Daily Archives: 31 mayo, 2016

Alertan sobre la importancia de prevenir la violencia en el noviazgo

Empujones o agresiones físicas, prohibición de actividades y compañías y, buscar controlar las redes sociales de la pareja, son algunas manifestaciones negativas en las relaciones de noviazgo que pueden catalogarse como violencia de tipo emocional, física o psicológica y que pueden ocasionar baja autoestima.

Este problema ha sido abordado desde 2012 por la investigadora de la Universidad de Guadalajara y docente en la Preparatoria 4, maestra Alejandra Valenzuela Varela, autora del estudio “Violencia en el noviazgo, prevalencia y factores asociados”.

Con base en 742 encuestas que aplicó en tres preparatorias de la UdeG a jóvenes de 16 y 17 años, la especialista destacó que los tipos de maltrato más frecuentes son el emocional, manifestado principalmente en chantaje y celos, y el físico.

“La violencia emocional es un tipo de maltrato que no deja marcas físicas pero que sí provoca que en la persona baje su autoestima, que deje de creer en ella misma, que no se sienta mal y hasta sienta que está equivocada”.

En su estudio, Valenzuela Varela también encontró que el 6.25 por ciento de sus encuestados han sido víctimas de violencia en el noviazgo y el 1.25 por ciento se identifican como agresores. A su vez, existe “una condición múltiple de víctima y agresor en el tres por ciento de mi muestra”.

En el estudio también identificó que los jóvenes han normalizado esta práctica: “Una de las preguntas de la encuesta es que si tu novio te deja marcas y la mayoría respondió que sí había vivido eso pero no lo tomaban como violencia sino como algo que estaba bien, al igual que un jaloneo o zarandeo. Como empiezan con un juego creen que están bien que los empujen o que los aprieten. No lo ven como daño, sino como juego”.

En la investigación de Valenzuela Varela no se reportaron casos de violencia o agresiones de tipo sexual. No obstante, las consecuencias de los otros dos tipos de agresiones pueden ser: disminución de la autoestima y autoconfianza y la posibilidad de que continúen en la edad adulta este tipo de manifestaciones de violencia.

La docente de la UdeG considera que es necesario promover en los jóvenes la idea de que “el noviazgo es la oportunidad para conocer a una pareja y ser felices. En ocasiones los jóvenes piensan que a ellos no les va a suceder y consideran que las prohibiciones son una actitud normal”.

Ibero presenta manual de acciones frente a la desaparición forzada

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México presentó el Manual de acciones frente a la desaparición y la desaparición forzada. Orientaciones  para las familias mexicanas de personas desaparecidas, con el objetivo de dotar de herramientas prácticas a las personas que han perdido a algún familiar.

Ante la cifra de más de 26 mil personas de las cuales se desconoce su paradero, este manual “es un acompañamiento contra la injusticia, la impunidad y el silencio”, dijo la coordinadora del Programa de Derechos Humanos de la Ibero, Denise González Núñez.

En el manual se dan algunas recomendaciones sobre cómo hacer una denuncia telefónica o penal ante el Ministerio Público, cómo presentar una solicitud de atención a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas o una queja ante organismos públicos de derechos humanos, así como los documentos y datos que deben presentar para realizar los trámites.

Uno de los puntos más importantes de este manual es que también brinda herramientas para la autoprotección. «Después de la denuncia por desaparición, muchas familias reciben amenazas y hostigamientos, entonces el manual les brinda consejos para cuidarse», dijo González Núñez.

Este texto también hace énfasis en que las autoridades están obligadas a recibir la denuncia, dar atención legal y psicosocial y ayudar a los familiares de las víctimas de manera gratuita.

Durante la presentación del manual, María Elena Herrera Magdaleno, fundadora de Familiares en Búsqueda María Herrera, pidió a la sociedad en general adueñarse del documento y de las herramientas que en él vienen para que sepan actuar en caso de sufrir la desaparición de algún familiar, o simplemente para saber cómo ayudar a quienes son víctimas de esta situación.

Blanca Martínez Bustos, del Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, aseguró que el manual muestra la lucha de los familiares contra el olvido y la injusticia. Advirtió que el gobierno manipula las cifras de personas desaparecidas con el objetivo de no atender el problema.

Los familiares de las personas desaparecidas que participaron en la presentación del manual coincidieron en que con ley o sin ley, con la ayuda del gobierno o sin ella, no van a descansar hasta encontrar a sus familiares.

En tanto, Santiago Corcuera Cabezut, integrante del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU, alentó a las familiares de personas desaparecidas a denunciar sus casos ante organismos internacionales como una medida de presión, ya que estos a su vez emiten informes que pueden retratar una realidad que se aproxime a la verdadera situación que atraviesa el país.

Por su parte, el Rector de la Ibero, David Fernández Dávalos, S. J, aseguró que debería existir un derecho humano a ser buscado, en caso de desaparición forzada. «El Estado debería tener la obligación de buscarme si estoy desaparecido».

Fernández Dávalos S. J. destacó que desde el principio han sido policías y ex policías quienes han estado involucrados en el tema de la desaparición, «por eso probablemente es ineficaz la acción gubernamental porque si hay una complicidad y una articulación en la comisión del delito en el crimen, entonces es muy difícil que es Estado se investigue a sí mismo».

Para la elaboración del Manual de acciones frente a la desaparición y la desaparición forzada. Orientaciones  para las familias mexicanas de personas desaparecidas se recogió la experiencia e inquietudes de las personas que han perdido a algún familiar y se contó con el apoyo del  Comité Cerezo México; la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT); el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos Hasta Encontrarlos.

Asimismo del Servicio y Asesoría Para la Paz; el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios A. C.; Protection International; Fundar, Centro de Análisis e Investigación; el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez; La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C.; Centro de Derechos Humanos de las Mujeres y Enlaces Nacionales.

El tiraje del manual fue de cinco mil ejemplares, los cuales serán distribuidos en las diversas organizaciones civiles. De igual manera, el material podrá descargarse en: http://www.ibero.mx/files/manualaccionesintegrado.pdf

El Programa de Derechos Humanos de la Ibero busca, desde su creación en 1998, contribuir a la plena vigencia de los derechos humanos en México por medio de la investigación con pertinencia social, la incidencia en el contexto político y social y la promoción de la justicia.

Descarga el manual aquí

Las selvas tropicales jóvenes ayudan a mitigar el cambio climático

Un estudio realizado en 43 regiones de América Latina muestra el papel que juega la regeneración natural de las selvas o bosques tropicales secundarios en la captura de carbono, una medida de mitigación de bajo costo y gran impacto para abatir el cambio climático, el problema ambiental más grande del mundo.

Este mes se publicó en la revista Science Advances el estudio para la región, donde participaron 60 científicos, entre ellos tres de instituciones nacionales: la UNAM, El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) y el Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán (CICY).

La investigación hace predicciones sobre la cantidad de carbono que pueden capturar las selvas secundarias, es decir, aquellas que después de ser taladas vuelven a regenerarse de manera natural.

Modelo de predicción y mapas

Con ello se produjo un modelo, que permite el desarrollo de otros a futuro, así como de mapas que facilitan la identificación de áreas para la recuperación de las selvas, que pueden ser útiles en planes de mitigación de diferentes países.

Las selvas de América Latina son deforestadas para ser transformadas principalmente en campos ganaderos. Al talar los árboles se libera gran cantidad de carbono a la atmósfera, lo que contribuye al cambio climático. Además, se pierden estas plantas perennes, encargadas de absorber y almacenar ese elemento químico en sus tejidos, limpiando así el aire de forma natural y contrarrestando las emisiones generadas por actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles.

Robin Chazdon, autora principal del artículo e investigadora de la Universidad de Connecticut, Estados Unidos, indicó que el objetivo de este trabajo fue “calcular la cantidad y extensión espacial de los bosques secundarios en las zonas tropicales de América Latina y modelar la capacidad que tienen de acumular carbono durante los próximos 40 años”.

En tanto, Patricia Balvanera, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) campus Morelia de la UNAM, y coautora del estudio, mencionó que “México tiene en total 145 mil kilómetros cuadrados de selvas secundarias, 55 mil kilómetros de bosques conservados, 58 mil kilómetros de pastos y 94 mil kilómetros cuadrados de cultivo”.

De ahí, dijo, la importancia de poner atención a las selvas secundarias, que en nuestro país abarcan a todas las selvas, desde la península de Yucatán, pasando por Veracruz, y gran parte del Pacífico.

“Los escenarios futuros que fueron modelados con este trabajo pueden funcionar para guiar las políticas de mitigación a nivel nacional”, abundó la investigadora.

Miguel Martínez Ramos, también investigador del IIES en la capital michoacana, apuntó que “se encontró que la región podría capturar 8.48 Pg C (petagramos de carbono, que equivale a mil billones de unidades), lo que corresponde a una recaptura total de 31.09 Pg C. Esto equivale al total de las emisiones de carbono de procesos industriales y uso de combustibles fósiles que emitió toda América Latina y el Caribe de 1993 al 2014”.

Los resultados sugieren que si se permiten los procesos naturales de regeneración en las selvas secundarias de la región, se origina un proceso de mitigación del cambio climático, que no requiere de una inversión en reforestación o mantenimiento de los bosques.

Lo anterior puede traer otros beneficios ambientales como la regulación hidrológica, la conservación de la biodiversidad y el abastecimiento de productos forestales no maderables para las poblaciones locales. Así, los bosques tropicales secundarios pueden jugar un papel que no había sido considerado antes en la mitigación del cambio climático global.

Los escenarios de este trabajo consideraron no poner en riesgo la suficiencia alimentaria ni la subsistencia de agricultores y ganaderos.

El estudio multinacional encontró que la regeneración de selvas secundarias sirve para almacenar activamente carbono. Brasil, Colombia, México y Venezuela son los cuatro países que más aportan a la captura de carbono en la región, con un 95 por ciento.

Puntos relevantes y resultados

Los objetivos de la investigación fueron estimar y modelar áreas de selvas tropicales secundarias de uno a 20 años de edad y de 20 a 60, en América Latina, así como realizar una proyección a cuatro décadas (2008 a 2048) del almacenamiento que realizan estos ecosistemas por país, asumiendo que los árboles sobrevivirán y se regenerarán.

Los principales resultados revelaron que las selvas secundarias jóvenes (de uno a 20 años) almacenaron en 2008 el 18.3 por ciento de carbono, y los bosques maduros (de 20 a 60) capturaron el 65.1 por ciento.

El estudio provee un mapa con la edad respectiva de cada selva, el potencial de almacenamiento para bosques de uno a 60 años, así como un modelo de 40 años (2008-2048), con una resolución de 500 metros.

El modelo muestra, asumiendo que se conserven los bosques secundarios en la región, que en cuatro décadas serían capaces de capturar el carbono equivalente a las emisiones de carbono de procesos industriales y uso de combustibles fósiles que emitió toda América Latina y el Caribe entre 1993 y el 2014.