Daily Archives: 21 abril, 2016

Curaduría y curadores… ¿Para qué?

Esta semana hay en Guadalajara, en la Ciudad de México, en Barcelona, en Buenos Aires, en Los Ángeles y en Múnich una exposición de arte contemporáneo, alguna obra de teatro o una presentación de danza en cartelera o bien se organiza el próximo festival de cine, el siguiente encuentro de música clásica o ese festival de música pop y rock que recibirá a más de 100 mil personas.

¿Quién y cómo decide qué obras de arte deben exponerse? ¿Quién determina cuál es la pieza teatral que debe ver el público tapatío? ¿Cómo se selecciona cuál compañía de danza sí entra y cuál no? ¿Con qué criterios? ¿Por qué una pieza de arte contemporáneo requiere tener un discurso detrás para sostenerse ante ese sector del público que suele decir «no entiendo este arte»?

Una figura importante detrás de todas estas decisiones es el curador artístico, quien durante los últimos decenios ha visto crecer su influencia.

Ilon Goyeneche, coordinadora cultural del Año Dual Alemania-México que organiza el Goethe Institut, estuvo la semana pasada en el ITESO invitada por el Centro de Promoción Cultural para conversar con alumnos, egresados, profesores, promotores y gestores culturales del sector público y privado en torno a estas y muchas preguntas más, primero con la conferencia «México y Alemania. Un ejemplo de vinculación cultural internacional» (en la Casa ITESO Clavigero) y luego con el seminario «Prácticas curatoriales: cómo pensar un festival o espacio cultural», en el Auditorio A. 

Arriesgarse y desafiar, premisas para cualquier curador

«Lograr que el público sepa a lo que va» es, a decir de Goyeneche, una de las funciones primordiales de un curador, una figura que debe saber cuándo arriesgar y dejar de ser «políticamente correcto» para sorprender e incluso incomodar a la gente que suele consumir arte, pero también con la capacidad de generar nuevos públicos.

Todo un reto y una enorme responsabilidad social y artística, subrayó la gestora cultural chilena radicada en Alemania, quien puso como ejemplo de innovación y atrevimiento al Teatro Münchner Kammerspiele de Múnich y a su nuevo director artístico, Matthias Lilienthal.

También citó el trabajo del teatro Kampnagel de Hamburgo, al organizar en 2015 el ecoFavela, el cual, mucho antes de que el drama de la migración llegara a Europa desde Siria, Turquía y otras latitudes, abordó el fenómeno desde las artes, adelantándose al momento histórico que hoy ocupa amplios espacios en los medios de comunicación.

«El trabajo curatorial es una actitud… hay que ver, ver, ver y ver. Al público le puede interesar o no lo que le propongas, pero ya le diste la oportunidad de tener una nueva perspectiva y una mirada nueva sobre lo que está pasando, sobre los temas de actualidad», dijo Goyeneche.

Procedente del vocablo en inglés «curator» –así se designaba a la persona encargada de custodiar una colección–, el curador de hoy ya no sólo resguarda o conserva las obras artísticas, sino que tiene la capacidad de definir y legitimar el valor monetario de una pieza, el éxito de una puesta en escena e incluso moldear el gusto (se le llama taste-maker) del público.

Deutschland y México estrechan lazos

El Año Dual Alemania-México 2016 (enmarcado por el 25 aniversario de la reunificación del país de Goethe) consiste en una serie de actividades culturales, educativas, empresariales y iteso-noticiade fomento al turismo que arrancó simbólicamente con la visita que el presidente Enrique Peña Nieto realizó a tierras germanas en abril, donde fue recibido por la canciller Angela Merkel.

La parte cultural incluye una exposición sobre los mayas en Berlín, una retrospectiva de Frida Kahlo en la misma ciudad y distintas actividades de intercambio gastronómico.

Carece México de políticas públicas destinadas a la familia

 

“Prácticamente no hay políticas públicas” destinadas a la familia en México y las pocas que existen “se caracterizan por ser obsoletas”, aseveró la doctora Rosa Patricia Román Reyes, investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Lo más cercano es el Programa Prospera, que considera la familia como objeto de estudio, mientras que existen otros que se limita a matizar sobre algún miembro vulnerable del núcleo familiar.

La profesora presentó el libro Perfiles de los hogares y las familias en el Estado de México en la biblioteca Miguel León Portilla de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde destacó que los resultados de este trabajo son un referente comparativo para otras entidades del país debido a que las dinámicas tienen aspectos comunes.

La coordinadora de la coedición de la UAEM y MAPorrúa dijo que tampoco se reconoce el proceso de envejecimiento de la población, pues no hay programas diseñados para apoyar en el cuidado de los adultos mayores o los menores de edad.

“Es necesario que desde el Estado se formulen y solidifiquen programas para esos dos sectores de la población”, porque al tiempo que la población envejece, más mujeres salen a trabajar dejando a los hijos sin alguien que los cuide.

La doctora en estudios de población expuso que “es innegable que en las últimas décadas las características de las familias han experimentado cambios profundos muy acelerados”, pero “hay que reconocer las transformaciones, valorar los impactos y consecuencias sociales para la implementación de políticas públicas que respondan a los cambios en materia de salud, mercado de trabajo y educación, entre otros”.

La maestra Montserrat Cayuela Gally dijo que la obra, dividida en ocho capítulos, presenta un panorama general demográfico del Estado de México y las distintas maneras de abordar su estudio desde la antropología, la sociología y las estadísticas oficiales.

“La obra tiene un enfoque innovador porque se centra en la relación de la familia y las políticas públicas para tratar de explicar un entramado complejo de relaciones de ida vuelta, en el que los tiempos y la familia como unidad social han cambiado; cada día hay más monoparentales y nuevas estructuras surgen de los cambios en la migración, el envejecimiento y la urbanización del campo, entre otros”.

La maestra en geografía y doctoranda en el Posgrado en Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Cuajimalpa consideró que el abanico de autores de distintas disciplinas hace más rico aun el diálogo y las perspectivas de cada capítulo.

“Todos los trabajos que conforman este libro dejan claramente asentada la utilidad de mantener el diálogo constante entre los campos teóricos y la academia, que fundamenta el análisis de los fenómenos sociales y sistemas de información estadística”.

En una cultura como la nuestra es imposible no leer, asegura académico

Luego de considerar injustas las encuestas que dicen que los jóvenes en México no leen, el académico Fermín González Gaxiola dijo que leer no es fácil y, además, se necesita tener un contexto y una motivación para hacerlo.

El docente e investigador del Departamento de Letras y Lingüística dijo que todos hemos leído mucho, pues sólo en los seis años de primaria los niños tienen que leer al menos 50 libros para estudiarlos.

«Tú, en la primaria, debiste haber leído cuando menos 50 libros, porque llevabas como seis o siete cada año y todos los leíste, los estudiaste; no sólo los leíste, sino que los estudiaste una y otra vez, y en secundaria también: había doce materias y, cuando menos, llevabas un libro por cada materia», explicó.

González Gaxiola fue entrevistado sobre la accesibilidad de la lectura a través de los libros digitales o electrónicos en el marco del Día Mundial del Libro, a celebrarse este próximo 23 de abril, y advirtió que en una cultura como la nuestra es imposible no leer, pues prácticamente para hacer lo que hacemos tenemos que leer.

«Yo difiero cuando alguien dice que los jóvenes no leen. Yo veo a los jóvenes leyendo siempre, pues casi siempre están con el teléfono, con la tablet, con un libro. En nuestra cultura no se puede no leer», aseguró, y dijo que quienes dicen que los jóvenes no leen se refieren más a que no se tiene el hábito de la lectura recreativa, que tiene que ver con la obra literaria.

Comentó que cuando los estudiosos dicen que el nivel de lectura es bajo, se refieren básicamente a la literatura, una manifestación estética que no se nos ha enseñado a leer y para lo cual no bastan 20 minutos diarios, pues faltan la motivación y el contexto.

«Promover la lectura por 20 minutos diarios es una tontería; no hay contexto, no hay estímulos, no hay muchas cosas. La lectura es muy compleja, y los que deberían motivar la lectura son los padres de familia y los maestros, leyendo y comunicando la lectura. Hay que ponerse a leer con los hijos, con los alumnos, explicarles la belleza de la obra, la trama, el mensaje y comentarlo.

«Hay que explicarles todos los mensajes. Por ejemplo, vamos a leer ’El Principito’ y hay que explicar todos los mensajes que tiene el texto detrás de cada frase, hay que platicarlos, así se lo aprenden y hasta lo hacen parte de su cultura y de su mundo; luego hay que compartirlo con los compañeros. Eso es leer, y si el papá no hace eso, entonces el niño creerá que la lectura es una especie de castigo», expresó.

Esa es la lectura que nosotros recomendamos, no una lectura abstracta, sin sentido, de 20 minutos diarios; eso no tiene mensaje o es muy limitado. «No se trata de leer a lo tonto, se trata de saber leer, disfrutar y aprender, que son cosas muy diferentes. Estamos proponiendo educar y que se lea en un contexto de aprendizaje, que se apropien de los libros, de las historias, de los planteamientos, porque cada personaje es una visión del mundo», apuntó Fermín González.