27 julio, 2016

La calidad es una forma de trabajo que distingue a la Universidad Veracruzana (UV), aseveró la Secretaria Académica Leticia Rodríguez Audirac al precisar que lograr el reconocimiento de calidad de sus programas educativos (PE) representa un esfuerzo mayor por las dimensiones de la institución, por su desconcentración y por el número de estudiantes que atiende.

La institución imparte 314 programas educativos, entre técnico superior universitario, licenciatura y posgrado, en las cinco regiones universitarias y en las cuatro sedes de la Universidad Veracruzana Intercultural, sistemas escolarizado y abierto, informó Rodríguez Audirac.

Un total de 174 programas son de licenciatura y se ha establecido la meta  que para el 2017  el 100 por ciento de los estudiantes  matriculados curse sus estudios en programas de calidad reconocida a nivel nacional, detalló.

La Secretaria Académica afirmó que al 30 de junio, y considerando únicamente los 156 programas educativos evaluables, los programas reconocidos por su calidad suman 112, equivalentes al 72 por ciento del total. El resto de los programas se encuentran en proceso de preparación para la realización de las evaluaciones en el segundo semestre de 2016 y en el 2017.

En cuanto al número de estudiantes que se atienden en los programas educativos evaluables, el indicador resultante muestra que el 86 por ciento de ellos están matriculados en programas de calidad reconocida.

El esfuerzo de la institución se puede dimensionar cuando se ejemplifica con la acreditación de los PE de Contaduría, refirió, “ya que se deben acreditar 10 programas, cinco en sistema escolarizado y cinco dentro del Sistema de Enseñanza Abierta (SEA), igual ocurre con los de Medicina, esto es lo que hace distinto el esfuerzo comparado con otras universidades”.

Los reconocimientos de calidad son otorgados por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior, A.C. (COPAES) y los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), inclusive algunos programas están reconocidos por ambos organismos.

En el caso de CIEES, estos Comités otorgan tres niveles, siendo el nivel uno el que representa el reconocimiento de calidad a nivel nacional.

Por otro lado, la administración federal estableció que las acreditaciones y las evaluaciones realizadas por ambos organismos son equivalentes, es decir, que si un programa educativo obtiene la acreditación de COPAES o alcanza el nivel uno en la evaluación de CIEES,  logra el reconocimiento de calidad, por ello se ha incrementado el número de programas con esta condición.

La funcionaria destacó que el mayor beneficio de obtener estas acreditaciones se manifiesta directamente en los estudiantes, “al otorgarles la certeza de que cursan sus estudios en una institución que está procurando y atendiendo las mejores condiciones para el desempeño de cada actividad, sea trabajo en el laboratorio, en el salón de clase, el equipamiento y la formación de los profesores; estamos permanentemente en un trabajo para asegurar la actualización de los académicos y el equipamiento e instalaciones adecuadas”.

En ese sentido, los planes de estudio están en permanente actualización y revisión, buscando la correspondencia con la atención de necesidades sociales y problemáticas del entorno que los universitarios, como profesionistas, deberán resolver.

La certeza se amplía al hecho de que, como egresados, pueden aspirar a evaluaciones externas para obtener reconocimiento como puede ser el examen de egresados del Ceneval o participar por el ingreso a un posgrado en las mejores universidades.

Por otro lado, uno de los beneficios que impacta directamente a la máxima casa de estudios es el hecho de que para el otorgamiento de recursos financieros a las universidades, la Federación establece el cumplimiento de indicadores relacionados con la calidad de sus programas, lo que permite concursar por mayores recursos al tener más programas acreditados, apuntó Rodríguez Audirac.

Al respecto, José Antonio Hernanz Moral, responsable de la Dirección General de Desarrollo Académico e Innovación Educativa (DGDAIE), recalcó la importancia de la evaluación por pares académicos de los programas, ya que genera además la creación de un plan de mejora.

“Esto nos ayuda a crecer de una forma ordenada y razonable”, dijo, “ya que a veces pensamos que la evaluación supone un castigo, pero sólo se puede mejorar cuando te están evaluando”.

El Programa de Trabajo Estratégico 2013-2017 “Tradición e innovación”, en dos de sus tres ejes contempla la innovación académica con calidad y la presencia en el entorno con pertinencia e impacto social, por ello tiene la responsabilidad responder a las necesidades sociales.

En ese sentido, el reto de todas las instituciones educativas, más aquellas que operan con recursos públicos, es otorgar una educación de calidad y pertinencia social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *