Monthly Archives: febrero 2016

Deserción, principal enemiga de la educación a distancia

En México, la educación a distancia, apoyada en nuevas tecnologías, aún tiene muchos obstáculos por superar, pues además de que no arroja resultados consistentes, enfrenta porcentajes muy altos de deserción estudiantil.

Así lo señala el artículo “Las nuevas tecnologías al servicio de la educación en la Universidad Iberoamericana”, escrito por Enrique Beascoechea, Adolfo Chacha, Paola de Alba y Paola Espinosa, académicos de esta casa de estudios, y publicado en el número más reciente de la revista DIDAC, editada por la Ibero.

De acuerdo con Francesc Pedró, jefe de la División de Políticas Sectoriales, TIC y Educación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), los estudiantes finlandeses, sudcoreanos y japoneses, que tienen los más altos puntajes en evaluaciones internacionales, utilizan de manera mínima la tecnología. Lo anterior mostraría que la calidad de los resultados no tiene que ver tanto con la presencia o ausencia de la tecnología como con la pedagogía y la didáctica usada y sus condiciones de uso.

Independientemente del cuidado en la elaboración de cursos operados en esta modalidad, el mayor enemigo a vencer es la deserción estudiantil, que oscila entre 20 y 95 por ciento, apunta el texto de los académicos de la Ibero. De esta forma, en la modalidad presencial tradicional, los cursos se reprueban, mientras que en la educación a distancia, los alumnos desertan.

Aun así, las opiniones al respecto se dividen, como en el caso de Nicholas Carr, autor de Superficiales. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mente?, quien considera a la educación a distancia perjudicial y no aconseja su uso, mientras que estudiosas como Sonia María Santoveña, en el artículo «Sociedad del conocimiento: tecnología y educación», del libro Sociedad conectada en la blogósfera, ven a la modalidad a distancia como el paradigma de la educación globalizada.

Otras posturas, como la de Susana Pérez de Pablos en el artículo «Siete razones por las que se debe encender el móvil en clase» (23 de febrero de 2015, El País) señalan que, en materia de herramientas didácticas tecnológicas, el profesor no será el que dé seguimiento a los procesos de aprendizaje, sino el coordinador tecnológico.

De esta manera, un deficiente diseñador de contenido o un mal tutor son los factores que más influyen en la deserción estudiantil, advierten los expertos de la Ibero:

“Es preciso señalar que el buen profesor en la modalidad presencial no forzosamente es un buen tutor de cursos en línea”.

Cabe decir que recientemente han aparecido en el horizonte educativo y de la capacitación los Massive Open Online Courses o MOOC, que algunas instituciones de educación superior ofrecen hasta ahora sin costo y sin acompañamiento tutorial cercano, con la premisa de que el curso es totalmente autosuficiente, pues cuenta con una guía pormenorizada de estudio y un sistema de autoevaluación.

Sin embargo, hasta la fecha no se otorga un certificado académico a quienes los cursan, además de que aun cuando son millones quienes pueden acceder a ellos, el nivel de deserción es sumamente elevado y el costo de mantenimiento para quienes los ofrecen es muy alto, advierten los académicos de la Ibero.

Por su parte, la Universidad Iberoamericana ha tomado la decisión de que los cursos en línea no se ofrezcan de manera regular a estudiantes menores de 25 años, sino hasta que estos tengan motivación suficiente para el aprendizaje, hayan alcanzado un desarrollo psicoafectivo suficiente, desarrollado habilidades para el aprendizaje autónomo, capacidad de administración del tiempo y una actitud de compromiso serio y eficaz, dejando preferentemente la educación en línea a los adultos.

Interrumpen el embarazo mujeres con más de 30 años y no adolescentes, en mayor medida

Las mexicanas mayores de 30 años, casadas, católicas y con más de dos hijos acuden en mayor medida a los servicios de interrupción del embarazo y no las adolescentes, como se piensa en general, coincidieron en señalar especialistas.

Participante en la Mesa: Amor, sexo, embarazo y aborto, una historia para adolescentes, realizada en la Casa Rafael Galván, centro de extensión educativa y cultural de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la doctora Noemí Ehrenfeld Lenkiewicz habló sobre la idea muy expandida de que la sexualidad en los jóvenes está vinculada a la falta de conocimiento y acceso a los métodos anticonceptivos.

Sin embargo, 97 por ciento de la población de entre 12 y 29 años conoce al menos tres métodos anticonceptivos modernos, aunque eso no signifique que sepa cómo funcionan, argumentó la investigadora del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco de esta casa de estudios.

Un punto muy importante es que de la sexualidad en jóvenes, adultos y adultos mayores se han encargado los ámbitos médico o jurídico, “en el mejor de los casos”, con lo cual se ha producido una “medicalización, una biologización” de algo que es una práctica humana que ha existido y va a existir siempre.

La profesora cuestionó que se hable de “educación sexual” porque “el sexo no obedece normas ni reglas”; se trata de educación sobre sexualidad, “lo que excede por mucho a tener relaciones coitales”

Es necesario tratar de trascender el concepto de educación sexual y hablar de la educación sobre sexualidad, además de que la anticoncepción “es una opción, no una solución”.

Las políticas buscan solucionar el problema de la fecundidad adolescente porque hay 24 millones de mujeres de entre 15 y 29 años, “entonces el impacto que esto tiene sobre el crecimiento total de la población es muy fuerte, aunque tengan un solo hijo en toda la vida”.

La licenciada Norma Abigail Valdelamar Lara, directora de Inmujeres de la Delegación Cuauhtémoc, sostuvo que en esa demarcación se atienden alrededor de 120 solicitudes de asesoría psicológica y jurídica y “últimamente nos han llegado muchas adolescentes”, de 15 a 18 años, que tienen vida sexual activa y a las que además “sí les interesa ser madres”.

En efecto, las políticas se hacen para atender una problemática social y campañas de información se han desplegado muchas, sin embargo en la realidad las jóvenes no se detienen a pensar si quieren ser madres en este momento, lo que “ellas quieren es vivir y disfrutar el día a día”.

Una de las razones por las que las campañas no funcionan es que “se pierde de vista” que los adolescentes están creciendo solos y eso es algo que no se considera en las encuestas ni en las políticas.

“Puede haber muchas campañas y mucha información, pero cuando una mujer y un hombre están solos, lo que hacen es unir soledades”. Las realidades están muy distantes de lo que pueden indicar las políticas públicas, subrayó Valdelamar Lara.

Nela Muga González, psicóloga de la Dirección de Coordinación del Sistema de Unidades del Instituto de las Mujeres, señaló que en los dos sexenios pasados los embarazos adolescentes repuntaron “de manera impresionante” y “estamos en los primeros lugares en toda América Latina” en ese renglón, situación muy parecida a lo que ha ocurrido con las infecciones de VIH.

“La información no significa cambio de actitudes”, mientras que la investigación sobre estos temas tiene que ampliarse porque se trata de hablar de la subjetividad de las personas.

En relación con la interrupción del embarazo la doctora Adriana Morales Otal, profesora del Departamento de Biología de la Reproducción de la Unidad Iztapalapa, dijo que en 2012 existían más de 1.6 millones de niños abandonados y de ellos siete por ciento sufría situaciones de maltrato, de acuerdo con una consulta del entonces Instituto Federal Electoral.

La doctora Ehrenfeld Lenkiewicz indicó al respecto que en la Ciudad de México existe una legislación “excelente, pero tiene un efecto colateral indeseable” pues “hay mujeres de primera y mujeres de segunda, que son las de otros estados”.

En los dos sexenios pasados hubo silencio respecto de la salud reproductiva y un “peligrosísimo” retroceso que ha llevado a que las legislaciones en los estados sean más penalizadas –tanto para la mujer como para cualquier persona que se involucre– respecto de las que había en la década de 1940.

Hasta hace dos años, apuntó, entre 5.2 y 5.7 por ciento de las interrupciones correspondía a mujeres de menos de 17 años, en tanto que las que más abortan son mujeres mayores de 30 años, católicas, casadas y con más de dos hijos

Esto quiere decir que la mayoría descarta un tercer embarazo por diversas razones asociadas a su condición de vida concreta. Esto no está vinculado al prejuicio social de que las jóvenes “andan de locas”, ya que en realidad “las jóvenes son bastante conservadoras”.

Segunda emisión de PUERTAS ABIERTAS en  Instituto De Biotecnología de la UNAM

El Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, localizado en el Campus Morelos (Cuernavaca) llevará a cabo su segundo “DÍA DE PUERTAS ABIERTAS” el viernes 4 de marzo, de 10 AM a 6 PM.

El evento incluirá más de 100 diferentes actividades que incluyen

  • 38 conferencias
  • 7 videos de actividades de laboratorios de investigación
  • 35 visitas guiadas a laboratorios de investigación
  • 2 obras de teatro y 2 rallies
  • 29 exposiciones y demostraciones de actividades científicas

El IBt, se siente orgulloso del trabajo que hace  t está convencido que la ciencia es parte fundamental de la cultura; por ello quiere compartir, no sólo su trabajo, sino el entusiasmo con el que lo hacen.

Por esto, han organizado el “Día de Puertas Abiertas” en donde se podrán visitar varios de los laboratorios, se harán demostraciones y experimentos biotecnológicos, se mostrarán videos de algunas actividades experimentales; y los investigadores del IBt –que destacan a nivel nacional e internacional-, ofrecerán conferencias abiertas a todo el público.

El público que asista a “Puertas Abiertas” tendrá, por ejemplo, acceso a:

  • Conocer el potencial biotecnológico de las arañas, de los alacranes, de los virus y de las bacterias.
  • Saber cómo se dividen las células vegetales.
  • Interesarse en las bacterias que producen plásticos biodegradables.
  • Saber ¿cómo las raíces buscan el agua y qué es la visión por computadora?
  • Cómo se analiza nuestra información genética y cómo se puede modificar el genoma del ratón.

Las respuestas a éstas y muchas otras preguntas las podrás conocer en las 38 conferencias que se ofrecerán.

Además, tendrás la oportunidad de conocer un laboratorio de investigación:

  • Ver de cerca el trabajo de investigación que se desarrolla en 35 laboratorios
  • Observar cómo amplificar el ADN en tiempo real.
  • Cómo se genera electricidad con bacterias, cómo funciona un fermentador, cómo nadan los espermatozoides, cómo construir un virus y cómo cristalizar una proteína.
  • Además, podrán ver a través de microscopios y ver cómo se estudia a los peces cebra y a los erizos de mar que se emplean en investigación.
  • y otras 25 actividades igualmente interesantes.

En las exposiciones se podrá:

  • Observar la “ordeña” del veneno a los alacranes y tocar tarántulas inofensivas
  • Ver cómo se hacen los bioinsecticidas y los biofungicidas.
  • Asistir a dos mini obras de teatro: “El romance de una bacteria benéfica y el frijol” y “Mi célula gorda”
  • Participar en los rallies: “Bacterias: ¿héroes o vilanos?” y “El chisme celular”.
  • Extraer el ADN de las plantas.
  • y muchas otras actividades…

En algunos videos se mostrarán, entre otros interesantes temas:

  • Cómo se diseña una proteína.
  • Qué es la biocatálisis redox.
  • Cómo se dispersa el aire y el aceite en fermentadores.
  • Qué pasa cuando las personas se estresan.
  • Cómo se cuida el bienestar de los animales de investigación.

La cita es el viernes 4 de marzo en Campus Chamilpa de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Para participar es indispensable pre-registrarse en línea, en: www.ibt.unam.mx donde además podrás encontrar el programa completo de actividades.

La fecha límite del registro es el  20 de febrero del 2016 y algunas actividades son de cupo limitado. ¡Apúrate!

Prácticas y representaciones sociales de las instituciones de educación superior de “ayer y hoy” en Iberoamérica

La primera edición del 2016 de la Revista Iberoamericana de Educación Superior (RIES), revisa las investigaciones y reflexiones de  los mejores académicos e investigadores  iberoamericanos centrados en el quehacer del mundo educativo.

 

El desarrollo de la investigación científica en Argentina desde 1950: entre las universidades nacionales y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Fabiana Bekerman, es una trabajo que pretende elaborar una síntesis histórico-descriptiva del desarrollo de la investigación en las Universidades y en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, poniendo el foco de atención en las políticas institucionales entre la investigación y la docencia.

 

En el artículo ¿Ni con el pétalo de una rosa? Discriminación hacia las mujeres en la vida diaria de tres facultades de Araceli Mingo, se indaga en las particularidades que adoptan las relaciones de género dentro de la comunidad estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Por su parte, Frida Díaz Barriga, María Maclovia Pérez Rendón y,Yazmín Lara Gutiérrez, exponen el análisis de  incidentes críticos (IC) de ética profesional narrados por 57 estudiantes de licenciatura en Psicología en Para enseñar ética profesional no basta con una asignatura: los estudiantes de Psicología reportan incidentes críticos en aulas y escenarios reales.

 

Sebastián Gerardo Fuentes presenta Un club para “nosotros” en la Reforma del 18. Sentidos de la universidad y la nación en jóvenes universitarios no reformista, un trabajo que analiza el campo social de los jóvenes universitarios de 1918 en Argentina, para describir las posiciones de un grupo de jóvenes universitarios fundadores de un club social y deportivo que toma distancia del proceso de politización de las instituciones universitarias.

 

El artículo de Creatividad: eje de la educación del siglo XXI de Vincent Summo, Stéphanie Voisin y Blanca Adriana Téllez Méndez, se basa en una investigación documental que  propone esbozar de manera holística las bondades de la creatividad en el ámbito escolar, ahondando dos estrategias recomendadas en el ámbito de las lenguas extranjeras: el proyecto de clase y la simulación global.

 

Adrián Acosta Silva presenta, La universidad, hoy: imágenes, prácticas y representaciones, un ensayo que explora algunas de las relaciones entre las imágenes, las prácticas y las representaciones de la universidad en América Latina, a partir de los datos de algunas de las encuestas realizadas por Universia a principios del 2014. El argumento central del texto es que las imágenes de la universidad entre sus actores y espectadores son el resultado de un proceso de representación colectiva de las funciones, las prácticas y las expectativas de y sobre la institución universitaria.

 

Hacia un perfil de ansiedad matemática en estudiantes de nivel superior de Clara Cristina Eccius Wellmann y Antonio Lara-Barragán, es una investigación que presenta el desarrollo de un cuestionario sobre ansiedad matemática, la cual se conceptúa de acuerdo con varias teorías. El cuestionario se aplicó a 289 estudiantes de carreras administrativas y 128 estudiantes de carreras ingenieriles de una universidad del área metropolitana de Guadalajara.

 

Pedro Iván Palominos Belmar, Luis Ernesto Quezada Llanca, Claudio Andrés Osorio Rubio,     Jorge Antonio Torres Ortega y Luis Miguel Lippi Valenzuela, contribuyen con el artículo, Calidad de los servicios educativos según los estudiantes de una universidad pública en Chile, el cual presenta los resultados de la satisfacción de los estudiantes con el servicio de formación educativa universitaria de una universidad pública. Para ello se diseño un cuestionario de satisfacción de estudiantes, basado en los factores que afectan la percepción del servicio educativo.

 

Identidades juveniles a partir del uso de las tecnologías en los alumnos de la Licenciatura en Mercadotecnia de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, de Gladys Hérnández-Romero, Nelly Del Carmen Córdova Palomeque, Luis Carlos Cuahonte Badillo y María Soledad Eleonor Arellano Quintanar, muestra los resultados de un estudio sobre jóvenes universitarios del primer ciclo de la Licenciatura en Mercadotecnia y la forma en que incorporan las nuevas tecnologías a su vida cotidiana. El tema se aborda desde la línea de investigación de la innovación tecnológica  que cultivan  los integrantes del grupo  “Innovación Educativa en los Procesos de Enseñanza y de aprendizaje”.

 

María Esther Aguirre Lora, cierra la 18ª edición de la RIES con su Reseña del libro La Educación Socialista en Chihuahua 1934-1940, una mirada desde la Escuela Normal del Estado, de Jesús Adolfo Trujillo Holguín; proyecto editorial que no sólo aporta a la historia regional de la educación del norte del país, sino también a la historiografía latinoamericana de la educación.

 

 

Automedicación se mantiene como una práctica cotidiana de la población mexicana

A dos años de distancia de un primer ejercicio realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México, se entrevistó a 468 mexicanos para conocer la forma en que llevan a cabo los tratamientos médicos a los que se someten. Los resultados nos muestran que la automedicación sigue siendo una práctica cotidiana entre nosotros.

Argumentando falta de tiempo para ir al médico (27%), la presencia de síntomas que no se consideran graves (24%), no tener dinero para la consulta (11%) o conocimiento previo del medicamento (ya sea porque el médico lo había recetado (9%), porque se conoce la medicina (9%) o porque se tienen conocimientos sobre el tema (6%), tres cuartas partes de los entrevistados reconocen tomar medicamento sin indicaciones puntuales del médico.

Los padres (34%) y los propios encuestados (33%) suelen desempeñar el papel de “médico” y son quienes recomiendan el tratamiento a seguir cuando no se visita al médico. La razón para seguir estas recomendaciones es que se considera que tienen el conocimiento adecuado (45%) y son dignos de confianza (35%).

A pesar de que los antibióticos no pueden adquirirse sin receta médica, 11% de los entrevistados los consumen sin que se los haya recetado el médico, porcentaje idéntico al obtenido en el estudio del 2013. Se incrementa sustancialmente el consumo de antigripales (de 28% a 51%) y de manera importante el consumo de analgésicos (51 vs. 58%) y de antiinflamatorios y antipiréticos.

Poco más de la mitad de los entrevistados admite conocer a alguien que toma medicamentos sin receta de manera cotidiana y 41% reconoce haber tomado algún producto de los que anuncia la televisión, en mayor medida para atacar un malestar específico.

Los resultados de esta práctica no siempre son los mejores. Aun cuando 34% manifiesta haber sanado completamente, 30% dice haberse sentido mejor pero no sanar del todo, 20% que comenzó a sanar pero recayó y 8% que no sanó en absoluto.

La rapidez (44% del top of mind) y costo (40% del total de menciones) parecen ser las principales ventajas percibidas en la práctica de automedicación. No obstante, aun cuando se acude al médico y sea éste quien emita una recomendación y receta, no siempre se siguen las indicaciones puntualmente, lo cual nos muestra que existen diferentes vertientes a partir de las cuales podemos abordar el tema (o problema) de la automedicación en México.

Solamente la mitad (53%) reconoce tomar el medicamento durante todo tiempo indicado. 69% reconoce que siempre, casi siempre o algunas veces interrumpe el tratamiento al sentir mejoría. Esta conducta no solamente conduce a que la gente tenga la posibilidad de contar con medicamento para tomarlo en ocasiones posteriores sino que, en el caso particular de los antibióticos, genera resistencia por parte de las bacterias que puede hacer mucho más complicado el tratamiento posterior.

Cerca de 40% de los entrevistados reconoce no tomar siempre todos los medicamentos que el médico receta y solamente la mitad los toma siempre en los horarios indicados por él.  Un resultado muy notable es que 51% de los entrevistados reconoce que si considera que no necesita el medicamento recentado no lo toma, lo que nuevamente refleja una conducta poco apropiada para el mejoramiento de la salud.

El tipo de medicamento que se adquiere depende en gran medida del precio (33%). 3 de cada 10 mexicanos no conocen la diferencia entre los medicamentos de marca (patente) y los genéricos o similares, por lo que su decisión de compra depende de factores como la confianza proporcionada por el medicamento, su calidad o la recomendación del médico.

Resulta interesante que 17% de los entrevistados manifiestan no contar con algún tipo de cobertura médica.

No cabe duda que hay mucho que hacer en materia de concientización a la población sobre los riesgos de la automedicación. De acuerdo con los especialistas de la Escuela de Medicina de la Universidad, “si la gente supiera la cantidad de riesgos que corre al automedicarse, lo pensaría dos veces antes de recurrir a esta práctica. Intoxicación, hacer resistentes a las bacterias, disfrazar cuadros graves (como apendicitis, entre otros) y provocar daños colaterales, son solamente algunos de los riesgos que se corren al tomar medicamento que no es indicado por el especialista”.

El fútbol y la literatura son compatibles: Felipe Garrido

En su juventud, Felipe Garrido, académico del Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE) de la UNAM desde 1973, conjugó dos actividades en la convencionalidad disímbolas: la literatura y el futbol. Como hacedor de libros, escritor y traductor, llegó a conocer “a la inmensa mayoría de quienes escribían en México”, pues les editó libros con un escrupuloso cuidado, lo mismo a Juan José Arreola, Juan Rulfo, Carlos Fuentes, que a Miguel León-Portilla.

Cuando calzaba tachones y se ataviaba con pantaloncillo, el ahora director adjunto de la Academia Mexicana de la Lengua jugaba de interior o medio a nivel de selección nacional amateur. Sin embargo, dijo, “tuve un problema cardiaco que me obligó a dejar el futbol, seguramente habría sido profesional.

Mis compañeros de cancha después estuvieron en la selección de la Copa del Mundo de 1970. Carlos Albert, José Luis González, Miguel Mejía Barón, Javier ‘Chalo’ Fragoso, con esa generación me habría tocado a mí”, recordó.

Albert Camus era portero del Nantes, el equipo francés; Jorge Valdano, argentino, campeón del mundo en México 1986, es un espléndido escritor. Esto echa por tierra esa presunta ‘oposición’ entre el deporte y la escritura. Los buenos deportistas llevan el estigma de ser malos estudiantes, y viceversa, “es un prejuicio social que habría que combatir”, subrayó.

Galardón

Felipe Garrido recibió recientemente el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Lingüística y Literatura, “por su escritura inventiva y renovadora en el ámbito de la narrativa breve y por su labor infatigable en el campo de la promoción de la lectura, así como por su conocimiento de la cultura literaria e histórica de México”.

En especial, cultiva los textos breves. “He tratado de ceñirme al cuento corto, no a otras formas de textos breves, no al aforismo, no al poema en prosa, no al ensayo breve; lo que he tratado de escribir son cuentos, relatos donde hay por lo menos un personaje que se enfrenta a un conflicto”, refirió.

A la par de su actividad ininterrumpida como profesor del CEPE, ha estado en muchos lugares: en la hechura de libros, en la colección  SEP Setentas, en el Fondo de Cultura Económica, como director de Literatura en Bellas Artes, de Publicaciones en el Conaculta, y actualmente como director adjunto de la Academia Mexicana de la Lengua y presidente de la Sociedad Alfonsina Internacional.

“El primer libro que publiqué se llamó ‘Viejo Continente’, apareció en SEP Setentas; he generado más de 90 títulos entre libros de cuentos, cuentos para niños, ensayos sobre historia, literatura e historia del arte… la antología es una actividad que especialmente me gusta, y disfruto las traducciones, lo hago en tres idiomas: inglés, francés e italiano”.

Actualmente, está por aparecer una traducción de Felipe Garrido sobre Pinocho, obra que se ha traducido varias veces, y que leyó con avidez desde niño.

El universitario imparte en el CEPE el Taller de Escritura Creativa, que procura producir un libro colectivo en cada ciclo escolar. “Lo que haya podido dejar en algunos de mis alumnos y lectores estará ahí mientras ellos vivan, luego todos desapareceremos; no me alegra, así es el juego.

“El día que me muera me gustaría desaparecer sin que nadie se diera cuenta, simplemente que haya un olvido paulatino, pues salir de escena es quizá más natural que haber entrado”, concluyó.

El cambio climático requiere atención pluridimensional: José F. Longoria

Es urgente que la sociedad en general, y en especial la juventud, entienda que el cambio climático es muy complejo y requiere de una participación pluridimensional, estableció José Francisco Longoria Treviño, profesor investigador del Área de Geología Ambiental y Desastres Naturales, del Departamento de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad Internacional de La Florida, en Miami.

Este tema debe interesar a toda la sociedad, y el énfasis fundamental es hacer entender que el cambio climático entraña un serio peligro para la humanidad, además de ser muy complejo y controversial.

Esto es real, sostuvo, de ahí que se debe buscar la mejor forma de hacerle frente, en el entendido de que hay muchas cosas que se tienen que analizar a la luz de la ciencia y prepararnos para el futuro, sobre todo las nuevas generaciones.

Longoria Treviño mencionó que los efectos de este grave problema se constata en la reciente tormenta de nieve que azotó el este de los Estados Unidos y que ya llegó a Nueva Inglaterra; las inundaciones en muchas partes del mundo por la elevación del nivel del mar, la desertificación que avanza y las sequías pronunciadas, entre otros fenómenos climáticos.

En el caso de los universitarios, señaló la importancia de que éstos comprendan lo dialéctico que debe ser la ciencia hoy en día, «donde no podemos creer ’a pie juntillas’ todos lo que vemos escrito, sino que hay que procesarlo, analizarlo y siempre tener criterio científico como para juzgar, comparar y sacar una conclusión».

El presidente fundador del Instituto Longoria de Investigaciones Científicas Aplicadas (ILICA) planteó que más allá del aula, laboratorio y academia, urge compartir a la gente toda información científica sobre el tema, poniéndola en palabras entendibles para que se entienda cabalmente el peligro que implica el cambio climático.

Explicó que las políticas públicas sobre este tema deben ser rigurosas, y que toda información «debe bajarse» de forma llana a la población para que lo entienda y la incorpore a la dinámica de protección al entorno donde vive, sea urbano o rural.

Asimismo, hizo referencia a las comunidades rurales «que más necesidad tienen en este renglón ante el peligro de que en sus regiones no se cuiden y protejan el agua, el suelo, los bosques o las diferentes especies, muchas de ellas ya en peligro de extinción».

Acompañado por Martha Gamper, colaboradora del ILICA, Longoria Treviño impartió un taller sobre el cambio climático, en el marco de la VI Semana Científico-Cultural del Departamento de Ciencias Químico Biológicas, que se llevó a cabo con el respaldo del Posgrado en Sustentabilidad de la División de Ingeniería.

Esta actividad, coordinada por Rosalía Álvarez Chávez, profesora del Departamento, quien forma parte del claustro académico del Posgrado en Sustentabilidad, se dirigió a estudiantes de las divisiones de Ingeniería y la de Ciencias Biológicas y de la Salud. (JAR)

Trastornos de sueño, un problema importante en México

El sueño es esencial para la salud y el desarrollo. Promueve sentirse alerta, la buena memoria, desenvolverse o funcionar mejor, además de ser un factor que aminora la irritabilidad. Sin embargo, hasta 20 por ciento de la población en México puede llegar a tener algún trastorno de sueño a lo largo de su vida, refirió la doctora en ciencias biológicas y de la salud, Yoaly Arana Lechuga, miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Hábitos inadecuados tanto en la edad adulta como infantil llegan a perturbar el descanso nocturno que es preciso tener. Jóvenes y adultos voluntariamente se privan de sueño al ir de fiesta entre semana, por ejemplo. El insomnio infantil también ha aumentado de manera significativa debido a situaciones conductuales como el uso de videojuegos o dispositivos móviles durante la noche y esta falta de sueño hace que los infantes sean más propensos a tener mal comportamiento, comentó la investigadora.

“Alrededor del mundo, los niños mexicanos son los que menos duermen. Conforme a encuestas realizadas en la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa (UAM-I), se demostró que los infantes en México duermen hasta tres horas menos en promedio de lo que deberían dormir”, señaló en entrevista la doctora Arana Lechuga que, entre otros reconocimientos, también está certificada por la Sociedad Europea de Investigación del Sueño (ESRS, por sus siglas en inglés).

Dado los beneficios que dormir bien proporciona al organismo y al crecimiento, es importante que los niños desarrollen buenos hábitos y adopten una rutina nocturna. Prescindir de cualquier actividad que pueda acelerarlos como ejercicio excesivo, ver televisión, videojuegos o jugar dentro del dormitorio antes de acostarse, es fundamental para que logren un descanso adecuado.

Higiene del sueño

Otras medidas de control para favorecer a los pequeños un buen dormir es evitar que realicen cualquier labor estresante antes de ir a la cama. Fijarles una hora determinada para ir a dormir diariamente, incluyendo sábados y domingos. Darles de merendar ligero y restringir alimentos activadores dos o tres horas antes de la hora establecida para acostarse: café, chocolate, bebidas azucaradas, dulces o cualquier alimento o líquido que contenga azúcar en exceso. Exhortarlos a que tomen un baño, usen pijama, se cepillen los dientes, lean un cuento o hagan algo que los relaje, sin que dure más de diez minutos y fuera de su habitación, la cual siempre deberá estar silenciosa y mantener una temperatura agradable.

Adicional a lo anterior, la doctora Arana Lechuga recomienda que se ponga al niño en la cama, despedirse y salir de la habitación. “Los niños deben saber que pueden dormirse sin ayuda porque un niño que se duerme por sí mismo volverá a dormir con facilidad si se despierta durante la noche. Despertarse algunas veces durante la noche es normal. Nunca se debe utilizar ir a dormir como un castigo por las noches, ni utilizar la cama para regañarlos o castigarlos durante el día”.

Efectos negativos por no dormir bien

La restricción crónica de sueño impacta negativamente en la calidad de vida, la salud y la capacidad cognitiva. Los niños que no duermen de manera adecuada tienen problemas en atención, memoria y hasta su coeficiente intelectual es menor que aquellos que duermen de forma apropiada. El sistema inmune se deteriora y con frecuencia desarrollan problemas respiratorios como alergias; la tasa de crecimiento igualmente es menor a la esperada para su edad, agregó la especialista.

Por lo anterior, y a fin de que su crecimiento sea idóneo, es fundamental que los niños duerman el tiempo necesario, que en general es de 10 a 11 horas por la noche, además de la siesta, la cual es recomendable hasta los cinco años pero en México solo suele hacerse hasta los tres.

La falta de sueño adicionalmente repercute en el peso. “El sueño es un factor tan importante como el de la alimentación porque dormir poco se traduce en mayor ingesta de alimento. Mientras menos se duerme, da más hambre, debido a que algunas hormonas relacionadas con la saciedad no se liberan de manera adecuada”, explicó la doctora Arana Lechuga, quien pertenece a la Sociedad Mexicana de Psiconeuroinmunoendocrinología.

Horas idóneas para dormir

Acorde con la experta entrevistada, los niños de entre 5 y 7 años deben dormir hasta 11 horas nocturnas y 10 horas quienes tienen 9 a 12 años, “pero lo que se ve es que solo duermen ocho horas, de ahí la mención inicial sobre la restricción de tres horas menos a las que deben dormir. Entre los 11 y 12 años las horas de sueño en los niños comienzan a disminuir y durante la adolescencia, alrededor de los 15 o 16 años, debido a cuestiones hormonales, la necesidad de sueño aumenta y posteriormente aminora de nuevo”.

Con relación a los adultos, aunque el tiempo ideal varía de una persona a otra, el promedio general es de entre siete y nueve, de ahí la recomendación universal de ocho horas. Sin embargo, hay quien con cuatro o cinco horas se siente perfectamente funcional, mientras que otros requieren hasta 10 horas, el problema es sentirse cansado durante el día por haber dormido poco o incluso mucho.

“Tanto dormir menos de seis horas como dormir más de 10, disminuye la esperanza de vida. Estudios relacionados con el sistema inmune y hormonales refieren que durante el sueño se limpia el organismo. Dormir mucho y sentirse cansado puede ser indicio de algún problema que esté ocasionando mayor necesidad de dormir”, informó la investigadora.

Añadió que aun cuando existen quienes piensan lo contrario, las personas que roncan no descansan porque no están oxigenando bien. “Es muy importante que se haga conciencia de la necesidad del sueño, tanto en niños como en adultos, porque la población mexicana está crónicamente restringida de sueño”, afirmó la maestra en medicina y fisiología del sueño e integrante de la Academia Americana de Medicina del Sueño, Yoaly Arana Lechuga.

Clínica de Trastornos de Sueño de la UAM Iztapalapa

El doctor en biología de la reproducción, Javier Velázquez Moctezuma, mencionó que tendrá unos 40 años cuando comenzaron a identificarse enfermedades relacionadas con el sueño no solo referentes a la falta o exceso, porque durante mucho tiempo las únicas perturbaciones reconocidas fueron el insomnio y la hipersomnia. Sin embargo, a través de diversas investigaciones se han detectado cerca de 80 trastornos de sueño relacionados con problemas respiratorios, neurológicos, metabólicos, psicológicos, psiquiátricos, entre otros.

El exrector de la UAM-I y maestro en psicobiología propuso implementar un laboratorio dedicado a la investigación de los mecanismos y funciones del sueño. “Originalmente, con ratas de laboratorio, estudiamos la conducta reproductiva y su relación con el sueño para saber cómo la falta de sueño modificaba los procesos reproductivos desde la conducta copulatoria hasta la fertilidad. Posteriormente decidimos hacer investigación básica en sueño para vincularla con aspectos clínicos y fue así como, desde hace casi 12 años, a partir de un proyecto de investigación auspiciado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), se estableció la Clínica de Trastornos de Sueño de la UAM Iztapalapa que, además de dedicarse a la asistencia, se enfoca principalmente en la investigación”.

Debido a que la oferta de clínicas de trastornos de sueño en el país es muy pobre, las citas se otorgan incluso hasta un año después. Ambos especialistas entrevistados coinciden en que parte del problema en México es que en las licenciaturas de medicina solo se imparten los trastornos de sueño hasta ciertos niveles. Se les da a conocer en especialidades como inmunología, neurología, otorrinolaringología o neumología pero en medicina general no se considera como asignatura, siendo que la licenciatura de psicología sí la tiene dentro de su tronco común.

“Estamos en el mismo escenario que el resto de los grupos de investigación en el país, necesitamos recursos, apoyo, comprar más aparatos y dispositivos para responder más contundentemente a las preguntas de investigación que planteamos. Por ejemplo, actualmente se están estudiando los efectos de la estimulación magnética transcraneal. Esta intervención además de mejorar cuadros de epilepsia, beneficia el sueño y desde luego la calidad de vida”, manifestó el académico de la UAM-I en el área de neurociencias, Velázquez Moctezuma.

Padecimientos más usuales y algunos riesgos

Para Velázquez Moctezuma, quien pertenece al nivel III del SNI, los trastornos de sueño más frecuentes son el insomnio y el síndrome de apnea obstructiva del sueño, es decir pacientes que roncan y tienen muchos despertares en la noche porque no oxigenan adecuadamente, estos se levantan a orinar varias veces y además despiertan con dolor de cabeza.

La apnea del sueño o no respirar bien durante la noche conlleva un riesgo cardiovascular muy importante porque constituye un factor de riesgo para el desarrollo de hipertensión arterial sistémica y otros problemas metabólicos como diabetes mellitus, se ha identificado que al dormir pocas horas se libera menos insulina lo que condiciona el aumento del nivel de azúcar en la sangre. La pérdida de peso en poco tiempo también altera el patrón de sueño, expuso el catedrático.

“Los pacientes que llegan a esta u otras clínicas similares requieren sobre todo una reeducación en sus hábitos, es decir una higiene del sueño y respetar sus periodos de sueño. En la UAM-I se atiende cualquier trastorno de sueño y a cualquier edad. Hemos trabajado con bebés, recién nacidos o prematuros, y hasta pacientes de 90 años; atendido hipotiroidismo, epilepsia, estimulación magnética transcraneal, insomnio, epilepsias psicógenas, etcétera, y siempre que se puede proporcionamos el mejor método porque algunas de las 80 patologías del sueño aún no cuentan con un tratamiento efectivo”, concluyó.

Recomendaciones para lograr un sueño reparador

Para poder dormir bien es preciso dejar de preocuparse en exceso por el mal sueño y sacar de la habitación los relojes que permiten estar viendo la hora y saber el tiempo que se ha dormido, puntualizó la doctora Arana Lechuga quien, entre otras sugerencias para beneficiar un correcto descanso, también indicó:

  • No dormir en exceso los fines de semana y levantarse siempre a la misma hora, preferentemente temprano. Dependiendo de las actividades, una propuesta es acostarse a las 24:00 horas y levantarse a las 7:00 a. m. todos los días.
  • Mejorar el ambiente donde se duerme con una cama confortable y eliminar ruidos que interrumpan el sueño (quitar el volumen al teléfono, sacar de la habitación los relojes cuyas manecillas se escuchen y no dormir cerca de una persona que ronque), regular la temperatura, luz o humedad. “El clima de la habitación debe estar entre 18 y 20 grados centígrados. La temperatura corporal también afecta, por lo que se puede tomar un baño caliente dos a cuatro horas antes de ir a la cama pero nunca después de ese horario. No permanecer en habitaciones muy iluminadas (principalmente si la luz es blanca) dos horas antes de dormir”.
  • Dormir mal una noche no amerita hacerlo durante el día porque se afecta el sueño nocturno y un día sin dormir no es dañino para la salud.
  • Cenar dos horas antes de ir a dormir y evitar acostarse sin haber cenado o haberlo hecho abundantemente (incluyendo líquidos). Plátano, leche tibia, semillas o tortillas son alimentos recomendables antes de dormir.
  • El café, té, chocolate, bebidas energizantes, carbonatadas, refrescos de cola, tabaco y alcohol afectan el sueño, se recomienda evitarlos o, en su defecto, consumirlos cuatro horas antes de dormir y no hacerlo durante los despertares nocturnos o insomnio.
  • El uso de computadora, juegos de video o televisión debe ser cuatro horas antes de dormir. Leer, ver televisión o comer en la cama condicionan el organismo a permanecer despierto. La cama solo debe utilizarse para dormir y para la actividad sexual.
  • No hacer ejercicio intenso cercana la hora de acostarte, es recomendable hacerlo por la mañana durante 20 a 30 minutos diarios, moderada o intensamente, de preferencia a la luz del sol o en un lugar bien iluminado. Si se hace en la tarde, debe ser antes de que oscurezca.
  • Analgésicos, medicamentos para bajar de peso y algunos fármacos pueden interferir con el sueño, debe platicar su ingesta con el médico.
  • Identificar y mejorar los factores que causan tensión o estrés porque este desencadena o aumenta el insomnio. Exteriorizar los conflictos, angustia o preocupaciones, ayuda. Aprender alguna técnica de relajación y practicarla cotidianamente. Dos horas antes de acostarse (seleccionar un lugar fuera de la recámara) destinar 15 minutos a hacer un listado de pendientes por orden de importancia y escribir lo que se hará para su solución.
  • El sueño no puede forzarse así que se debe evitar dormir cuando no se tiene sueño y no permanecer despierto en la cama más de 15 minutos. Al despertar en la madrugada, lo recomendable es salir de la habitación y hacer actividades monótonas que no estresen ni activen y regresar a la cama hasta que se sienta somnoliento nuevamente.