29 noviembre, 2016

A pesar de haber avances importantes mediante instrumentos jurídicos, protocolos, tratados y convenios nacionales e internacionales, aún existen resistencias en el tema de la equidad de género, afirmó Iván Eduardo Andrade Rembau, coordinador del Área de Planeación del Instituto Sonorense de la Mujer (ISM).

El egresado de la Licenciatura en Derecho de esta casa de estudios expresó que, en efecto, prevalecen resistencias en diversos ámbitos de la sociedad, pero que por fortuna se observa que hoy el hombre entiende que la perspectiva de género es una política pública del estado mexicano que, como estrategia, impulsa el Plan Nacional de Desarrollo de nuestro país.

Al participar en el Foro ConVIVE sin violencia, organizado por el Programa de Orientación Educativa y Psicológica de la Dirección de Servicios Estudiantiles –en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer–, Andrade Rembau abordó aspectos sobre el empoderamiento económico y los avances en la igualdad de la mujer en el ámbito laboral.

Lo relevante, advirtió, es que «los hombres ya estamos entendiendo ese enfoque en un proceso en el que al ponernos los lentes de género, podemos visibilizar cosas que antes no, como la violencia contra las mujeres». Se trata, puntualizó en el auditorio Astolfo Chavarín del Departamento de Contabilidad, de reducir las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres sin que se violenten los derechos ni el respeto a ambos.

Iván Eduardo Andrade consideró la importancia de entender y sensibilizarse del por qué razón la mujer recibe en el ámbito laboral licencia de maternidad, además de que eliminemos el estereotipo de género en cuanto a que el hombre no tiene competencia para coadyuvar en las actividades del hogar y la familia.

En su intervención dijo que al abordar el enfoque del empoderamiento económico, lo hacía ante el hecho de que las cifras de las mujeres que trabajan son muy altas e, incluso, con labores informales, y señaló que en el campo laboral comienzan a darse cambios favorables para entender cómo se debe respetar a una mujer que trabaja doble jornada y después sigue con los quehaceres del hogar, lo cual exige esfuerzo y dedicación.

Andrade Rembau reiteró que permea cada vez más en la sociedad este tema, y dio a conocer que no cesan los esfuerzos de investigar jurídicamente, con enfoque y perspectiva de género. Por ejemplo, mencionó, el feminicidio está ya tipificado como delito.

Dio referencia a que, entre otros instrumentos jurídicos, tratados y convenios, destaca la Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación (CEDAW, por sus siglas en inglés), que sintetiza el conjunto de derechos que los Estados deben garantizar a las mujeres en materia civil, política, económica y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *