Daily Archives: 16 agosto, 2016

Banco Santander, la UNAM y FUNED, apoyarán a estudiantes para cursar posgrados en universidades de diversos países

El Presidente del Consejo de Administración de Banco Santander en México, Marcos Martínez Gavica, el Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, y el Presidente de la Fundación Mexicana para la Educación, la Tecnología y la Ciencia (FUNED), Carlos Rojas Mota, signaron el convenio de colaboración para la puesta en marcha del Programa de Becas “Líderes en Desarrollo UNAM-Santander-FUNED”.

Mediante el programa “Líderes en Desarrollo” se ayudará a 80 estudiantes sobresalientes de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) con apoyos económicos, clases extracurriculares de inglés y matemáticas, o bien, cursos en línea sobre exámenes de admisión estandarizados y apoyos logísticos para que puedan ser aceptados y cursar un posgrado en alguna de las 200 mejores universidades extranjeras y ser parte de 100 de sus mejores programas.

Marcos Martínez Gavica, explicó que el objetivo del convenio y el programa, es ayudar a que los alumnos que se van al extranjero se preparen mejor; a ellos, comentó, además de realizar sus tareas académicas con excelencia, se les pide comprometerse a llevar a cabo actividades extracurriculares que complementarán su formación.

En el evento también se ratificó la relación de 14 años entre Santander y la UNAM, institución que ha actuado como aliada fundamental para cumplir con la principal misión del compromiso social de Banco Santander: impulsar la educación superior en el país.

“La comunidad universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México ha sido parte fundamental de nuestros programas de movilidad nacional, internacional y de investigación, con los que hemos buscado que los beneficiarios de éstos puedan abrir sus horizontes, vivir nuevas experiencias y llevar muy en alto el nombre de México”, comentó.

En tanto, el presidente de FUNED, Carlos Rojas Mota, expuso que desde 1993 su organización ha apoyado a cerca de cuatro mil jóvenes para que sean aceptados en las mejores universidades del mundo y se conviertan en líderes de México.

Además, celebró el trabajo conjunto con la UNAM, a fin de incidir en el activo más importante que tiene México: sus jóvenes.

Por su parte, Enrique Graue comentó que “en el mundo global de hoy, las universidades deben ser el puente que una al conocimiento, la ciencia y la innovación, con las necesidades sociales, culturales y económicas del entorno en que se desarrollan y al que se deben”.

En la firma del convenio también estuvieron el presidente del Consejo Directivo de Fundación UNAM, Dionisio Meade; la directora ejecutiva de la misma fundación, Araceli Rodríguez; la directora ejecutiva de FUNED, María Elisa Rojas Coello, así como el director de la FCA, Juan Alberto Adam Siade; y el director ejecutivo de Santander Universidades y director general de Universia México, Arturo Cherbowski Lask.

Desarrollan politécnicos detector de mentiras biométrico

Con el propósito de apoyar las labores del sistema de procuración de justicia nacional, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un sistema experto que determina la veracidad de una narración de hechos basados en analizadores biométricos.

Este sistema es capaz de analizar tres señales biométricas para detectar micro expresiones: voz, movimiento ocular y ondas cerebrales. El resultado se analiza en una red neuronal que fue previamente entrenada con 150 personas, quienes contestaron aleatoriamente siete preguntas con respuestas falsas y verdaderas.

El proyecto desarrollado por David Ahuatzin Blancarte Lagunas, Juan Antonio Jiménez García y Jesús Ricardo Licona Muñoz, egresados de la Escuela Superior de Cómputo (Escom) y asesorados por el investigador Rodolfo Romero Herrera, va encausado a apoyar las labores del Ministerio Público en el ámbito de testimonios y denuncias.

Los estudiantes explicaron que las ondas cerebrales se detectan a través de una diadema con 14 electrodos que censa tres factores: emoción, parpadeo y posición del rostro, posteriormente el sistema experto realiza el análisis e identifica las micro expresiones que delatan una mentira.

Otro factor biométrico importante es la voz, cuando una persona miente genera estrés y como reflejo inconsciente produce ciertas vibraciones en la laringe que crean frecuencias de entre 8 y 12 Hertz, inaudibles para el oído humano, pero detectables para el sistema experto.

El movimiento ocular se graba con una cámara de amplio zoom óptico (57x) que durante toda la narración va determinando la posición del iris y se basa en la programación neurolingüística que indica que si un sujeto diestro mira a la derecha al responder miente y en caso de que el sujeto fuera zurdo, sería a la izquierda.

Luego de la explicación de los hechos, todos estos parámetros son analizados por el sistema que identifica los índices de mentira y los de veracidad en un determinado lapso. En caso de encontrar más mentiras que verdades al finalizar el relato, existe mayor probabilidad de que el sujeto haya mentido.

Los zurdos, un grupo aún discriminado

En algunas culturas emplear la mano izquierda es augurio de mala suerte y quienes tienen esta proclividad son discriminados no sólo por la sociedad, sino por su familia. Sin embargo, esto es parte de la naturaleza y no debe generar rechazo, afirmó Laila Yunes Nicolau, precursora del concepto zurdo como objeto de investigación, en el seminario de Pedagogía Universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Entre el 10 y 13 por ciento de la población a nivel mundial son siniestros (se les denomina así en contraposición al término diestro) y en México hay 13 millones, aseguró en el marco del Día Internacional del Zurdo, que se conmemora cada 13 de agosto desde 1976.

Aunque se trata de un tema tabú que persiste en pleno siglo XXI, es una característica consignada desde la antigüedad en diversos personajes, tanto míticos como reales. Un ejemplo es Huitzilopochtli, el dios azteca de la guerra, cuyo nombre significa ‘colibrí zurdo’ (huitzi, picaflor, y opochtli, opuesto); otro es Neil Armstrong, quien en 1969 pisó por primera vez la Luna con el pie izquierdo, comentó la investigadora.

En la naturaleza

El cerebro tiene dos hemisferios: el derecho, que rige los movimientos de su contraparte corporal, e interviene en el arte, la creatividad, la música, la imaginación, la perspicacia, la intuición, los sueños, la hipnosis y lo espiritual, entre otros, y el izquierdo, que dirige el costado opuesto y controla habilidades relacionadas con los números, los negocios, la redacción, el lenguaje, la razón, la ciencia, el ajedrez, la analítica y la objetividad.

Así, destacó Laila Yunes, hay zurdos en todos los niveles: visual, auditivo, manual e incluso podal (enfocan, escuchan y patean con el lado contrario al empleado por la mayoría). No hay diestros al 100 por ciento; no obstante, quienes son predominantemente siniestros  enfrentan adversidades en su entorno, desde familiares, escolares y de salud, hasta sociales y religiosas.

La más común es que los obliguen a redactar con la mano derecha, pero en casos extremos, como en las zonas rurales de la India, no se admiten nueras con esta característica por ser de mal presagio, y en Japón no se permiten casamientos con estas personas.

En ocasiones, si estos sujetos son forzados a ir contra su naturaleza pueden sentirse contrariados, lo que merma su autoestima y productividad, dijo Yunes Nicolau.

En la Constitución

Las instituciones nacionales que avalan los derechos humanos anteponen lo dicho en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual establece, en el artículo 1 párrafo 3 de las garantías individuales: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, capacidades diferentes, condición social y de salud, religión, opiniones, preferencias, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de la persona”.

Sin embargo, apuntó Yunes, no podemos quedar plenamente satisfechos con esta norma si no incluye la palabra lateralidad, que determina la preponderancia por el uso del lado fuerte del cuerpo, concluyó.