16 mayo, 2016

Pedro Matabuena Serrano, egresado de la Ingeniería en Sistemas Computacionales de la Universidad del Valle de México, Campus San Ángel, trabaja en el desarrollo de drones, vehículos aéreos no tripulados, para brindar ayuda humanitaria;  con base en la filosofía “Drones for good, not just for fun”, su objetivo es utilizar esta innovación para mejorar las condiciones de vida de las personas en zonas rurales.

Pedro Matabuena es fundador de Aidronix, empresa mexicana orientada en investigación, experimentación y desarrollo de soluciones con impacto social, por medio de vehículos no tripulados.

Con el proyecto Desarrollando en la ciudad implementando en lo rural, Matabuena, indicó que aspira a crear un puente de la ciudad a las comunidades rurales para transportar medicamentos, muestras de sangre e instrumentos quirúrgicos, cuyo traslado por tierra lleva más tiempo. Incluso, hay casos en que estos materiales se requieren en lugares inaccesibles vía terrestre y el aire es la única opción.

El ingeniero Matabuena señaló que el drone en desarrollo pesa cerca de 3 kilogramos, tiene aproximadamente 2 metros de extensión y su carga útil es de 800 gramos. Prevé que el prototipo reducirá hasta un 60 por ciento el tiempo de entrega, recorrerá hasta 60 minutos de vuelo  y alcanzará una altitud de 4 kilómetros sobre el nivel del mar (2 kilómetros arriba de la ciudad de México), “por ejemplo, existen rutas de 300 km por tierra, que por aire se convierten en 180 km lineales, el tiempo es un factor fundamental para salvar una vida”.

La primera fase fue elegir el modelo de avión, motores y fuselaje adecuados para soportar carga y tener capacidad para trasladarse a una distancia de por lo menos 180 kilómetros lineales.

El ingeniero detalló que utiliza aeronaves de ala fija de tipo trapezoidal “straight tapared” para conseguir un largo alcance. En cuanto al desarrollo de la tecnología de los dispositivos que operan desde tierra, explicó que desarrolló un sistema que tuviera redundancia en la navegación, se trata de un sistema similar al VOR “VHF Omnidirectional Radio Range” (Radiofaro omnidireccional de alta frecuencia), para que en caso de que el drone pierda señal satelital, éste llegue a su destino de forma segura.

Otro de los objetivos de este proyecto es la búsqueda y rescate de personas extraviadas en las montañas o en desastres naturales, “en el caso de huracanes el drone realizará tomas para generar mapas de la zona destruida, con base en estos mapas se hará el análisis para identificar las zonas más afectadas y sea posible enviar ayuda a las personas. El objetivo es hacer más eficiente la asistencia médica y rescate de las personas”, precisó el especialista en drones.

El prototipo desarrollado por Matabuena está en la fase final de pruebas, estima que el primer drone que ofrece ayuda humanitaria en México se lance en el mes de septiembre.

“Las personas que nos dedicamos a esto tenemos una gran responsabilidad y debemos utilizar este recurso para contribuir en beneficio de la sociedad” concluyó el egresado de UVM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *