15 enero, 2016

La educación no está exenta de discriminación pues aún entre los jóvenes prevalece esa tendencia a la estigmatización, exclusión y a la violencia. Por ello, las universidades deben garantizar una educación incluyente, concepto que va en concordancia con las reformas al artículo primero constitucional en materia de derechos humanos del 2011, explicó el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, al dictar la conferencia magistral que inauguró el Congreso de Orientación Educativa “Desafíos para una Universidad Incluyente”, organizado por la Universidad de Guadalajara.

El Ombudsman jalisciense habló ante directores de preparatorias, profesores y orientadores educativos del Sistema de Educación Media Superior (SEMS), respecto a las últimas reformas constitucionales en materia de no discriminación, así como aspectos de la Ley Estatal para Prevenir y Eliminar la Discriminación en Jalisco, la cual entró en vigor el  18 de diciembre de 2015 y la Ley General que se aplica a nivel nacional. La conferencia se tituló: “La Educación desde el nuevo paradigma de los derechos humanos”.

“La no discriminación es un tema que no hemos podido superar a nivel educativo. Existen muchos aspectos que no propiamente son los temas que tienen que ver con origen étnico, nacional, de género o de apariencia, sino también temas que tienen que ver con una serie de medidas o ajustes razonables que se deben realizar, medidas de nivelación, de inclusión, acciones afirmativas, nuevas obligaciones legales que tenemos todas las instituciones públicas y en este caso desde la educación pública que imparte la Universidad de Guadalajara, pues no está exenta de todas esas responsabilidades que tenemos que propiciar”, detalló Álvarez Cibrián.

Citó varios estudios de gobernabilidad y análisis de instituciones públicas nacionales e internacionales que demuestran la prevalencia de actitudes discriminatorias por parte de los estudiantes.

“Hay aspectos muy  importantes que tenemos que abordar. El tema de cómo se debe dar el manejo sobre discriminación religiosa que prevalece, la identidad de género, la orientación sexual, los temas de cómo generar inclusión para personas con discapacidad”, apuntó.

Consideró que la Universidad de Guadalajara ha avanzado como institución en esta agenda, pues ofrece programas educativos para personas sordas en preparatorias (llamado Universidad Incluyente), y su infraestructura está adaptada para personas con discapacidad, pero cómo en todo México, aún hay desafíos por completar.

En el mensaje inaugural del Congreso, el Secretario General de la Universidad de Guadalajara, maestro José Alfredo Peña Ramos rememoró que este evento durante sus 15 ediciones ha abordado diversas dimensiones de la orientación educativa.

“En esta ocasión el propósito se centra en avanzar hacia una universidad incluyente, lo que compromete a redimensionar la visión institucional de nuestro modelo de orientación educativa, con el fin de responder a las necesidades de todos los estudiantes, reconociendo que las diferencias más que una barrera representan un elemento enriquecedor que permiten la aceptación del otro y que nos obliga a garantizar loa mismos derechos de participación y acceso a la educación en igualdad de circunstancias”, explicó Peña Ramos en la explanada de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco “Juan José Arreola”, sede del encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *