14 junio, 2016

Los padecimientos cardiovasculares son la causa número uno de muerte en el mundo y en México, el infarto al miocardio es la segunda causa de muerte, expuso la Dra. Simone Sato, Vicerrectora de Ciencias de la Salud de la Universidad del Valle de México, durante la inauguración del Simposio Internacional de Cardiología de UVM; evento encabezado por el Dr. Marcus Vinicius Bolivar Malachias, Presidente de la Sociedad Brasileña de Cardiología.

Con la participación de especialistas de la Sociedad Brasileña de Cardiología y de la Sociedad Mexicana de Cardiología, el Simposio se realizó en el Campus Sur-Sede Coyoacán. Se dictaron conferencias magistrales sobre las principales enfermedades cardiacas que afectan los sistemas de salud en el mundo: hipertensión resistente, hipercolesterolemía familiar, reanimación cardiopulmonar, cirugía de corazón, entre otras.

El Dr. Marcus Vinicius Bolivar, Presidente de la Sociedad Brasileña de Cardiología explicó en conferencia magistral que a pesar de los avances médicos, la hipertensión arterial es una enfermedad que afecta a por lo menos el 30 % de la población mundial. Puntualizó que el alto consumo de sal y alcohol, así como el tabaquismo, la obesidad, la diabetes y el estilo de vida sedentario, inciden de manera importante.

Respecto a la hipertensión resistente, el Dr. Vinicius explicó que este padecimiento se define como la presión arterial que permanece por encima del objetivo recomendado, a pesar de la utilización de fármacos e incluso cuando se controla la presión arterial.

Abundó que algunas de las causas de este padecimiento son el uso indebido de medicamentos y principalmente la medida incorrecta de la presión arterial; la causa secundaria es la apnea del sueño (trastorno respiratorio durante el sueño).

l Presidente de la Sociedad Brasileña de Cardiología advirtió que las consecuencias son graves y pueden generar en los sujetos que lo padecen accidente vascular cerebral, infarto al miocardio, insuficiencia cardiaca o la muerte súbita. “Se trata de un padecimiento que resta 6 años de vida a las personas”, señaló el especialista.

La falta de conocimiento sobre la enfermedad, la mala relación médico-paciente, los efectos secundarios de los medicamentos, la complejidad del tratamiento y los costos de los medicamentos, son algunos de los factures que influyen para ocasionar un tratamiento inadecuado de la hipertensión resistente. El 90 % de la hipertensión tiene causas hereditarias, sólo 3% de los casos tienen causas específicas que pueden ser identificadas y tratadas con oportunidad.

Aunque la prevalencia exacta no se ha establecido aún, se estima que la hipertensión resistente afecta entre 12 y 15 % de los individuos con presión arterial alta.

Los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) en el periodo de 2003-2008, mostraron que 12.8 % de los pacientes hipertensos que toman fármacos antihipertensivos en los Estados Unidos tenía hipertensión resistente.

Vinicius resaltó que sólo 1 % de personas que tienen hipertensión arterial resistente son diagnosticados, por lo que es indispensable anunciar a la población sobre la necesidad de tratarla con oportunidad.

El Dr. Marcus Vinicius Bolivar Malachias concluyó su participación con la frase “La cura, muchas veces no es una cuestión de tiempo pero sí de oportunidad”.

Al Simposio Internacional de Cardiología también asistieron el Dr. Sergio Timerman miembro de la Sociedad Brasileña de Cardiología, el Dr. Erick Alexanderson, Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología; invitados de la Asociación Mexicana de Escuelas de Medicina, Asociación Mexicana de Simulación Clínica y la Asociación Latinoamericana de Simulación Clínica; así como más de 300 estudiantes de la Escuela de Ciencias de la Salud de los Campus de UVM Texcoco, Querétaro, Chapultepec, Lomas Verdes, Coyoacán, San Luis Potosí y Zapopan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *