará hasta el mes de marzo, es decir tendrá una duración de tres meses, explicó el catedrático de la Facultad de Economía de la UASLP Dr. Manuel Gerardo Zulaica quien señala que la pérdida del poder adquisitivo de las personas es evidente, debido al endeudamiento que muchos arrastran desde finales del año anterior debido a las compras a crédito realizadas por las fiestas navideñas.

Esta situación, vuelve difícil el inicio del 1er trimestre del 2016, para todos los sectores productivos, pero primordialmente a las Familias.

El catedrático de la UASLP indicó que lo único que podría ayudar a sobrepasar esta crisis, sería que se realizara inversión gubernamental en ciertos rubros, sin embargo es conocido que a nivel federal, la economía estancará hasta finales del mes de febrero, por la falta de presupuesto, ya que es hasta ese tiempo cuando realmente el dinero del gobierno comienza a circular.

El especialista en globalización económica, auguró que el consumo de la población iniciaría hasta el mes de marzo, debido a que en febrero, los dineros se destinan a los procesos de preinscripciones en las instituciones de educación y al pago de algunas contribuciones, lo cual también inhibe el gasto popular.

Aunado a ello, comentó que aún falta que se refleje el que en este mes de enero, se dan ajustes a los precios de los productos básicos y primordiales, lo cual también repercutirá en la merma el poder adquisitivo de las personas asalariadas.

Y apuntó: “Se trata de tiempos difíciles, se disminuyen las ventas y la falta de adquisición de insumos provoca despidos o recortes en los centros de trabajo, lo cual también genera menor poder adquisitivo e impactos económicos en todos los rubros”.

El especialista dijo que desafortunadamente como consumidores nos hace falta mayor planeación, pues desde el último trimestre del año 2015 y a partir del buen fin, mucha gente comenzó a gastar el dinero que no tenía, en productos navideños y regalos, lo que seguramente engordó sus deudas.

Aunado a ello, muchas de las deudas se dieron con tarjetas de crédito, que provocaron que la cuesta de enero se prolongue pagando intereses a tal grado, que se paga mucho más de lo que en realidad se consumió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *