Daily Archives: 12 julio, 2016

70% de los mexicanos no ahorra, lo que hace necesario fortalecer la educación financiera entre la población

En México 70% de la población no ahorra debido a que no existe educación financiera, expuso el Actuario Giaco Abundiz en la conferencia “El arte de saber gastar” que ofreció en el Centro Ejecutivo de la Universidad del Valle de México.

Como parte del programa de capacitación continua la Universidad del Valle de México, en coordinación con el banco HSBC México, organizó esta conferencia, en la que Gianco Abundiz explicó que la educación financiera se basa en objetivos simples y uno de ellos es aprender a “gastar con base en lo que ganas”.

Para formarse una cultura del ahorro es necesario categorizar los gastos, es decir, considerar aquellos indispensables como vivienda y alimento; hacer una planeación de presupuesto, llevar una bitácora de los gastos fijos diarios, y ponerse metas financieras, tales como pagar las deudas, comprar una vivienda o ahorrar para un viaje. “Este es el mejor instrumento de administración”, aseguró Abundiz.

Agregó que los créditos son una excelente opción financiera cuando se tiene la cultura de “saber gastar”. El crédito patrimonial (para obtener una casa) y el productivo (para emprender un negocio) son favorables y necesarios para construir una estabilidad; en relación al crédito de consumo, advirtió que es el de mayor riesgo ya que normalmente se utiliza para llevar un estilo de vida, lo que en ocasiones provoca que se dispare una deuda imposible de pagar.

El especialista señaló que sólo 5% de las personas que llegan a un grado de endeudamiento es por necesidad, pues frecuentemente los individuos se dejan manipular por el impulso de compra. Gracias a los estímulos que provoca la mercadotecnia, las personas compiten y se auto-manipulan con el fin de obtener “un nivel de vida” deseado, que no lleva a “la calidad de vida”. En cambio, comentó, si las personas mantienen finanzas sanas consiguen la “calidad de vida” que pronto los llevará a obtener “el nivel de vida” que anhelan.

Por otro lado, indicó que es necesario que las personas prospecten su futuro y consideren su jubilación.

Abundiz manifestó “el impacto económico de las pensiones derivadas del seguro social es terrible, hoy en día el seguro social no tiene dinero suficiente para solventar esta deuda, es por ello que la nueva ley del seguro social del 97, establece que las nuevas generaciones son responsables de su propia jubilación”.

Esta disposición tiene un impacto positivo en la economía del seguro social, sin embargo, quienes se rigen bajo esta ley, sólo recibirán una pensión de entre 12 y 15% de su salario, por lo que aconsejó realizar aportaciones voluntarias a la cuenta de AFORE para obtener una pensión mayor. “Esta es una de las mejores alternativas de inversión para la jubilación”, afirmó.

El especialista en educación financiera indicó que algunas de las acciones que se deben considerar para fomentar la cultura del ahorro son: mayor difusión sobre los beneficios de realizar aportaciones voluntarias, por parte de las AFORE; que el gobierno genere un incentivo fiscal mayor al que existe, con el fin de que la población conciba el beneficio del ahorro en el corto plazo y, en el caso de las instituciones educativas, incluir la materia de educación financiera en la currícula, sin importar la carrera que se curse.

“Cada quién es responsable de su jubilación y es necesario establecer metas financieras oportunas pero lo más importante es convertir en hábito la cultura del ahorro” concluyó el actuario Gianco Abundiz.

Requieren adultos mayores políticas dirigidas al acompañamiento en la vejez

Los adultos mayores en México carecen de protección social para llegar a esa etapa de la vida con salud debido a que las políticas públicas y los programas dirigidos al acompañamiento de la vejez son escasos, advirtió la maestra en ciencias María Fernanda Carrillo Vega, investigadora del Departamento de Epidemiología Médica del Instituto Nacional de Geriatría.

La especialista –quien acudió en representación del doctor Luis M. Gutiérrez Robledo, director general de dicha institución, a la sesión de Disertaciones temáticas: El espejo de los abuelos– dijo que no existe una cultura del envejecimiento en México, un tema no prioritario a pesar de que cerca de 15 por ciento de la población es mayor de 60 años, casi el doble respecto de la situación de hace cinco años, cuando representaba entre ocho y nueve por ciento.

Más de la mitad pertenece al sector femenino, que registra una esperanza de vida un poco más elevada por cuestiones biológicas y sociales que el masculino, sostuvo al participar en la mesa moderada por el doctor Enrique Casillas Aceves, egresado de la Maestría en Medicina Social.

Casi 35 por ciento de ese segmento es económicamente activo, es decir, posee la capacidad de desempeñarse laboralmente; además aporta experiencia desde el punto de vista intelectual, constituyendo un grupo social clave en los planos social, político y económico del país.

La doctora María del Consuelo Velázquez Alva, investigadora del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco, expuso que en el siglo XXI se vislumbra el aumento de una población envejecida y países como México no están preparados para atenderla.

Nunca antes en la historia de la humanidad hubo ni habrá tantos seres humanos mayores de 60 años con una esperanza de vida que rebase los 80 años, incluso los cien, alertó.

“En la universidad trabajamos en aspectos nutricionales y en características funcionales de los adultos mayores, ya que esto no debe significar deterioro ni enfermedad. Apostamos al concepto del envejecimiento activo utilizado en Japón y Europa que es un proceso exitoso”.

La doctora Mina Konigsberg Fainstein, académica del Departamento de Ciencias de la Salud de la Unidad Iztapalapa, comentó que el problema no reside en el aumento de la cantidad de personas mayores, sino en comprender las enfermedades que se asocian a la edad avanzada para poder brindar mejor calidad de vida.

“Los científicos están más preocupados por aumentar la longevidad, pero no logran aumentar la salud; como ya se dieron cuenta de que ese no es el camino, ahora tratamos de entender por qué envejecemos y evitar que los últimos diez años de la vida de una persona los viva enferma”, subrayó.

Konigsberg Fainstein, estudiosa del envejecimiento celular, desmintió que los agentes antioxidantes contenidos en cereales, frutas o verduras sirvan para evitar este proceso natural en los seres humanos.

Aun cuando “poseen enzimas que eliminan los radicales libres causantes de enfermedades, el tener menos no garantiza vivir más pues es importante comer alimentos nutritivos: los antioxidantes no son milagrosos”, subrayó.

Durante la mesa convocada por la Coordinación General de Difusión de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) mediante el Programa de Comunicación de la Ciencia, los investigadores destacaron que se trata de una problemática atendida en países industrializados, pero no en América Latina.

Reunidos con jóvenes y colegas en la Casa Rafael Galván, centro de extensión educativa y cultural de la UAM, resaltaron que 93 por ciento de los adultos mayores enfrentan la vejez en sus casas auxiliados por familiares.

http://www.comunicacionsocial.uam.mx/boletinesuam/300-16.html

Mal uso de bloqueadores solares alteran el ecosistema marino

Las altas concentraciones y el uso inadecuado de los bloqueadores solares o filtros ultravioleta (UV) alteran los ecosistemas marinos y gradualmente podrían afectar la salud de las personas, señaló Gabriela Rodríguez Fuentes, investigadora de la Facultad de Química (FQ) de la Unidad Académica de Ciencias y Tecnología de la UNAM en Yucatán.

Ligados a la actividad turística, estos productos de cuidado personal pueden ser de naturaleza orgánica e inorgánica. Los primeros, de tipo aromático, funcionan como una pantalla solar que absorbe la energía de la radiación UV; los segundos, hechos de nanopartículas de zinc y titanio, permiten que la radiación rebote.

“Sin importar su presentación (gel, spray o crema), se ha reportado la capacidad de penetrar la piel y bioacumularse en órganos de consistencia grasosa”, detalló la universitaria.

La oxibenzona, el octil salicilato y el octinoxato, componentes de los orgánicos, perturban el sistema endocrino de algunos peces y producen blanqueamiento de los corales. Además, se ha documentado su presencia en la leche materna y la orina de los humanos.
Aunque no se han encontrado implicaciones consistentes y directas en la salud de las personas, se estudia una posible interacción; mientras tanto, la preocupación real se enfoca en dos planos: las quemaduras frecuentes por el mal uso y la relación significativa Sol-cáncer.

Afectación en peces y corales

Según una investigación, realizada por Rodríguez Fuentes en playas de Cancún, algunos peces como el sargento, cebra, medaka japonés, carpa cabezona y trucha arcoíris presentan alteraciones endocrinas y estrés oxidante al exponerse a concentraciones altas de bloqueadores UV de tipo orgánico.

El organismo de los peces confunde esos compuestos con el estrógeno, lo que provoca que se una a los receptores celulares para esta hormona y altere el funcionamiento celular.

Por ejemplo, explicó, “para que la producción de vitelogenina (VTG, proteína precursora de la formación del huevo) se active, es necesaria la presencia de estrógenos. En las hembras de peces tropicales es común hallar la VTG antes de la época de reproducción”.

Los machos también cuentan con el gen VTG, pero carecen de las concentraciones específicas de estrógeno para iniciar su síntesis. No obstante, “al entrar en contacto con los protectores UV, su organismo también confunde a la supuesta hormona y puede activar su sistema de reproducción, que es específico de las hembras”, subrayó.

Derivado de ello, de manera paulatina se modificaría la dinámica de la población: “existirían machos no tan machos, así que no habría con quién aparearse”.

Al igual que las plantas, los corales necesitan luz solar para la fotosíntesis. Estudios citados por la universitaria revelan que los compuestos de los bloqueadores se comportan como capas protectoras que pueden alojarse sobre esos organismos e interferir con la absorción adecuada de la luz. “Esto produce radicales libres y disminuye la fotosíntesis, lo que provoca el blanqueamiento y la muerte del coral.

La cultura del uso adecuado

Según los dermatólogos, para que los protectores solares funcionen de forma adecuada deben aplicarse media hora antes de entrar al agua, y repetir su uso cada dos horas en cantidades considerables (el tamaño de una manzana pequeña). Se debe cubrir desde la cara hasta los dedos de los pies, incluidos orejas y tobillos.

“Aunque la concentración de filtros UV en las cremas solares es alta (aproximadamente 10 por ciento), aplicarlas apropiadamente podría reducir el impacto en los ecosistemas acuáticos al disminuir su transferencia al agua, y nos protegerían mejor”, afirmó.

En la actualidad, estos productos existen como una mezcla que incluye hasta siete distintos protectores orgánicos e inorgánicos, y su factor de protección alcanza 120.

No obstante, “por ser de cuidado personal carecen de regulaciones sólidas ambientales. Ni en Europa ni en Estados Unidos son sometidos a pruebas tóxicas estrictas como sucede con un fármaco, por lo que ninguno es totalmente seguro y constituyen un nuevo grupo de contaminantes emergentes que hay que seguir estudiando para determinar su impacto en la salud humana y los ecosistemas”, concluyó.