Daily Archives: 1 marzo, 2016

El Museo Memoria y Tolerancia empieza el mes de la mujer con actividades gratuitas para todos

En este mes dedicado a la mujer, el Museo Memoria y Tolerancia pone su granito de arena en la búsqueda de una sociedad con conciencia de género. Por ello ofrecerá cursos, talleres, proyecciones y más durante el mes de febrero.

El Museo Memoria y Tolerancia es parte de una asociación no lucrativa que busca promover la tolerancia a partir de la memoria histórica; mostrando los resultados de los más grandes actos de intolerancia que han perpetrado los humanos a lo largo de las generaciones.

De la mano de su Centro Educativo, esta asociación ha programado diferentes actividades durante este mes de marzo, en las que podrá participar la ciudadanía en general de manera completamente gratuita. Aquí te presentamos algunas de ellas:

Perspectiva de género: diversidad sexual en México

Conferencia en la que se abordará el tema de la diversidad sexual en el país, sus condiciones y propuestas para una sociedad con perspectiva de género.

El evento será el día 29 de Marzo de 12:00p.m. a 2:00p.m. y estará a cargo de la psicóloga social, feminista y activista LGBT, Gloria Careaga .

Violencia doméstica: creación, vivencia y solución (Curso)

Curso en el que se expondrán las condiciones de violencia que pueden existir en el hogar, cómo identificarlas y solucionarlas.

Este curso tendrá lugar los jueves del mes de marzo de 4:00p.m. a 6:00p.m.

Violencia contra las mujeres y tortura en ámbitos de salud sexual y reproductiva (Curso)

Coordinado por Amnistía Internacional será un curso en el que se busca crear conciencia a través de la exposición de aquellos actos violentos que se realizan contra las mujeres bajo la bandera de la salud sexual.

El curso se impartirá los miércoles del mes de marzo de 4:00p.m. a  6p.m.

¿Cómo ser mujer y no morir en el intento?

El 30 de Marzo, en el marco de la Noche de Museos, organizada por la Secretaría de Cultura del DF cada mes,  el Museo Memoria y Tolerancia y la Universidad Anáhuac, serán los encargados de dejar una lección a hombres y mujeres sobre las condiciones de violencia de género que se viven día a día y de los cuáles a veces no nos percatamos.

Para consultar la cartelera de eventos completa, visita el portal del Centro Educativo del Museo Memoria y Tolerancia *, para cualquier aclaración comunicarse al  5130 5555 ext. 4204 o bien enviar un correo a centroeducativo@myt.org.mx

Falta de sueño conduce al sobrepeso: especialistas del IPN

 

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) examinaron la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y las horas de sueño en personas con horarios laborales mixtos. Los resultados revelaron que quienes duermen menos de ocho horas diarias tienden a desarrollar sobrepeso.

En el estudio participaron enfermeras, policías y médicos; aunque fueron sometidos a un estricto control en su alimentación y en la actividad física que realizaban, se registró que aumentaron su masa corporal 30 por ciento durante el año que duró la investigación.

Los psicólogos Gerardo Leija Alva y Víctor Aguilera Sosa del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Santo Tomás, explicaron que la falta de sueño provocó que la hormona leptina disminuyera e incrementara la grelina, también aumentó el apetito con tendencia a ingerir alimentos dulces y con un alto contenido de carbohidratos.

“Si al aumento del apetito provocado por la falta de descanso y al deseo de comer, le sumamos el sedentarismo, el resultado es el sobrepeso. Esto demostró el importante papel del descanso en el equilibrio del peso corporal”, indicó Aguilera Sosa.

Los investigadores indicaron que quienes viven en zonas urbanas duermen en promedio cinco o seis horas diarias. En contraste, quienes habitan en el campo tienen dos horas más de sueño. El resultado es que un mayor porcentaje de la población de las ciudades presenta obesidad.

La privación del sueño está relacionada con diferentes cambios desfavorables de la actividad metabólica, entre los que destacaron el aumento en los niveles de cortisol en sangre (hormona implicada en la respuesta al estrés), el sistema inmune se ve afectado, disminuye la capacidad del organismo de procesar glucosa y el control del apetito se altera.

Durante el día, el metabolismo requiere de más energía y en la noche las funciones fisiológicas disminuyen. Si se considera que alrededor de las seis o siete de la tarde la asimilación corporal baja su actividad, la ingesta de alimentos que se requiere es menor, por lo tanto, cualquier exceso de alimento se acumulará en forma de grasa.

Debido a lo anterior Leija Alva precisó que “el alimento más abundante debe ser en la mañana, por la tarde se debe bajar la cantidad y en la noche la recomendación es ingerir el equivalente a un vaso de leche y cuatro galletas. Esto proveerá la energía necesaria para llevar a cabo funciones fisiológicas básicas del cuerpo durante el sueño. Es importante recalcar que no se debe saltar ninguna comida, de lo contrario surgirá una baja de glucosa y con ello diversas enfermedades”.

Sobrepoblación y corrupción en los reclusorios, enemigos de la readaptación social

Además de la sobrepoblación, en los reclusorios nacionales prevalecen la corrupción, el control de grupos delictivos y la ausencia de la ley, lo que los aleja de su objetivo: la readaptación social, se planteó en la mesa Homicidios en Centros Penitenciarios, realizada en el Aula Guillermo Floris Margadant del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM.

Con base en información de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Francisco Rivas Rodríguez, del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), señaló que en el 88 por ciento de los penales estatales y el 45 de los federales no se separa a sentenciados de procesados y refirió que según el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), en 2014 se registraron mil 471 riñas (692 en los Ceresos y 779 en los Ceferesos).

Algunas fueron tan cruentas como la de Topo Chico y otras no tanto, como las de Apodaca (febrero de 2012), Ciudad Juárez (julio de 2011) y Tijuana (septiembre de 2008), añadió.

En cuanto a la sobrepoblación, Rivas Rodríguez detalló que a fines de 2014 había 223 mil 656 presos en 269 edificaciones diseñadas para dar cabida a 173 mil 400 camas. En 23 entidades el número de internos rebasaba la capacidad instalada (Nayarit en 177 por ciento; Estado de México en 126; Hidalgo en 100; Jalisco en 82 y Durango en 58).

El costo de manutención para cada reo fue de 52 mil pesos en promedio. En ese lapso, al cruzar los datos de la población carcelaria en el país y los presupuestos estatales, se aprecia que en los dos extremos del espectro están Guanajuato y San Luis Potosí, pues el primero destinó 135 mil pesos por sujeto y el segundo apenas siete mil.

Asimismo, la relación reclusos-custodios a nivel nacional indica que por cada nueve presos hubo un vigilante; Quintana Roo fue la entidad con menos al tener uno por cada 36 convictos y Guanajuato la que más, con 10 guardianes por cada 30 confinados.

“Los delitos, en su mayoría, han sido sancionados con encarcelamiento, pese a que hay mecanismos como la pena pecuniaria, en su especie de multa y trabajo comunitario, así como otras estrategias a las que no se acude tradicionalmente”, refirió Rivas Rodríguez.

Daniel Montero Zendejas, del Observatorio Ciudadano del Sistema Penitenciario, subrayó que los puntos focales a observar en el renglón son: superpoblación, corrupción y ceguera de autoridades.

“Hay hacinamiento y bajo salario del personal de seguridad y custodia, lo que condiciona actos de corrupción y en muchos casos el dominio de la delincuencia organizada”.

María Sirvent Bravo Ahuja, de Documenta, Análisis y Acción para la Justicia Social, expuso que nuestro nuestro país detenta el sexto lugar global por el tamaño de su población penitenciaria, atrás de Estados Unidos, China, Rusia, India y Brasil. “Aquí, el 44 de los privados de su libertad ingresa sin condena. De esta manera, el sistema enfrenta dos problemas estructurales: superpoblación y uso desproporcionado de la prisión preventiva”.

Miguel Sarre Iguíniz, del Instituto Tecnológico Autónomo de México, estableció que para cambiar esta realidad “se requiere que prime la ley para que no imperen los poderes salvajes y la muerte al interior de las cárceles, pues los problemas derivan de la inexistencia de mecanismos que hagan valer las normas. En esta labor son indispensables jueces de ejecución penal que cumplan su función constitucional y garanticen el cumplimiento de las resoluciones judiciales”.