21 abril, 2016

 

“Prácticamente no hay políticas públicas” destinadas a la familia en México y las pocas que existen “se caracterizan por ser obsoletas”, aseveró la doctora Rosa Patricia Román Reyes, investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Lo más cercano es el Programa Prospera, que considera la familia como objeto de estudio, mientras que existen otros que se limita a matizar sobre algún miembro vulnerable del núcleo familiar.

La profesora presentó el libro Perfiles de los hogares y las familias en el Estado de México en la biblioteca Miguel León Portilla de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde destacó que los resultados de este trabajo son un referente comparativo para otras entidades del país debido a que las dinámicas tienen aspectos comunes.

La coordinadora de la coedición de la UAEM y MAPorrúa dijo que tampoco se reconoce el proceso de envejecimiento de la población, pues no hay programas diseñados para apoyar en el cuidado de los adultos mayores o los menores de edad.

“Es necesario que desde el Estado se formulen y solidifiquen programas para esos dos sectores de la población”, porque al tiempo que la población envejece, más mujeres salen a trabajar dejando a los hijos sin alguien que los cuide.

La doctora en estudios de población expuso que “es innegable que en las últimas décadas las características de las familias han experimentado cambios profundos muy acelerados”, pero “hay que reconocer las transformaciones, valorar los impactos y consecuencias sociales para la implementación de políticas públicas que respondan a los cambios en materia de salud, mercado de trabajo y educación, entre otros”.

La maestra Montserrat Cayuela Gally dijo que la obra, dividida en ocho capítulos, presenta un panorama general demográfico del Estado de México y las distintas maneras de abordar su estudio desde la antropología, la sociología y las estadísticas oficiales.

“La obra tiene un enfoque innovador porque se centra en la relación de la familia y las políticas públicas para tratar de explicar un entramado complejo de relaciones de ida vuelta, en el que los tiempos y la familia como unidad social han cambiado; cada día hay más monoparentales y nuevas estructuras surgen de los cambios en la migración, el envejecimiento y la urbanización del campo, entre otros”.

La maestra en geografía y doctoranda en el Posgrado en Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Cuajimalpa consideró que el abanico de autores de distintas disciplinas hace más rico aun el diálogo y las perspectivas de cada capítulo.

“Todos los trabajos que conforman este libro dejan claramente asentada la utilidad de mantener el diálogo constante entre los campos teóricos y la academia, que fundamenta el análisis de los fenómenos sociales y sistemas de información estadística”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *