25 abril, 2016

La marihuana es la sustancia ilícita de mayor consumo entre los pacientes que ingresan a los Centros de Integración Juvenil (CIJ) en México, superando al alcohol, el tabaco, los inhalables y la cocaína; también es la causa principal de demanda de un tratamiento, señaló el maestro Alejandro Sánchez Guerrero.

El director de prevención de los CIJ dijo que el desbordado aumento ha obedecido al contenido de sus ingredientes, pero se presentan causas diversas que deben investigarse para conocer el porqué generó una problemática mayor.

Invitado a la Sesión: Prevención de adicciones en comunidades estudiantiles, como parte del Cuarto Simposio: La prevención de las adicciones en las comunidades estudiantiles, efectuado en el Auditorio Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez de la Rectoría General de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), subrayó la relevancia de conocer las causas que inciden en el consumo, a partir de los factores de riesgo con un modelo ecológico que complete las interacciones individuales, interpersonales y sociales.

La Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) realizada en 2011 mostró una tendencia de crecimiento constante en la prevalencia del consumo de drogas ilegales en la población en general, al pasar de 1.3 por ciento en 2008 a 1.8 por ciento en 2011.

El doctorante en Investigación Interdisciplinaria por la Universidad Anáhuac del Norte indicó que hay que trabajar prioritariamente con la población de diez a 17 años, debido a que los datos muestran que el aumento en el consumo de drogas se dispara cuando el estudiante pasa de la educación secundaria a la preparatoria. La tendencia es similar, tanto en el Distrito Federal como en el resto del país.

Estudios realizados con los pacientes de primer ingreso a tratamiento en los CIJ, detectaron que el inicio de edad promedio del consumo de drogas ilícitas es de 15.8 años.

La sustancias ilícitas más reportadas son marihuana, 74 por ciento; inhalables, 11 por ciento, y policonsumo 43.6 por ciento; el tiempo de consumo antes de acudir a un tratamiento es de 6.4 años.

El maestro Sánchez Guerrero resaltó que ante este panorama se demandan acciones que eviten el consumo a temprana edad, entre ellas reducir el tiempo en que un joven es canalizado a tratamiento, porque cuando se acude por ayuda ya se creó una adicción.

La profesora María del Rosario Tapia Medina, directora general del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones (IAPA), manifestó que en México, como en otros países, el aumento en las conductas de riesgo en jóvenes –comportamiento violento, emocional, psicológico y físico; actos antisociales; relaciones sexuales sin protección; comportamiento alimentario de riesgo; ideas suicidas, autolesiones y consumo de sustancias psicoactivas– es un fenómeno que ha venido registrándose en los últimos años.

La mayoría de dichas conductas inicia en promedio entre los diez y los 19 años y en algunos casos se mantienen pasada la edad adulta.

Los factores que inciden son individuales, microsociales y macrosociales, proyectados en la personalidad, la conducta, lo cognitivo, las actitudes y los valores, así como en los grupos de pares, el ambiente familiar, escolar, laboral y comunitario.

Para prevenir las conductas de riesgo es necesario generar acciones sinérgicas y permanentes de promoción de la salud y de prevención con la finalidad de retardar la edad de inicio, disminuir la frecuencia de la conducta, adelantar la edad de abandono y acortar los tiempos de exposición.

La profesora Tapia Medina dijo que de acuerdo con la experiencia del IAPA, en el ámbito escolar se tiene que trabajar en la formación de habilidades para la vida a través de la formación de cuadros académicos de educación básica y media superior, buscando la integración de la comunidad educativa, la retención escolar y la promoción de estilos de vida activa y saludable.

Las estrategias para cumplir los objetivos son formación de cuadros académicos autogestivos, figuras clave en cada nivel básico y subsistema de media superior; impulso de trayectos formativos con propuestas organizadas que garanticen el desarrollo de las competencias diseñadas a partir de las características de cada institución, impartidos por especialistas en el tema.

Para ello han desarrollado jornadas de sensibilización y capacitación; cursos, seminarios de análisis y reflexión, diplomados y publicaciones.

El Simposio fue convocado por la Red de Instituciones Educativas Contra las Adicciones de la Ciudad de México (RIECA-DF), perteneciente a la Red Nacional de Universidades en contra de las adicciones (REUNA) dedicada a promover en cada entidad federativa una red para analizar problemáticas locales.

En el encuentro, dirigido a especialistas en prevención, participaron también expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en México; el IAPA; los CIJ; el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRF); el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), entre otras instituciones y organismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *