19 abril, 2016

Ante todo, la voz es una herramienta empleada por los humanos para comunicarse y transmitir emociones, pensamientos e ideas, planteó Zulyamir Lopezríos, académica de la Facultad de Música (FaM) de la UNAM y concertista de Bellas Artes.

“Algunos la emplean para elaborar palabras y verbalizar su pensamiento; los cantantes elaboramos sonidos a fin de comunicar de manera inmediata sensaciones y estados de ánimo”, agregó.

En el marco del Día Mundial de la Voz, que se conmemora hoy para advertir sobre las enfermedades que afectan a las cuerdas vocales, la universitaria señaló que al mezclarse con una melodía, los mensajes se nutren de vivencias, se vuelven canto y son transformados por el público.

Aún más, al convertirse en música adopta significados distintos según el oyente. Si un intérprete diera el mismo concierto 100 veces, en cada ocasión provocaría diferentes reacciones en los receptores, añadió la soprano.

De ahí que cuidarla, en el caso de quienes la usan con fines artísticos, sea primordial. Además de seguir las indicaciones de los médicos especialistas (como los otorrinolaringólogos), Lopezríos recomendó limitar su emisión.

No podemos usarla durante una jornada de trabajo de ocho horas, como haría un violinista o un pianista con su instrumento. El cantante debe moderarse y evitar hablar a gritos o forzar las cuerdas vocales. Trabajamos con emociones y la voz es la suma de sensaciones físicas y mentales, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *