Monthly Archives: marzo 2016

La industria editorial ante el reto de la digitalización

La tecnología está transformando la manera en que consumimos libros, el acceso a Internet y a los dispositivos móviles tienen mucho que ver en ello.

El más reciente Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos, presentado por IAB y desarrollado por Millward Bown, revela que en México hay 68 millones internautas, de los cuales 74% posee un teléfono inteligente, 67% laptop, 42% desktop, 38% celular y 36% una tableta.

Frente a este panorama, la industria editorial tiene el reto de reinventarse mediante esquemas digitales que satisfagan las necesidades de un internauta que si bien ha manifestado su predilección por el contenido en video, también representa una veta de oportunidad para que los editores exploren formatos digitales.

La mala noticia es que si bien el consumo de textos digitales va a la alza, aún está muy lejos del predominio de los ejemplares de papel.

El estudio Entertainment and Media Outlook México 2015-2019, publicado por PwC, lo confirma al referir que de los 10,889 millones de pesos que factura la industria mexicana del libro, solo un poco más de 19 millones corresponden a la venta de ediciones digitales.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) están en la misma línea. El Módulo sobre Lectura (MOLEC), indica que a mayo de 2015 un 86.3% prefería el libro impreso, 8.7% el digital y 5.0% ambos formatos, siendo las mujeres quienes mostraban mayor predilección por la lectura online.

«A pesar de que existen compañías que se quedan obsoletas por no adecuarse a los estilos multiplataforma, la industria editorial en general atraviesa un momento de oportunidades para impactar a los consumidores con una doble oferta de negocio: medios impresos y plataformas digitales», detalla el estudio de PwC.

A este respecto, Julio César Vega Gómez, director de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) dice que en el futuro tendremos usuarios de internet más educados, realizando más actividades en línea, lo que representará una enorme oportunidad para la industria editorial ante estos ávidos lectores-consumidores.

En la BUAP diseñan sistema programable para controlar la intensidad lumínica

Un investigador de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP diseñó un sistema para controlar la intensidad lumínica dentro de cualquier espacio, mediante un dispositivo móvil, para programar rutinas que simulan transiciones del amanecer y anochecer, con tiempos de duración predeterminados.

“Si una persona se levanta en la mañana y enciende o apaga la luz, existe un cambio en el alumbrado que no es natural; por ello, este dispositivo permite programar tiempo e intensidad de luz en una habitación”, explicó Aldrin Barreto Flores, profesor investigador de la FCE.

A través de este sistema es posible generar, en espacios cerrados, transiciones de luz como sucede en un ambiente natural; por ejemplo, más intensa o tenue, en un determinado tiempo, como sucede al amanecer o anochecer, sin que ocurra de golpe como sucede al apretar un botón.

“Esta función abre un abanico de posibilidades; podría ser utilizado en bioterios o granjas, pues si a los animales se les cambia de manera brusca la iluminación, puede generarles ciertas alteraciones. De igual forma en invernaderos, con la intensidad de luz necesaria para las plantas”, señaló.

El investigador, doctor en Ciencias de la Computación por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), consideró que el invento también tendría utilidad en estudios fotográficos y teatros: “lugares en los cuales hay necesidad de simular escenarios con respecto a la iluminación”.

A diferencia de otros mecanismos, el dispositivo cuenta con un sistema de seguridad para su funcionamiento, de modo que se necesita crear un perfil de usuario y una contraseña para ingresar y monitorear en una tabla dinámica, desde una aplicación en Android, los eventos que se producen a lo largo del día.

Si el dispositivo se encendió a las cinco de la mañana y se programó para transitar de una total oscuridad a una iluminación plena, en un tiempo de 20 minutos, a eso se le llama un evento, refirió el investigador.

Una ventaja es que desde cualquier Smartphone o dispositivo electrónico es posible ingresar a esta función y verificar que las rutinas se ejecuten como fueron programadas. También, la aplicación tiene una barra de porcentaje, con la cual el operador puede cambiar la intensidad lumínica en cualquier momento.

De acuerdo con el académico, el sistema funciona por un conjunto de dispositivos electrónicos, un microcontrolador y una conexión bluetooth que envía la señal directamente al Smartphone, o aparato desde el cual se establezcan las funciones. Además, cuenta con un teclado matricial con un display en el que se muestra la información programada, así como un temporizador independiente.

“Al ingresar a la app yo tengo la posibilidad de establecer los parámetros sobre el inicio del día y de la noche, así como los tiempos de transición del amanecer, atardecer y anochecer, con un rango de 1 a 59 minutos”, agregó.

El instrumento puede ser adaptado a cualquier sistema de iluminación, en una casa, edificio, estudio o laboratorio, y tiene la capacidad de controlar diferentes lámparas incandescentes, o de tipo LED con una alimentación de 127 volts, que se encuentren interconectadas.

Barreto Flores explicó que actualmente el sistema sigue en etapa de desarrollo, con el fin de mejorar el control lumínico, a través de un sensor que calcule la cantidad de luxes que se generan en cada transición.

El proyecto “Sistema de Control Lumínico Programable con Interfaz en Android”, cuenta con el número de solicitud de registro de patente MX/a/2013/015027, ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

En la creación de dicho dispositivo participaron también Carlos Escamilla Weinmann, director del Bioterio Claude Bernard, así como Adán Torralba Ayance, Alejandro García Santiago, José de Jesús Salazar Arrieta, Juan Carlos Villegas Hernández y Yair Ponce Hinestroza, estudiantes de la FCE.

Choque de barbaries, explicación del terrorismo: analistas de la UNAM

El terrorismo es el uso sistemático del horror para ocasionar efectos psicosociales y provocar miedo a los pueblos o gobiernos. Es un fenómeno que siempre ha existido, producto de un choque de barbaries entre grupos extremistas como Al-Qaeda o Estado Islámico y los ejércitos injerencistas, de los cuales emulan prácticas, discursos, estrategias, marketing político y formas de violencia explícita, señalaron Martín Íñiguez y Moisés Garduño, académicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Además, 80 por ciento de los actos terroristas se registran en cinco países: Afganistán, Siria, Irak, Nigeria y Libia, es decir, entre los propios territorios árabes musulmanes, informaron.

En conferencia de medios, Moisés Garduño refirió que la mayoría de los ataques perpetrados en los últimos cinco años han ocurrido en aquella región del mundo, donde las víctimas, en un gran porcentaje, han sido de origen musulmán.

Cada vez que hay una intervención extranjera en el Medio Oriente, se suscitan ataques suicidas en países como Francia o Bélgica. La respuesta de los europeos es mandar más aviones y bombazos al terreno de operaciones, lo que genera un ciclo de violencia interminable que ha provocado una ola de migración, en particular Siria.

En Irak, desde 2003 han fallecido cerca de medio millón de personas; y de 2011 a 2016, en Siria han muerto más de 320 mil. Mientras, en Europa, en el mismo lapso, no han sido más de 300. Tan sólo en 2015, de los 388 ataques registrados en el mundo, menos de 10 fueron en el viejo continente. Esto significa que “lo que experimentaron las personas en París o en Bruselas es lo mismo de lo que huyen los migrantes”, subrayó el universitario.

Hoy, nombrar la violencia es un reto y un tema complejo, por lo que ya se habla de “horrorismo”, que refiere la masacre, destrucción explicita y, a veces, televisada en vivo y directo.

En la situación actual tienen una fuerte responsabilidad los países injerencistas: EU, Gran Bretaña y Francia, pero también Rusia, Arabia Saudí, Irán e Israel, entre otros, inmiscuidos en una fuerte batalla por liderazgos regionales y extra regionales, a costa de naciones pequeñas, pero importantes en la región del Medio Oriente, indicó Garduño.

En tanto, Martín Íñiguez, definió al terrorismo como el uso sistemático del terror para ocasionar efectos psicosociales y provocar miedo pueblos, sociedades o gobiernos. Se trata de un fenómeno presente en los anales de la humanidad.

Lo que hoy pasa en Europa es resultado de un proceso histórico. En la década de 1970, países como Bélgica, Francia y Alemania permitieron la llegada de miles de inmigrantes, necesarios para su economía. Hoy, los nuevos grupos terroristas son de origen europeo, hijos de segunda y tercera generación de inmigrantes que han sido excluidos del proceso de integración.

Movimientos como ISIS los reclutan para hacer el trabajo que ellos no pueden, “porque están dedicados a matar a sus connacionales en sus propios países”, subrayó el experto.

Al referirse a México, expuso que en 2014 ocupaba el sitio 138 de 162 países, donde el último número señala a la nación más violenta; en 2015, avanzamos al lugar 144.

Aquí, del 2007 al 2016 se han registrado 150 mil decesos derivados de la violencia. “Han muerto más mexicanos en este proceso que en todo el periodo de las décadas de 1970 y 1980 en América Latina”, resaltó Martín Íñiguez.

En territorio nacional se han producido hechos violentos como el estallamiento de bombas, el 15 de septiembre de 2008, en Morelia; el asesinato de 72 personas en San Fernando, Tamaulipas, en 2010; o la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, en septiembre de 2014. Estos hechos se relacionan con corrupción, impunidad y tráfico de influencias, remarcó.

Empero, lo que ocurre aquí no es terrorismo, sino acciones del crimen organizado que utiliza técnicas terroristas. No hay un objetivo político, ideológico o religioso claro, sino que los fines son económicos.

Por último, consideraron que México no podría ser blanco de un ataque terrorista. Los intereses del Estado Islámico no están en nuestra nación y los vínculos entre narcotraficantes y esa organización son por completo diferentes, dijo Garduño.

En este momento no están dadas las condiciones, pero a medida que avanzamos en la espiral de la violencia, las condiciones se abren, concluyó Íñiguez.

Prioridad para México la conservación del medio ambiente

Para México es una prioridad impulsar todas las ciencias que tienen que ver con la energía, y la preservación del medio ambiente, en particular para la agenda de innovación de San Luis Potosí, coordinada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que ha determinado que la energía es una línea estratégica para el desarrollo del estado.

Dio a conocer el maestro, Benjamín Alva Fuentes, investigador de la Facultad del Hábitat, quien detalló que en esta entidad académica se forma a los nuevos profesionistas bajo este enfoque, fortaleciendo la iniciativa en el cuidado del medio ambiente, el desarrollo de nuevas tecnologías y materiales, así como en materia de comunicación.

“Las licenciaturas que se ofrecen tienen el enfoque de trabajar bajo esquemas que preserven la sustentabilidad y responsabilidad social, y poco a poco se ha venido analizando en materia de investigación cómo se pueden tener acciones más concretas para tener cuidado sobre el medio ambiente”, acotó.

Asimismo comentó que esta medida de generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente en todas las esferas, surge a mediados de los setenta, en el plano internacional, donde se fijaron metas concretas como la del Foro mundial de cambio climático, donde se expone que no se pueden subir más de 2° grados en el cambio climático, lo que tienen que ocupar  a los gobiernos de las naciones e instituciones para que juntos se disminuya este impacto, a fin de mantener los recursos para que las generaciones futuras tengan garantizado su nivel de desarrollo.

El maestro Alva Fuentes explicó que en esa década estas medidas fueron sólo un discurso, y no es hasta algunos años después cuando las organizaciones internacionales, y los sectores productivo y social, así como el educativo, han fortalecido medidas para conservar el ecosistema.

En este sentido detalló que en la Facultad del Hábitat de la UASLP, cuenta con un cuerpo académico, que estudia las ecotecnias –tecnologías limpias-, así como el uso responsable de la energía, esto con el objetivo de que los nuevos profesionistas, puedan utilizar nuevas tecnologías menos agresivas con el ambiente, además de ser responsables en el uso de materiales menos dañinos para el ecosistema.

Finalmente, expuso, que en particular, el uso de la energía solar, es un área que se investiga a fondo, esto a fin de que las edificaciones aprovechen la energía solar para crear iluminación en interiores, así como para que el espacio sea térmico; y la exploración del análisis de ciclo de vida –es decir que tanto se impacta al medio ambiente, desde el surgimiento de los materiales, su utilización y su disposición final.

En 20 años, podrían desaparecer los leones de su hábitat natural

El León (Panthera leo), emblema del mundo animal, evocación de poder, valor y soberanía, en 20 años podría desaparecer de sitios como África Occidental, y cada vez habrá menos en estado libre. Incluso con su título nobiliario, paradójicamente está a punto de perder el duelo con quien lo venera.

El cuadrúpedo de flotante y arrogante capilaridad se ha visto forzado a ceder al ser humano parte de su geografía y entorno natural: se encuentra en riesgo su libertad y permanencia.

Gerardo Ceballos, investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, indicó que sólo quedan alrededor de 17 mil en el mundo, debido a cuatro motivos principales: pérdida y destrucción de su hábitat, merma de sus presas, cacería indiscriminada y enfermedades como el moquillo, de la que recientemente hubo una epidemia en África.

Lo que pasa con esta especie, prosiguió el universitario, “es lo que sucede también con la mayor parte de la flora y fauna: ya no pueden soportar tantas presiones como la cacería, deterioro del entorno, enfermedades, pérdida de las presas y conflictos con el humano”.

Se creía que el león nunca tendría problemas de conservación, pues son animales que sobreviven y se reproducen bien en cautiverio; no obstante, su pérdida en estado silvestre se ha incrementado.

Según cifras globales, en 1915 había en el planeta 250 mil ejemplares, hoy sólo existe el 10 por ciento y se prevé que debido a los factores antagónicos mencionados, en 20 años puedan desaparecer de sitios como África Occidental, y cada vez habrá menos en estado libre.

Fuera de África sólo existe la subespecie asiática Panthera leo persica, de la cual sobreviven, aproximadamente, 500 ejemplares”.

Estos felinos son conspicuos. La historia de la humanidad va ligada a ellos porque el hombre se origina en África, donde los leones eran su principal depredador. A lo largo de los anales se les menciona en sitios como el circo o jugando el papel de mascotas.

“Es muy cercano a nosotros, y en este sentido, muy importante; si están en peligro de extinción significa que todos los demás animales que ya estaban amenazados antes, están en riesgo”, alertó.

Cacería

El año pasado la muerte de Cecil, el león keniano emblemático de cabellera obscura, sujeto de estudio de la Universidad de Oxford y victimado por un odontólogo cazador estadounidense, abrió mediáticamente la polémica sobre la actividad cinegética, de la que Gerardo Ceballos observa el lado positivo y productivo.

“La cacería como actividad deportiva y bien llevada puede ayudar a mantener ciertas especies, es decir, este acto bien resuelto es un factor de conservación. Alrededor hay muchos prejuicios porque en general la sociedad responde sin tener información sólida y sólo repetimos lo que escuchamos”, concluyó.

El fenómeno del coworking, a la alza en México

Desde hace una década, ante la falta de empleo en México y Europa, cada vez son más visibles los casos de hubs o sistemas de trabajo colectivos (coworking) conformados por jóvenes que buscan llevar sus ideas al mercado de forma independiente y con un enfoque que, desde la antropología económica, recuerda a las economías tribales de los pueblos primitivos.

“Es un fenómeno de muchachos creativos, una suerte de emprendedores freelance que no necesariamente terminaron los estudios universitarios, pero que están organizados entre sí como colectivo”, señaló la doctora Carmen Bueno Castellanos, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, quien tiene 40 años de experiencia en el ramo de la antropología industrial.

Versados en las nuevas tecnologías y reunidos en una suerte de comunas, estos jóvenes se coordinan por medio de la red y buscan apoyo monetario en financiamientos que les permitan subsistir, tales como el angel funding (donaciones a fondo perdido por parte de algún benefactor); el crowfunding o micromecenazgo, por medio de campañas en línea de recaudación de fondos; el respaldo de fundaciones y otros instrumentos paralelos a la banca, a la cual no recurren en busca de préstamos.

Por medio de la investigación interinstitucional Nuevas formas de organización productiva: el trabajo colaborativo incrustado en la red virtual, la doctora Bueno une esfuerzos con el Programa de Antropología de la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa y el Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, con quienes analizará con rigor científico cómo se construyó este modelo y qué viabilidad real tiene, comparando casos de México y España, donde su crecimiento ha sido exponencial.

Poco interesados en tener un empleo o estilo de vida estable, los jóvenes que participan en estos modelos poseen una gran capacidad de movilidad y de reinvención; prefieren el trabajo colaborativo; buscan que su espacio y dinámicas de trabajo sean lo más lúdicas posibles; aspiran a conseguir el reconocimiento y éxito alcanzado por sus gurús; poseen una filosofía que busca aportar a la sociedad o al medio ambiente antes que percibir una ganancia; tejen redes horizontales, y tienen interés en los productos orgánicos y en el uso de vehículos sustentables como la bicicleta.

Sin embargo, la filosofía de estos jóvenes no necesariamente encaja con su calidad de vida, pues muchos se ven obligados a regresar a casa de sus padres o a compartir su hogar con más de un compañero. Y aunque este modelo pregona la independencia, tiene fuertes lazos con el subsidio, muchas veces familiar, apuntó la especialista, quien tiene 40 años de experiencia en el ramo de la antropología industrial.

Necesaria una política de regulación del comercio sexual

Sin resolver las circunstancias socio-económicas que llevan al comercio sexual, la prohibición o el intento de erradicar esta actividad marginaría más a quienes se dedican a vender servicios sexuales, consideró la doctora Marta Lamas.

La etnóloga y doctora en Antropología señaló que es necesaria una política de regulación que saque de la clandestinidad a quienes requieren ese trabajo y se les otorguen servicios de salud, educación y capacitación que acompañen los derechos laborales.

En la Mesa redonda: Comercio sexual: un caso de disputa política en tiempo del neoliberalismo, realizada en la Sala Xochicalli de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dijo que tanto a nivel empírico como conceptual es inapropiado equiparar la prostitución con la trata de personas, el delito de lenocinio y la explotación sexual, pues difieren sustancialmente.

“La prostitución es un tipo de trabajo, mientras que las segunda es un grave atentado contra la libertad y está claramente tipificada como delito”. Sin embargo existe la discusión que mezcla trata con prostitución como resultado de una estrategia para eliminar por completo el comercio sexual, invisibilizando los derechos y alimentando el puritanismo.

La profesora del Programa Universitario de Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) manifestó que existe una política abolicionista del comercio sexual, impulsada por una cruzada moral dirigida por la derecha religiosa y las feministas abolicionistas que lograron en Estados Unidos censurar las políticas gubernamentales hacia el trabajo sexual.

Además consiguieron la instauración de un veto a todas las formas de apoyo, incluidas las instituciones civiles que hacen activismo con trabajadoras y trabajadores sexuales.

El abolicionismo actual pretende la erradicación total del comercio sexual; su fortalecimiento aparece en un momento en que la desregulación neoliberal del comercio ha permitido la expansión de diversas formas de comercio sexual, por ejemplo la proliferación de nuevos productos y servicios: table dance, sex-shows, sexo telefónico, turismo sexual y sexo acompañantes, entre otros.

En México, la cruzada abolicionista se convirtió en un proyecto del gobierno panista de Felipe Calderón que se institucionalizó, casi por completo, con la Ley de Trata, en 2007.

Esta visión –abolicionista– del problema visualiza los hechos en blanco y negro, sin reconocer matices ni complejidades, aun cuando en México el trabajo sexual responde a una elección libre de miles de mujeres sin más coerción que su situación económica, en un ámbito donde también coexisten la trata criminal y el secuestro o engaño de mujeres.

La compresión del fenómeno requiere considerar el empleo del término comercio sexual sobre el de prostitución; el primero incluye un proceso de compra-venta en el que hay un cliente, mientras el segundo sólo hace alusión a quien vende servicios sexuales.

Dicho análisis afronta dos visiones: la primera considera que la explotación, la denigración y la violencia contra las mujeres son inherentes al trabajo sexual y, por lo tanto, debe abolirse. La segunda plantea que el comercio sexual presenta formas variadas de desempeño que deberían regularse; reconoce los derechos laborales de quienes se dedican a esta actividad y plantea que deberían ofrecerse opciones, incluso de capacitación.

Desde una perspectiva libertaria no hay razón para estar en contra del comercio sexual, mientras cada quien haga con su cuerpo lo que libremente haya decidido, pero muchos consideran que la compra-venta de sexo es de un orden distinto a otras transacciones mercantiles.

“Y tienen razón: el trabajo sexual no es igual a los demás y el estigma lo prueba claramente; además si se evalúan las relaciones políticas y sociales que el comercio sexual sostiene y respalda, así como los efectos que producen en mujeres, hombres y normas sociales, y el significado que imprime a las relaciones entre ambos, el comercio sexual refuerza una pauta de desigualdad sexista y contribuye a la percepción de las mujeres como objetos sexuales y seres socialmente inferiores a los hombres”.

Luz Jiménez Portilla, doctoranda en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Sociología de la UNAM, dijo que los discursos que se construyen sobre la trata sexual de mujeres no tienen un origen único ni remiten a un suceso concreto a partir del cual se encadenaron otros elementos para dar lugar a una historia lineal.

“Son producto de una historia accidental, caótica e incluso desordenada de acontecimientos que en apariencia no se relacionan, pero se constituyen como un campo heterogéneo de relaciones de poder y de decisiones políticas nacionales, transnacionales y supranacionales”.

En su ponencia Reflexiones en torno a la construcción de los discursos sobre la vulnerabilidad de las mujeres frente a la trata sexual en los contextos neoliberal señaló que no se puede buscar el origen del discurso anti trata porque implicaría pensar en una verdad única sobre el fenómeno.

En los últimos años la trata de personas se ha construido como un asunto de feministas o de organizaciones de derechos humanos, grupos religiosos y otros actores políticos y sociales implicados.

El resurgimiento de la trata sexual está relacionado con el complejo comercio sexual en una economía global; el aumento de los movimientos migratorios de mujeres pobres que se insertan en el mercado del sexo; la creciente presencia de grupos especializados en la explotación de las mujeres, y la magnitud de los beneficios económicos que produce.

La especialista precisó que no todo el comercio sexual es ilícito o está directamente relacionado con la trata, sino sólo aquel que se realiza a través de la transgresión de los derechos humanos, mediante la fuerza, la violencia, las amenazas, el engaño o la coacción

Al recordar que el feminismo evolucionista ha orientado el combate de la trata sexual hacia propuestas dirigidas al rescate de las mujeres, el endurecimiento de las sentencias y la persecución penal de la demanda de servicios sexuales indicó que hay otra posición feminista que lo reivindica.

La regulacionista propone un análisis del fenómeno desde la perspectiva de las mujeres que participan en la industria del sexo y subraya que las condiciones de desigualdad estructural tienen un papel fundamental en los casos de trata de mujeres.

Ambas –la abolicionista y la regulacionista– no son diametralmente opuestas y sus diferencias pueden ser, incluso, ilusorias, ya que su análisis depende de los contextos sociopolíticos específicos.x

El 70 por ciento de las estrellas que habitan la galaxia viven en pareja

En nuestra galaxia deambulan miles de millones de estrellas, objetos astronómicos que brillan con luz propia y nacen en medio de nebulosas, conglomeraciones de gas y polvo con diversas formas que vagan por el espacio.

Aunque algunas de ellas son estrellas solas, más del 70 por ciento coexiste en pareja, es decir, giran una alrededor de la otra, con un centro de masa común, ya sea por un periodo de horas, días, décadas, y hasta cientos de años, explicó Juan Echevarría, investigador del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM.

“Su existencia ha despertado la imaginación humana, acostumbrada a la presencia de un lucero solitario como el Sol”, añadió. Aunque a simple vista algunos astros parecen estar muy próximos entre sí, sólo mediante la observación con telescopios puede afirmarse si realmente forman un sistema binario.

Hechiceras dobles

“Estas hechiceras estrellas dobles, parejas graciosas y espléndidas, giran unas alrededor de otras como en un vals lento en el seno de la inmensidad estrellada, juntando sus fuegos multicolores”, dijo Echeverría al parafrasear al astrónomo francés Camille Flammarion.

Un criterio básico para clasificarlas es dividirlas en dos grupos: binarias separadas y las interactivas. El primero se caracteriza porque aunque sus componentes están ligados por la fuerza de la gravitación, la distancia entre ellas es suficientemente grande para que no ocurra un intercambio de materia, una interacción física importante.

En el segundo, las componentes están tan cercanas que hay un intercambio de materia y, adicionalmente, una interacción de su radiación luminosa, que afecta su comportamiento. De acuerdo con el investigador, este hecho altera la evolución estelar de cada una de ellas.

Características

Clasificaciones más detalladas las describen con criterios específicos, por ejemplo, de acuerdo a su observación visual, fotométrica o espectroscópica. De esta manera, se han catalogado sistemas en: dobles aparentes, visuales, sistemas astrométricos, espectroscópicos, fotométricos eclipsantes e interferométricos, entre otros.

Las binarias aparentes son astros dobles visuales, es decir, que en el cielo se ven muy próximos entre sí, pero no se encuentran a la misma distancia. Su cercanía es tan sólo un defecto de proyección.

Las visuales son parejas que se observan muy cercanas, que no sólo se encuentran a la misma distancia, sino que también están “amarradas” por la fuerza de gravitación entre ellas. Es decir, ambas giran alrededor de un centro de masa común.

Vistas al telescopio, las astrométricas parecen ser una sola, pero su naturaleza doble se puede inferir debido a que su movimiento oscilatorio en el cielo revela que la visible está acompañada por otra que no puede verse. Ambas giran alrededor de un centro de masa común; un ejemplo es “Sirio”.

Si un sistema binario no se puede resolver de manera óptica al observarlo en el telescopio, su naturaleza binaria puede mostrarse en su espectro. Así, en el caso de las binarias espectroscópicas se contempla de forma clara la sobreimposición de dos espectros distintos, cuyas líneas varían en velocidad radial con la misma periodicidad, y su movimiento está fuera de fase por medio periodo.

Las binarias espectrales son sistemas no resueltos, como el ejemplo anterior; pero en este caso los rasgos espectrales de una, o ambas, son visibles y muestran variaciones periódicas de velocidad radial.

En cuanto a las fotométricas eclipsantes, se pueden ver si el plano de rotación binario es cercano al plano del observador; entonces cada una puede eclipsar la luz de la otra de manera periódica.

Al usar la técnica de interferometría se han detectado luceros dobles llamados binarias interferométricas, cuya resolución angular es muy pequeña; al telescopio se miran separadas aproximadamente por un segundo arco o menos, y no se distinguen visualmente.

Cuanto más grande es el telescopio, mayor es su capacidad de revelar detalles más finos o, en el caso de las dobles, de separarlas visualmente. Un ejemplo es Mizar, que conforma la constelación de la Osa Mayor, junto a Alcor, con la que forman una binaria. Ambas tienen un movimiento propio similar, que apunta hacia un sistema ligado gravitacionalmente, pero están a una distancia de tres años luz una de la otra.

El estudio de los sistemas binarios se enmarca dentro de los campos de las astronomías estelar y dinámica. Podríamos afirmar que estas disciplinas son fundamentales para entender su constitución, la distribución de sus masas y tamaños en términos de temperatura en su superficie, formación como objetos luminosos, así como evolución de cada una a lo largo de su vida, finalizó.

Hábitos de sueño en jóvenes

 

Los jóvenes universitarios duermen más durante los fines de semana; además, la queja de somnolencia diurna en esta población parece estar relacionada con el ronquido habitual durante el sueño y no existe un vínculo entre la duración del sueño nocturno y el hábito de tomar siestas.

Estos datos, resultado del estudio que se llevó a cabo en la Clínica de Trastornos del Dormir de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM en 577 estudiantes de esta casa de estudios residentes de la Ciudad de México, son similares a los de otras latitudes de América del Norte y Europa, indicó Matilde Valencia Flores, responsable del trabajo.

En 1993, al regresar de la Universidad de Stanford, considerada una de las más prestigiadas en el estudio del sueño, Valencia y colaboradoras llevaron a cabo la investigación, cuyo objetivo fue documentar los hábitos de sueño en una cultura que se tenía catalogada como “de siestas”.

Es decir, caracterizada por una tendencia a dormir durante el día, fenómeno que puede representar en parte por los efectos de las condiciones geográficas, climáticas (de luz) o influencias culturales. Sólo entre el 15 y 20 por ciento de los jóvenes encuestados acostumbran ese descanso. Así, los resultados pusieron en duda que seamos una «cultura de la siesta», al menos en esta muestra.

Debido a sus actividades, los estudiantes disminuyen sus horas de sueño durante la semana, mismas que tratan de recuperar los sábados y domingos; regularmente compensan dos horas, pues duermen menos de seis en promedio, lo que afecta el metabolismo y la actividad cognoscitiva, explicó.

La cuota de sueño que necesitamos diariamente es personal; como todo proceso biológico, es una curva de campana. La mayoría de los jóvenes encuestados, más del 64 por ciento, están dentro del rango, pues el promedio para este grupo de edad es de ocho horas para mantenerse sano. Cuotas mínimas de sueño se relacionan con la tendencia a la obesidad, problemas cardiacos y depresión, entre otros males.

Colaboración con el ICMNSZ

Para contribuir al conocimiento en el área y al tratamiento integral de los pacientes que acuden al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), donde la FP tiene una sede de la Clínica de Trastornos del Dormir, ambas instancias colaboran de manera estrecha, lo que ha generado conocimiento ya publicado en revistas internacionales, nacionales y capítulos en libros.

Los resultados revelaron que en pacientes que acuden a consulta al INCMNSZ por obesidad, la apnea obstructiva de sueño (SAOS) se presenta en 70 por ciento de las mujeres y en 85.5 por ciento de los hombres. La cifra es elevada, pues en población general se ha reportado cuatro por ciento para varones y dos para la población femenina. “Se sabe que la obesidad es un factor de riesgo para SAOS, aun así, bajo esta condición la prevalencia es muy alta”, dijo la universitaria.

En el 45.6 por ciento de los pacientes obesos se presenta una combinación de SAOS y síndrome de hipoventilación alveolar (SHA).

Trastorno del dormir con mayor prevalencia

Entre los trastornos del dormir con mayor prevalencia se encuentra el síndrome de apnea-hipopnea obstructiva de sueño, que se caracteriza por episodios repetidos de obstrucción total (apnea) o parcial (hipopnea) de la vía aérea superior, explicó Valencia Flores.

La apnea es un cese en el flujo de aire de por lo menos 10 segundos, y se considera obstructiva si se mantiene el esfuerzo por respirar. Mientras, en la hipopnea se presenta una reducción de los movimientos toraco-abdominales o del flujo de aire, así como una disminución en la saturación de oxígeno.

Existen ciertas características que predisponen a sufrir de SAOS, como tener un cuello corto y ancho, anormalidades cráneo-faciales o enfermedades endocrinológicas (hipotiroidismo, acromegalia, menopausia); en varones, también son factores la obesidad o sobrepso.

La apnea del sueño es ahora reconocida como un factor de riesgo de hipertensión arterial sistémica, accidente  cerebrovascular y eventos coronarios, así que las consecuencia de roncar no se limitan a una molestia social, sino que es más bien un factor de riesgo para enfermedad cardiovascular, deterioro neuropsicológico, somnolencia diurna, depresión o resistencia a la insulina, mediados básicamente por la hipoxia intermitente y/o fragmentación del sueño que conlleva el SAOS.

Las manifestaciones clínicas de la apnea de sueño son el ronquido, pausas respiratorias, somnolencia diurna excesiva, sueño no reparador, dificultad para iniciar o mantener el sueño, fatiga o cansancio excesivo y dolor de cabeza al despertar; las más frecuentes son el ronquido y la somnolencia diurna excesiva.

Esta última es un estado fisiológico que puede provocar una disminución en el nivel de alerta y propensión al sueño. Tiene un patrón bifásico, al medio día y entre cuatro y seis de la mañana. Bajo ciertas condiciones puede ser un factor de alto riesgo para la vida y el desempeño profesional.

Su ocurrencia puede deberse, además de la apnea, a la privación de sueño, alteraciones del ciclo sueño/vigilia, trastornos intrínsecos del dormir, alteraciones neurológicas, sustancias de abuso y toxicidad del sistema nervioso.

Acciones universitarias

La FP cuenta con la primera maestría en América Latina en Trastornos del Dormir; la sede principal se ubica en el INCMNSZ y participan el Instituto Nacional de Psiquiatría Dr. Ramón de la Fuente Muñiz y el Instituto Nacional de Neurología y NeurocirugíaManuel Velasco Suárez.

La Clínica de Trastornos del Dormir, dentro del mismo instituto, ha colaborado con varios departamentos y servicios: inmunología, obesidad, cirugía, cardiología, estomatología, gastroenterología, nutriología (unidad metabólica), clínica de cognición y psicología clínica, neurología y geriatría.

Los alumnos de posgrado que completan su formación provienen de los programas de maestría en Ciencias Médicas, Odontológicas y de Salud de la Facultad de Medicina; maestrías con residencia en medicina conductual, trastornos del dormir y doctorado en neurociencias. La maestría de Trastornos del Dormir con residencia, fundada en 2010, es coordinada por Valencia Flores.

El grupo está integrado por Victoria Santiago Ayala, Montserrat Reséndiz García, Alejandra Castaño Meneses y Edgar López, además de alumnos de maestría, licenciatura, y residentes de psiquiatría y psiquiatría de enlace.

Científicos de Querétaro desarrollan pintura autolimpiable

Con la finalidad de proteger superficies de casas habitación, edificios o monumentos históricos, así como evitar la entrada de agentes patógenos a las viviendas aprovechando la energía solar, investigadores de la carrera de nanotecnología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) diseñaron un recubrimiento autolimpiable a base de componentes nanoestructurados.

 La profesora investigadora del área de Nanotecnología de la UAQ, Karen Esquivel Escalante, explicó que se trata de un recubrimiento parecido a una pintura que, por efecto de la luz solar y la humedad del ambiente, va limpiando de manera eventual cualquier mancha que se encuentra adherida en una superficie, que puede ser porosa o lisa, piedra natural, cemento o mortero.

“En este proyecto trabajan también los profesores investigadores Eduardo Arturo Elizalde Peña y Carlos Guzmán Martínez, todos nosotros de la carrera de nanotecnología de la Facultad de Ingeniería de la UAQ. Este recubrimiento es un material nanoestructurado que se sintetiza en el laboratorio a base de dióxido de titanio (TiO2) y se modifica con diferentes metales para darle una tonalidad específica —si el cliente lo quisiera—, y conforme se va modificando, cambiamos sus propiedades para que se active con la luz del sol”, destacó.

Beneficios para la salud y medio ambiente

 

Esquivel Escalante puntualizó que este recubrimiento autolimpiable ofrece también una barrera de protección contra agentes patógenos que se encuentran en el medio ambiente, lo que permitiría mejorar las condiciones de la calidad del aire dentro de los hogares, en especial, cuando existen entre sus habitantes problemas respiratorios o personas que son propensas a infecciones.

 “Este recubrimiento autolimpiable ofrece, además de la eliminación de cualquier mancha generada por la contaminación o el vandalismo, una protección contra microorganismos que se llegaran a pegar en las superficies; estamos hablando de microorganismos patógenos, virus como el de la gripe, coliformes o incluso fecales. Algo que hay que destacar también es que este recubrimiento puede ser aplicado en superficies ubicadas en zonas donde existe una gran concentración de humedad, en las que se llega a generar moho y algas en las paredes”, abundó.

Por su parte, el profesor investigador de nanotecnología de la UAQ, Eduardo Arturo Elizalde Peña, destacó que otro de los objetivos del diseño de este recubrimiento fue contribuir a la estética de las construcciones en las ciudades, por lo que se trabaja en superficies que históricamente han sido utilizadas en las construcciones no solo de edificios o casas habitación, sino también monumentos históricos que por cuestiones climatológicas o de la contaminación —principalmente el esmog que producen los automóviles—, suelen ser afectados.

 “Actualmente trabajamos con cantera rosa, que es la que se trabaja en esta región y que suele mancharse mucho porque, dadas sus características, suele absorber manchas orgánicas. Casi todos los contaminantes son de naturaleza orgánica, entonces el recubrimiento lo que hace es eliminarlos, los va degradando, los deshace y los residuos ya no se quedan ahí. Básicamente lo que hace es ir quitando las propias manchas a través de los efectos del sol, que además es una energía que no nos cuesta. Este recubrimiento no se desprende, se puede tocar y no deja residuos. Es también para mantener la estética de las construcciones, el esmog que generan los autos también mancha, pero con este recubrimiento se van limpiando eventualmente”, finalizó.