5 abril, 2016

Donald Trump sustenta su campaña para ganar la nominación del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos en discursos irresponsables similares a los del nazismo de Adolfo Hitler y el fascismo de Benito Mussolini, afirmó el doctor Eduardo Torres Maldonado.

El magnate estadounidense carece de un programa de gobierno definido, pero su posición –diseñada por asesores privados y que hasta el momento lo han mantenido al frente en las encuestas– está orientada hacia una política antiinmigrante, antimexicana y antilatina con la idea de construir un muro fronterizo.

El investigador del Departamento de Derecho participó en la Mesa: Elección presidencial de Estados Unidos. Debate y prospectivas, realizada en la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El abogado, sociólogo, analista político y defensor de los derechos humanos manifestó que esta estrategia le ha generado votos en el actual periodo para seleccionar al candidato de cada partido en los comicios presidenciales de este año, pero la misma deberá transformarse en caso de resultar postulado y de llegar a la Casa Blanca, porque “las cámaras no le permitirán hacer alguna de sus locuras”.

El lenguaje de Trump es belicista, característico de una personalidad egocéntrica y, si bien es un empresario exitoso, desconoce de economía, política y relaciones internacionales, y subestima la importancia que reviste la inmigración para la economía estadounidense.

En cambio Hilary Clinton –quien con seguridad ganará la candidatura del Partido Demócrata– propone en esencia una reforma fiscal, un incremento del salario mínimo y el reforzamiento de la asistencia social, además de que defiende el uso de energías limpias y la regularización de los migrantes en ese país.

El doctor Antonio Díaz Piña calificó a Trump como un hombre congruente con sus ideas, cualidad que lo sitúa por encima de “los políticos profesionales que dicen sólo lo que el electorado desea escuchar, pero que hacen lo contrario a sus espaldas”.

Un aspecto relevante para Díaz Piña es que la campaña del empresario estadounidense sea financiada con recursos económicos propios, pues esto lo hace más confiable que sus oponentes que han vivido del erario federal desde hace décadas.

El académico de la Unidad Azcapotzalco consideró positivo para México que Trump se convirtiera en presidente de Estados Unidos, ya que descalifica, tanto el sistema político nacional por corrupto como al judicial por ineficiente.

El también periodista, escritor y abogado preguntó por qué la comunidad latina en Las Vegas, Illinois, y Florida otorgó su voto a Trump, pese a los severos ataques del resto de oponentes políticos.

El éxito del candidato y empresario se basa en “volver a hacer grande a Estados Unidos”, porque ya no es la primera potencia mundial y está rezagada económicamente respecto de China.

Por ello “me agrada, porque es una persona que desea hacer más grande a su país; para ello sabe trabajar; le dicen el tornado invertido porque sabe construir y reconstruir lo que toca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *