9 mayo, 2016

“En términos de movilidad, la Ciudad de México (CDMX) se ha hecho y desecho”, y la implementación de acciones impuestas por el neoliberalismo desmantelaron la política de transporte desestructurando las redes, por lo que desde finales de la década de 1990 se ha tenido que rehacer el transporte en el Valle de México.

 

El doctor Bernardo Navarro Benítez, profesor-investigador de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), dijo que a pesar del Programa Hoy no circula generalizado y su aplicación doble, las familias se movilizan para realizar relaciones sociales fundamentales en la reproducción social de sus hogares.

 

“Las familias y los agentes económicos llevan a cabo sus viajes, aun con las medidas del Hoy no circula, porque su movilidad es para realizar actividades absolutamente esenciales”.

 

Si bien las políticas de movilidad fomentan la industria automotriz, la producción de vialidad, el desarrollo del transporte colectivo, la construcción de ciclo vías y la peatonalización, también esas mismas políticas son hechas por grupos empresariales que impulsan, por ejemplo, el uso de motocicletas.

 

El académico adscrito al Departamento de Teoría y Análisis consideró que la conectividad de los medios de transporte debe tener un papel fundamental. “Las políticas públicas no pueden atentar contra la conectividad física y son necesarios cambios en la estructura y una nueva tendencia en la movilidad”.

 

En el Seminario internacional: Automovilidades en la Ciudad de México y en otros lugares, realizado en la Casa de la Primera Imprenta de América, centro de extensión educativa y cultural de la UAM, indicó que la automovilidad es un asunto global; la mayor densidad de autos por número de habitantes se registra en la costa este de Estados Unidos, Canadá, Japón y en países de Europa.

 

En la Ciudad de México, 25 por ciento del total de viajes diarios se realiza en automóvil privado y 64 por ciento en transporte público; sólo siete por ciento es en sistemas integrados de transporte público masivo y dos por ciento en bicicleta y motocicleta.

 

Un viaje representa 12.5 por ciento de un salario mínimo y el tiempo promedio de traslado es de dos horas.

 

Al dictar la ponencia Las políticas de movilidad en la CDMX, el doctor Navarro Benítez informó que 67.6 por ciento de los viajes se efectúa en micros, autobuses, RTP, trolebús, taxi y metrobús.

 

En la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, 44 por ciento de un total de 21.6 millones de viajes es en microbuses o colectivos; 11 por ciento en taxis y el restante 45 por ciento en otro tipo de transporte por autopistas urbanas.

 

El especialista expuso que las políticas públicas de movilidad se han dirigido al Metrobús, taxi, Sistema de Transporte Eléctrico (STE), Metro, corredores de transporte público concesionado, ecobici, programa Atenea y servicio expreso.

 

El Metrobús acumuló entre 2012 y 2015 una red de 125 kilómetros y aumentó la cobertura a 11 de las 16 delegaciones; durante ese periodo fueron sustituidas 23 mil 778 unidades de taxi, se autorizó Uber y se dieron 67 apoyos económicos para equipos de radiocomunicación del programa taxi seguro.

 

El STE creó tres corredores cero emisiones y se incorporaron 20 vehículos eléctricos de taxi; se ampliará la línea 12 del Metro de Mixcoac a Observatorio, donde llegará el tren interurbano México-Toluca; los corredores de transporte público concesionado han generado que se evite la emisión de 143 mil toneladas de dióxido de carbono al año.

 

El programa Ecobici ha beneficiado a 23 nuevas colonias con un crecimiento de 60 por ciento; tiene 171 cicloestaciones y dos mil 565 bicicletas: El programa Atenea ha cumplido con ofrecer transporte seguro a las mujeres.

 

El maestro Salvador Medina informó por su parte que la CDMX ha desarrollado sólo tres políticas para reducir el uso del auto: Hoy no circula, los parquímetros y el retiro de cajones, todos con resultados negativos por no desalentar el uso del automóvil ni reducir la contaminación.

 

El colaborador del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo ((ITDP) expuso que la reducción de contaminantes ha sido producto de cambios tecnológicos y la mejor calidad de la gasolina.

 

“Los efectos positivos del Hoy no circula son mínimos, pues incrementó el parque vehicular y no es claro su efecto en la reducción de la contaminación, además de convertirse en un componente de desigualdad”.

El especialista en movilidad calificó el programa de parquímetros puesto en marcha en tres zonas de la ciudad de opaco y no transparente debido a que fue adjudicado de manera directa; lo considera también como una medida recaudatoria y no medioambiental porque no desalienta el uso del automóvil particular.

 

El retiro de cajones de estacionamiento de la vía pública sólo creó el crecimiento en el número de estacionamientos fuera de las calles, añadió el maestro Medina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *