20 octubre, 2016

Un enfoque de mejora continua en la que el individuo aprende diariamente de las personas con las que trabaja, porque “la experiencia es la esencia del buen trabajo”, fue lo que Ritsuo Shingo transmitió en su visita a la Universidad de Monterrey.

El presidente de Institute of Management Improvement, acompañado de Kenneth Snyder, director ejecutivo de Shingo Institute de la Universidad de Utah, impartió la conferencia “Road to enterprise excellence” el pasado miércoles en la Sala Polivalente del Centro Roberto Garza Sada de Arte, Arquitectura y Diseño.

“Lo que describe perfectamente al Instituto es la experiencia: hemos ayudado a pequeñas y grandes organizaciones en las que la mayoría comprueba que la experiencia es la esencia del buen trabajo; yo aprendo día a día de las personas con las que trabajo, y cada día soy mejor”, enfatizó el consultor japonés.

Después del encuentro con estudiantes y maestros universitarios, organizado por la División de Extensión, Consultoría e Investigación de la UDEM, Kenneth Snyder destacó que en México y Latinoamérica lo único constante es el cambio.

El especialista estadounidense en mejora continua estableció que el concepto ideal de líder en la organización implica prepararse para ser capaces de innovar, motivar y adaptarse a las nuevas e inesperadas situaciones que se presentan.

“La excelencia de una empresa nunca se obtiene, es decir, nuestra filosofía es que mejore y mejore a pesar de que las cosas estén saliendo bien; no sé si me doy a entender, pero el paso perfecto nunca existe, consiste en desarrollarse mejor y proyectarse con liderazgo”, expuso.

Para Snyder, este tipo de líder debe orientar el trayecto a seguir, a través de la estimulación, a todas las áreas que conforman un sistema de organizaciones, potenciando al máximo cada una de ellas, a través de la creatividad, la consecución de objetivos y la satisfacción de las necesidades de la empresa.

“Debe siempre tener planes, tener un procedimiento estándar y tener una firmeza organizacional, teniendo que equilibrar la relación grupo-líder”, sostuvo.

El consultor elogió el enfoque de la UDEM de ligar el estudio con el servicio, ya que, afirmó, así se puede llegar a una excelencia operacional, cuando todos y cada uno de los miembros pueden ver el flujo permanente hacia el cliente, al buscar lo mejor para él.

“Esto implica mantener los procesos correctos y utilizar una guía correcta; estos procesos pueden enseñarse debidamente a todos y no depende de opiniones personales; cualquiera puede ir en busca de la excelencia operativa en cualquier ambiente y alcanzarla”, asentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *