Daily Archives: 31 marzo, 2016

La industria editorial ante el reto de la digitalización

La tecnología está transformando la manera en que consumimos libros, el acceso a Internet y a los dispositivos móviles tienen mucho que ver en ello.

El más reciente Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre Internautas Mexicanos, presentado por IAB y desarrollado por Millward Bown, revela que en México hay 68 millones internautas, de los cuales 74% posee un teléfono inteligente, 67% laptop, 42% desktop, 38% celular y 36% una tableta.

Frente a este panorama, la industria editorial tiene el reto de reinventarse mediante esquemas digitales que satisfagan las necesidades de un internauta que si bien ha manifestado su predilección por el contenido en video, también representa una veta de oportunidad para que los editores exploren formatos digitales.

La mala noticia es que si bien el consumo de textos digitales va a la alza, aún está muy lejos del predominio de los ejemplares de papel.

El estudio Entertainment and Media Outlook México 2015-2019, publicado por PwC, lo confirma al referir que de los 10,889 millones de pesos que factura la industria mexicana del libro, solo un poco más de 19 millones corresponden a la venta de ediciones digitales.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) están en la misma línea. El Módulo sobre Lectura (MOLEC), indica que a mayo de 2015 un 86.3% prefería el libro impreso, 8.7% el digital y 5.0% ambos formatos, siendo las mujeres quienes mostraban mayor predilección por la lectura online.

«A pesar de que existen compañías que se quedan obsoletas por no adecuarse a los estilos multiplataforma, la industria editorial en general atraviesa un momento de oportunidades para impactar a los consumidores con una doble oferta de negocio: medios impresos y plataformas digitales», detalla el estudio de PwC.

A este respecto, Julio César Vega Gómez, director de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) dice que en el futuro tendremos usuarios de internet más educados, realizando más actividades en línea, lo que representará una enorme oportunidad para la industria editorial ante estos ávidos lectores-consumidores.

En la BUAP diseñan sistema programable para controlar la intensidad lumínica

Un investigador de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP diseñó un sistema para controlar la intensidad lumínica dentro de cualquier espacio, mediante un dispositivo móvil, para programar rutinas que simulan transiciones del amanecer y anochecer, con tiempos de duración predeterminados.

“Si una persona se levanta en la mañana y enciende o apaga la luz, existe un cambio en el alumbrado que no es natural; por ello, este dispositivo permite programar tiempo e intensidad de luz en una habitación”, explicó Aldrin Barreto Flores, profesor investigador de la FCE.

A través de este sistema es posible generar, en espacios cerrados, transiciones de luz como sucede en un ambiente natural; por ejemplo, más intensa o tenue, en un determinado tiempo, como sucede al amanecer o anochecer, sin que ocurra de golpe como sucede al apretar un botón.

“Esta función abre un abanico de posibilidades; podría ser utilizado en bioterios o granjas, pues si a los animales se les cambia de manera brusca la iluminación, puede generarles ciertas alteraciones. De igual forma en invernaderos, con la intensidad de luz necesaria para las plantas”, señaló.

El investigador, doctor en Ciencias de la Computación por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), consideró que el invento también tendría utilidad en estudios fotográficos y teatros: “lugares en los cuales hay necesidad de simular escenarios con respecto a la iluminación”.

A diferencia de otros mecanismos, el dispositivo cuenta con un sistema de seguridad para su funcionamiento, de modo que se necesita crear un perfil de usuario y una contraseña para ingresar y monitorear en una tabla dinámica, desde una aplicación en Android, los eventos que se producen a lo largo del día.

Si el dispositivo se encendió a las cinco de la mañana y se programó para transitar de una total oscuridad a una iluminación plena, en un tiempo de 20 minutos, a eso se le llama un evento, refirió el investigador.

Una ventaja es que desde cualquier Smartphone o dispositivo electrónico es posible ingresar a esta función y verificar que las rutinas se ejecuten como fueron programadas. También, la aplicación tiene una barra de porcentaje, con la cual el operador puede cambiar la intensidad lumínica en cualquier momento.

De acuerdo con el académico, el sistema funciona por un conjunto de dispositivos electrónicos, un microcontrolador y una conexión bluetooth que envía la señal directamente al Smartphone, o aparato desde el cual se establezcan las funciones. Además, cuenta con un teclado matricial con un display en el que se muestra la información programada, así como un temporizador independiente.

“Al ingresar a la app yo tengo la posibilidad de establecer los parámetros sobre el inicio del día y de la noche, así como los tiempos de transición del amanecer, atardecer y anochecer, con un rango de 1 a 59 minutos”, agregó.

El instrumento puede ser adaptado a cualquier sistema de iluminación, en una casa, edificio, estudio o laboratorio, y tiene la capacidad de controlar diferentes lámparas incandescentes, o de tipo LED con una alimentación de 127 volts, que se encuentren interconectadas.

Barreto Flores explicó que actualmente el sistema sigue en etapa de desarrollo, con el fin de mejorar el control lumínico, a través de un sensor que calcule la cantidad de luxes que se generan en cada transición.

El proyecto “Sistema de Control Lumínico Programable con Interfaz en Android”, cuenta con el número de solicitud de registro de patente MX/a/2013/015027, ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

En la creación de dicho dispositivo participaron también Carlos Escamilla Weinmann, director del Bioterio Claude Bernard, así como Adán Torralba Ayance, Alejandro García Santiago, José de Jesús Salazar Arrieta, Juan Carlos Villegas Hernández y Yair Ponce Hinestroza, estudiantes de la FCE.

Choque de barbaries, explicación del terrorismo: analistas de la UNAM

El terrorismo es el uso sistemático del horror para ocasionar efectos psicosociales y provocar miedo a los pueblos o gobiernos. Es un fenómeno que siempre ha existido, producto de un choque de barbaries entre grupos extremistas como Al-Qaeda o Estado Islámico y los ejércitos injerencistas, de los cuales emulan prácticas, discursos, estrategias, marketing político y formas de violencia explícita, señalaron Martín Íñiguez y Moisés Garduño, académicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Además, 80 por ciento de los actos terroristas se registran en cinco países: Afganistán, Siria, Irak, Nigeria y Libia, es decir, entre los propios territorios árabes musulmanes, informaron.

En conferencia de medios, Moisés Garduño refirió que la mayoría de los ataques perpetrados en los últimos cinco años han ocurrido en aquella región del mundo, donde las víctimas, en un gran porcentaje, han sido de origen musulmán.

Cada vez que hay una intervención extranjera en el Medio Oriente, se suscitan ataques suicidas en países como Francia o Bélgica. La respuesta de los europeos es mandar más aviones y bombazos al terreno de operaciones, lo que genera un ciclo de violencia interminable que ha provocado una ola de migración, en particular Siria.

En Irak, desde 2003 han fallecido cerca de medio millón de personas; y de 2011 a 2016, en Siria han muerto más de 320 mil. Mientras, en Europa, en el mismo lapso, no han sido más de 300. Tan sólo en 2015, de los 388 ataques registrados en el mundo, menos de 10 fueron en el viejo continente. Esto significa que “lo que experimentaron las personas en París o en Bruselas es lo mismo de lo que huyen los migrantes”, subrayó el universitario.

Hoy, nombrar la violencia es un reto y un tema complejo, por lo que ya se habla de “horrorismo”, que refiere la masacre, destrucción explicita y, a veces, televisada en vivo y directo.

En la situación actual tienen una fuerte responsabilidad los países injerencistas: EU, Gran Bretaña y Francia, pero también Rusia, Arabia Saudí, Irán e Israel, entre otros, inmiscuidos en una fuerte batalla por liderazgos regionales y extra regionales, a costa de naciones pequeñas, pero importantes en la región del Medio Oriente, indicó Garduño.

En tanto, Martín Íñiguez, definió al terrorismo como el uso sistemático del terror para ocasionar efectos psicosociales y provocar miedo pueblos, sociedades o gobiernos. Se trata de un fenómeno presente en los anales de la humanidad.

Lo que hoy pasa en Europa es resultado de un proceso histórico. En la década de 1970, países como Bélgica, Francia y Alemania permitieron la llegada de miles de inmigrantes, necesarios para su economía. Hoy, los nuevos grupos terroristas son de origen europeo, hijos de segunda y tercera generación de inmigrantes que han sido excluidos del proceso de integración.

Movimientos como ISIS los reclutan para hacer el trabajo que ellos no pueden, “porque están dedicados a matar a sus connacionales en sus propios países”, subrayó el experto.

Al referirse a México, expuso que en 2014 ocupaba el sitio 138 de 162 países, donde el último número señala a la nación más violenta; en 2015, avanzamos al lugar 144.

Aquí, del 2007 al 2016 se han registrado 150 mil decesos derivados de la violencia. “Han muerto más mexicanos en este proceso que en todo el periodo de las décadas de 1970 y 1980 en América Latina”, resaltó Martín Íñiguez.

En territorio nacional se han producido hechos violentos como el estallamiento de bombas, el 15 de septiembre de 2008, en Morelia; el asesinato de 72 personas en San Fernando, Tamaulipas, en 2010; o la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, en septiembre de 2014. Estos hechos se relacionan con corrupción, impunidad y tráfico de influencias, remarcó.

Empero, lo que ocurre aquí no es terrorismo, sino acciones del crimen organizado que utiliza técnicas terroristas. No hay un objetivo político, ideológico o religioso claro, sino que los fines son económicos.

Por último, consideraron que México no podría ser blanco de un ataque terrorista. Los intereses del Estado Islámico no están en nuestra nación y los vínculos entre narcotraficantes y esa organización son por completo diferentes, dijo Garduño.

En este momento no están dadas las condiciones, pero a medida que avanzamos en la espiral de la violencia, las condiciones se abren, concluyó Íñiguez.