Daily Archives: 20 abril, 2016

Los terremotos no se pueden predecir: SSN

Ante la información que circula en las redes sociales en las que se afirma que investigadores del Departamento de Sismología de la UNAM han predicho la ocurrencia inminente de un gran terremoto en México, el Servicio Sismológico Nacional (SSN) e investigadores de dicho departamento afirmaron que esta información es apócrifa y completamente escandalosa.

Por ello, Víctor Manuel Cruz Atienza, jefe del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica (IGf) de esta casa de estudios, exhortó a ignorar información de esa naturaleza, pues no es posible predecir los sismos. La población debe referirse a fuentes oficiales y especializadas, como es la página de Internet del SSN.

En cuanto a los terremotos de magnitud superior a siete en las regiones de Kumamoto, de la isla de Kyushu, y la costera de Ecuador, ocurridos en menos de 48 horas, Cruz Atienza negó que exista relación causal entre dichos movimientos telúricos o que tengan implicaciones en la sismicidad de México.

Nuestro país está enclavado en una región tectónicamente muy activa: son cinco placas que interactúan entre sí; una de las que producen la mayor cantidad de sismos es la de Cocos, que subduce por debajo de la de Norteamérica, y que abarca la mayor parte de la zona de subducción mexicana desde Jalisco hasta Chiapas. Esa tectónica seguirá produciendo terremotos de gran magnitud.

Sin embargo, aclaró, no debemos esperar nada especial en nuestro territorio como consecuencia de los sismos ocurridos en Japón y Ecuador. Simplemente debemos estar preparados para los que ocurran en el futuro incierto.

Cruz Atienza mencionó que aunque Japón y Ecuador están en el Cinturón de Fuego, ubicados en la periferia del Océano Pacífico, lugar donde se concentra la mayor actividad sismológica y vulcanológica del planeta, no guardan ninguna relación, porque fueron provocados por distintas placas tectónicas que no tienen interacción entre ellas; es decir, es un fenómeno completamente normal que seguirá ocurriendo.

En el caso del Japón, apuntó, las dos placas que están en interacción son la Filipinas, que subduce por debajo de la Placa Euroasiática. En el caso de Ecuador, es la de Nazca que subduce por debajo de la placa de Sudamérica, entonces son diferentes las que interactúan en los dos países.

“Es casualidad que en los últimos años cierta actividad sísmica mayor haya ocurrido en marzo y/o abril; no hay ninguna relación causal entre las épocas o temporadas del año y la ocurrencia de sismos. Si bien las mareas terrestres (deformación que sufre nuestro planeta por el campo gravitacional de la Luna) tienen implicaciones sutiles  en la tasa de sismicidad de baja magnitud, no hay correlación entre los grandes sismos que puedan ocurrir en las zonas de subducción y la temporada del año”, aclaró.

No es atípica, de ninguna manera, la actividad sísmica en Ecuador, pues el registro histórico muestra que ahí han habido terremotos de gran magnitud en el pasado: la cifra es de siete sismos de magnitud superior a 7 en el último siglo; uno de ellos por lo menos de magnitud 8.3, ocurrido en 1906, que produjo un tsunami devastador.

Diseñan sistema para generar electricidad en ríos más grandes del mundo

El cambio climático es cada vez más evidente en todas las latitudes del orbe y, en gran medida, el daño ambiental que ha sufrido el planeta deriva de la quema de combustibles fósiles para abastecer diversas fuentes de energía.

Ante ello, es innegable la necesidad de contar con nuevas alternativas energéticas que sean amigables con el medio ambiente en todos sus niveles, es decir, desde su obtención hasta el funcionamiento de las tecnologías empleadas para obtenerlas, solo por mencionar un par de puntos importantes del proceso.

En ese contexto, el ingeniero Manuel Frías Alcaraz, quien se desempeña como autor y director del Proyecto de País México Tercer Milenio, concibió un proyecto mediante el cual propone la generación de energía eléctrica a partir del afluente de los grandes ríos del mundo, así como aprovechando la corriente de los estrechos marítimos.

Se trata del proyecto Frentes Frías Hidrocinéticos, el cual propone aprovechar la energía cinética de los ríos y convertirla en energía eléctrica. En entrevista exclusiva con la Agencia Informativa Conacyt, el ingeniero Frías Alcaraz relató que la idea surgió tras realizar un viaje a Brasil y conocer el río Amazonas.

En aquella ocasión, afirmó, unos colegas brasileños le dijeron que era motivo de frustración contar con tan majestuoso río y no poder aprovecharlo de alguna manera que beneficiara a la población de su país.

La alternativa generada de México para el mundo

De esta manera, los Frentes Frías Hidrocinéticos se refieren a aprovechar la interminable energía del planeta Tierra. “En secciones correctamente definidas dentro del río Amazonas —16 son las que ya ubiqué—, así como en sus principales afluentes, se instalarán potentes grupos turbogeneradores submarinos”.

Añadió que dichos turbogeneradores submarinos son muy similares a los propios submarinos, toda vez que se instalan bajo el nivel del agua a profundidades que oscilan entre 30 y 90 metros. “Los turbogeneradores se instalarían básicamente en las secciones donde el río se estrecha, ello debido a que se produce un aumento en la velocidad del agua como consecuencia de su flujo natural”.

De acuerdo con el experto, se trata de un sistema de líneas paralelas de producción con una capacidad instalada de hasta 70 u 80 megawatts. “La ventaja de este sistema radica en la posibilidad de instalar varias líneas paralelas en donde pasa el agua por los turbogeneradores accionándolos, lo cual restará velocidad al líquido; no obstante, algunos kilómetros más adelante, al llegar al siguiente grupo de turbogeneradores, el flujo ya se habrá restablecido permitiendo que estos se accionen también”.

¿Cómo se extraería la energía?

Al abordar el cómo será sustraída la energía toda vez que los turbogeneradores se encuentran sumergidos bajo el agua, el investigador explicó que se logrará gracias a otra similitud con los submarinos. “Al igual que los submarinos, los Frentes Frías Hidrocinéticos contarían con un aparato similar al periscopio de los submarinos, el cual operaría como vía de acceso para los cables conductores”.

Lo único que se apreciaría en las inmediaciones del río serían, de acuerdo con el investigador, esa especie de periscopios, por los cuales saldrían los cables que se conectarían a las subestaciones para conducir la energía a los centros urbanos.

“Se trata de otra fuente de energía prácticamente inacabable, porque se trata de ríos sumamente caudalosos y cuya variación de nivel es muy poca”.

Sobre el impacto ambiental

En torno al posible impacto ambiental que tendría este proyecto toda vez que siempre existirá el riesgo de que la fauna del río sea atrapada por los turbogeneradores, el ingeniero Frías Alcaraz señaló que se contaría con una especie de sistema de seguridad para proteger la vida submarina.

“Sí, desde luego que existe la posibilidad de generar impacto ambiental negativo; no obstante, tenemos pensado colocar mayas antes de la entrada del agua a los frentes, mallas que no solo tendrían la función de evitar la maleza sino de proteger a las especies de animales que habitan en los ríos”.

Al respecto detalló que las redes están proyectadas en forma de cúpulas, y se pensaron así con el objetivo de que, ante la llegada de algún pez u otro animal de la fauna, pueda rodear la turbina al seguir las corrientes de manera natural. “Habrá accidentes, existe la posibilidad de que algunos peces se incrusten en las redes, pero confiamos en que la tecnología instalada permita que eso suceda de manera muy esporádica”.

Finalmente, recordó que las turbinas no abarcarán todo el ancho del río sino que se instalarán solo en la parte central, que es donde habitualmente se experimentan las velocidades más fuertes del afluente del agua.

«Los Frentes Frías Hidrocinéticos están pensados para los 30 ríos más grandes e imponentes del planeta.» Frías Alcaraz.