Daily Archives: 6 abril, 2016

¿Se puede prevenir la transmisión del VIH mediante programas de salud?

En México, la epidemia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) está concentrada en ciertos grupos vulnerables: los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y los usuarios de drogas inyectables. Para combatir este problema, el Fondo Mundial financió un programa de prevención de tres años que se implementó en 24 ciudades que concentraban 72 por ciento de los casos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) en el país.

Para evaluar los alcances y resultados de dicho programa, el maestro en economía de la salud Sergio Bautista Arredondo, junto con un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), realizó un estudio de efectividad e impacto social.

Desde el comienzo, la investigación mostró resultados sorprendentes, detalla Bautista Arredondo: «Al realizar una encuesta previa a la aplicación del programa se encontraron dos características inesperadas: 1. El porcentaje de VIH entre HSH fue de 17 por ciento en vez del 10 por ciento esperado. 2. Casi dos tercios de los individuos VIH positivos no sabían que estaban infectados. Esto es alarmante, porque una persona que no sabe que es VIH positiva no buscará tratamiento y podrá contagiar el virus con mayor facilidad» .

Estos primeros resultados fueron publicados en la revista PLOS ONE, en el artículo «Is the HIV epidemic stable among MSM in Mexico? HIV prevalence and risk behavior results from a nationally representative survey among men who have sex with men», que tuvo como primer autor a Sergio Bautista Arredondo.

Ya desde aquí se vislumbraba la importancia de evaluar si este programa de prevención lograría influir en las conductas de riesgo y los conocimientos de las personas que viven en contacto con el VIH.

El programa de prevención

El grupo objetivo del programa fueron hombres que tienen sexo con hombres, y las acciones de prevención incluían la entrega masiva y continua de kits de prevención (condones, lubricantes e información preventiva) y la aplicación de pruebas de detección de VIH.

Además se realizaron grupos de trabajo educativos para cambiar el comportamiento de HSH, trabajadores sexuales, mujeres transgénero y trabajadores de la salud, para generar actitudes y comportamientos.

La investigación científica

La investigación comenzó planeando un diseño cuasiexperimental para evaluar la efectividad, para ello el programa se aplicaría primero a 12 ciudades del país y seis meses después a las otras 12 ciudades. Esto permitiría comparar las diferencias entre individuos expuestos e individuos no expuestos.

Se realizaron entrevistas antes y después de comenzar el programa para poder comparar los cambios en las personas expuestas. En total se logró obtener información de seis mil 938 personas.

Pero los programas de intervención se implementan de acuerdo a sus propias necesidades; no atienden forzosamente los tiempos y necesidades de la investigación, sino sus propios tiempos y son la investigación y evaluación científica las que deben adecuarse a ellos, explica Bautista Arredondo.

Debido a esto, el desfase en la implementación entre todas las ciudades y la comparación de individuos con tratamiento temprano y tardío tuvo ciertas complicaciones, pues el resultado era un continuo de ciudades que habían comenzado la aplicación del programa de prevención en diferentes tiempos, explica el investigador.

«Esto sucede en los programas de todo el mundo, se dan eventualidades, pues echar a andar un programa así es un trabajo grande… Nosotros debíamos adaptarnos a lo que sucedió en la realidad, abordar el tema y evaluar el programa. ¿Y qué estrategia íbamos a emplear para enfrentar estos cambios? Es en estas situaciones donde los economistas debemos hacer uso de todos nuestros recursos estadísticos. Lo que hicimos fue emplear una estrategia de evaluación dosis-respuesta, consideramos el tiempo al que habían estado expuestas las ciudades al programa, como la dosis», afirma.

Los resultados

Los resultados, utilizando esta estrategia, indicaron que por cada año de exposición al programa los individuos tenían 3.4 por ciento más probabilidad de haberse realizado una prueba de detección de VIH, dos por ciento más de conocer su estado de VIH, mayor probabilidad en 4.7 por ciento de estar en tratamiento si eran VIH positivos y un decremento en 0.7 por ciento en su percepción de ser discriminados por trabajadores de la salud.

Sergio Bautista Arredondo recalca que dar información a los grupos vulnerables no es suficiente como única medida de prevención, se deben hacer intensas campañas de detección y vincular a los individuos VIH positivos al tratamiento, pues en una persona que se encuentra en tratamiento disminuye significativamente la probabilidad de transmisión.

Todos los detalles de la investigación se publicaron en enero de 2016 en el artículo «Impact and economic evaluations of a combination prevention programme for men who have sex with men in Mexico«, de la revista AIDS de la Asociación Internacional del SIDA. Como primeros autores están los investigadores M. Arantxa Colchero y Sergio Bautista Arredondo.

Celdas solares y baterías de ion litio, mejores opciones para la generación y almacenamiento de energía

El VI Congreso anual de Física y Matemáticas de la Universidad de las Américas Puebla se llevó a cabo los días 30 y 31 de marzo y 1 de abril, teniendo un enfoque interdisciplinario y el objetivo de dar a conocer los retos y logros actuales en algunas líneas de investigación en la física; por lo que como parte del mismo se brindaron ponencias de temas relevantes en esta área como: Astrofísica, partículas, súper productividad, física computacional, celdas solares, partículas magnéticas, entre otros.

En el marco de cierre de actividades del VI congreso anual de Física y Matemáticas de UDLAP el Dr. Enrique Quiroga González, profesor investigador en el Instituto de Física de la BUAP, brindó una conferencia en la que afirmó que “las celdas solares y las baterías de ion litio son las mejores opciones para la generación y almacenamiento de energía usando tecnología económica”.

Durante su ponencia titulada “Materiales de punta para generación y almacenamiento de energía usando tecnología económica”, el Dr. Quiroga comentó que hoy en día es necesario buscar nuevas formas de generación y almacenamiento de energía ya que la actual forma de obtenerla se está acabando. “En México la forma más común de obtener energía es quemando petróleo, carbón o árboles porque es lo que más tiene, pero debe de tomar en cuenta que todo este material se está acabando, por lo que es necesario buscar nuevas generadoras de energía que satisfagan las necesidades de la sociedad como lo es el sol, el cual genera 2850 veces más energía que la que actualmente estamos utilizando, por lo que su suministro bastaría y sobraría para cubrir nuestras necesidades”. Asimismo, afirmó que una manera de generar y almacenar la energía proporcionada por el sol es a través de las celdas solares y las baterías de ion litio.

Al ser cuestionado sobre el uso en México de las celdas solares, el investigador comentó que el país todavía está en pañales. “Hay grupos de investigación que están haciendo cosas interesantes en este tema, pero lo importante aquí es que todavía no hay una gran vinculación entre la investigación y la industria para aprovechar la energía del sol; como por ejemplo en Alemania en donde se promueve mucho la investigación en celdas solares y se tiene una comunicación cercana con empresas armadoras de celdas. En donde no se está haciendo casi nada es en el aspecto de almacenamiento de energía, ya que sólo estamos 3 grupos de investigación en México enfocados a baterías de litio”.

Finalmente, el Dr. Enrique Quiroga hizo un llamado para que se invierta en esta clase de tecnología para generar y almacenar energía. “A pesar de que económicamente se dice que México es un país pobre, en recursos naturales somos ricos y este ha sido el gran problema de México que lo ha llevado a no invertir en tecnología; siendo que países sin estos recursos naturales son grandes potencias como lo es el caso de Alemania y Japón. Creo que México no invierte mucho en este tema porque todavía está apostando a que hay mucho petróleo, así como otra clase de recursos; pero deberían de tomar en cuenta que actualmente estamos presentando problemas ambientales y un ejemplo de ello es la recién aplicación de la contingencia ambiental en la capital del país”.