Daily Archives: 23 marzo, 2016

Postúlate y recibe una beca para estudiar en el Centro Ames de la NASA

Si eres estudiante mexicano y realizas estudios en alguna institución mexicana de educación superior pública o privada, la Agencia Espacial Mexicana (AEM) te invita a obtener una beca a través de la convocatoria Oportunidad de Estancias en NASA-AMES para realizar una estancia en el Centro de Investigación Ames de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), ubicado en California, Estados Unidos.

El objetivo del programa es proporcionar a estudiantes de licenciatura y posgrado interesados en desarrollarse en ciencia y tecnología espacial, la oportunidad de realizar una estancia corta de 15 semanas en la NASA, participando en un proyecto que sea de interés del estudiante y de la institución de educación superior mexicana a la que pertenece.

Asimismo, fomentar la vinculación de estudiantes mexicanos con investigadores y estudiantes de distintos países en temas de ciencia y tecnología espacial, además de crear redes internacionales de colaboración en temas de ciencia y tecnología espacial.

Podrán participar estudiantes de licenciatura y posgrado de nacionalidad mexicana, pertenecientes a instituciones de educación superior públicas o privadas de México. Los estudiantes deberán ser postulados y recibir apoyo financiero de la institución a la que pertenecen para cubrir todos los costos de la estancia en la NASA.

El postulante deberá estar cursando estudios de licenciatura o posgrado en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas en alguna institución de educación superior de México. Tener un promedio mayor de 8.5 en una escala de 10 y haber cursado más de 75 por ciento de créditos del plan curricular para el caso de contar solo con estudios de licenciatura.

Deberá demostrar su interés en el campo aeroespacial a través de un ensayo en inglés de una cuartilla, en el que exponga los proyectos aeroespaciales en los que  ha participado, los motivos para querer participar en la estancia en la NASA y el trabajo que realizará en México a su regreso de la estancia.

De acuerdo con la convocatoria, los estudiantes que sean seleccionados para participar en las estancias de la NASA tendrán que mostrar un comportamiento adecuado durante la estancia atendiendo a la legislación del país destino y cumplir con la normatividad de la NASA, además de notificar a los funcionarios del Consulado de México en San José California, el inicio de su estancia dentro de un periodo de cinco días hábiles después de su arribo a Estados Unidos y por escrito a la institución de educación superior y a la Agencia Espacial Mexicana si desea cancelar la estancia en cualquier etapa del proceso.

El proceso de selección consta de cinco candidatos que obtengan la mayor puntuación de acuerdo con la tabla que se encuentra en las bases de la convocatoria. El comité de la NASA seleccionará a los tres mejores candidatos mexicanos.

El proceso de postulación consiste en que las instituciones de educación superior mexicanas registrarán a sus candidatos en línea en el portal. En el Anexo I de esta convocatoria se encuentran los pasos a seguir para que las instituciones de educación superior mexicanas registren en línea a sus candidatos. Una guía de los posibles temas de las estancias en los que los estudiantes mexicanos pueden participar en la NASA se encuentra en el Anexo II de esta convocatoria.

La institución de educación superior mexicana deberá confirmar a la AEM la participación de su estudiante en la estancia corta en la NASA.

Las bases completas y los anexos de la convocatoria las encuentras aquí. Recuerda que el periodo es para invierno 2017.

Si tienes alguna duda, manda un correo electrónico a la AEM, estancias@aem.gob.mx, o comunícate al teléfono: 3691 1310.

Calendario

Fecha límite de registro de los candidatos: 6 de mayo de 2016 a las 14:0 horas (tiempo de la Ciudad de México).

Comunicado a las instituciones de educación superior mexicanas de los cinco mejores candidatos de México: 13 de mayo de 2016.

Fecha prevista para llegada de los estudiantes al Centro Ames de la NASA: 9 de enero de 2017.

Padece México rezago de medio siglo en el conocimiento de sus recursos naturales hídricos

Naciones como México llevan un retraso de 50 años con respecto a otras en las que ya conocen sus recursos naturales y saben qué elementos se podrían conservar o modificar, expuso Javier Carmona, investigador de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM.

En ocasión del Día Mundial del Agua, que se conmemora este 22 de marzo, indicó que en el país es necesario ahondar en el conocimiento de los recursos naturales hídricos y la relación que guardan con la calidad ambiental, lo que permitirá formular una propuesta integral de manejo y conservación del agua en ríos, lagos y aquellos ambientes que requieren de tiempo para modelarse.

El estudio de manejo de agua requiere de calcular no sólo cuánto líquido escurre superficialmente, sino además qué cantidad se filtra, cuánta se evapora, cuánta existe en forma de nubosidad y cuánta está condensada en glaciales, “de tal manera que es difícil precisar los números reales”, reconoció.

“Nosotros apenas vamos con la generación del conocimiento y tenemos que ir a marchas forzadas porque las intervenciones humanas provocan contaminación, destrucción y desaparición, por lo que las nuevas propuestas de manejo requieren de información actualizada”, consideró.

La UNAM ha colaborado en la propuesta de soluciones con argumentos científicos y probados en todas las ramas del conocimiento. Solamente en su base de datos de tesis de licenciatura y posgrado existen cuatro mil 112 trabajos (hasta el 1 de marzo) con el tópico referido.
El investigador aseguró que no hay capacidad, incluso en las autoridades del ramo, para conocer la cantidad del agua existente en nuestro territorio, lo que permitiría definir cuánta se necesitaría para sustentar el consumo humano y mantener en equilibrio el ecosistema.

“Las cifras oficiales son relativas y es difícil precisarlas porque, además, la República Mexicana es muy heterogénea; la distribución de agua en el norte generalmente es mucho más precaria que en el centro o sureste, y justo es lo que tenemos que hacer los investigadores: conocer esa heterogeneidad para manejar las cifras de una manera más racional”, subrayó.

“Parece que existe una desconexión entre instituciones de distinto nivel, peor aún, con la misma sociedad, que sin duda puede y debe convertirse en actor clave para evaluar o regular parte del manejo del recurso”.

Entubada

La cuenca de México tiene una paradoja en términos de manejo de agua, pues su vocación es de almacenamiento debido a su fisiografía, que permite que escurra para que las cordilleras asociadas drenen el recurso y se acumule de manera natural, anotó el universitario.

No obstante, del líquido que eventualmente se almacena, muy poco recarga al manto acuífero, pues la superficie está cubierta de asfalto, por lo que la posibilidad de la filtración natural es mínima o nula.

Es tal la cantidad que se evita filtrar, que cuando necesitamos agua no hay, porque los mantos no se reabastecieron. “Por eso es una paradoja: en algún momento el líquido puede ocasionar un daño eventual por inundaciones o deslaves, pero en época de estiaje puede provocar sequías y desabasto”.

Sin embargo, el riesgo mayor son las malas políticas públicas en torno a su manejo, pues para todas las adversidades existe un remedio técnico o una respuesta que podría mitigar el problema.

“Tenemos que modificar la percepción de cómo manejar el agua, no todo se resuelve con tubos: si nos sobra, la sacamos por un tubo; si nos falta, la traemos por un tubo, en lugar de plantear acciones con mayor sustento científico y tecnológico, donde la conservación de nuestros recursos naturales y la revaloración de los servicios ambientales que prestan los ambientes acuáticos sean la mejor herramienta para su manejo”.

En Europa desde hace tiempo se prevé cómo recuperar las zonas de captación y asegurar la recarga o circulación del líquido, por eso el riesgo natural son las malas políticas públicas que se implementan y que no han logrado resolver la paradoja del exceso y abastecimiento, concluyó.