Daily Archives: 15 marzo, 2017

Energías renovables: el 64% de los cibernautas Mexicanos desconoce que el gobierno promueva algún plan que motive sus usos

  • 76% considera que implementar energías limpias en el país sería costoso pero valioso.

  • 48% de los cibernautas mexicanos considera que la reforma energética en México no considera el desarrollo e impulso de energías limpias.

Energías limpias y energía sustentable son conceptos que cada vez escuchamos con mayor frecuencia. ¿Qué tan familiarizados estamos los mexicanos con ellos y sus implicaciones? De acuerdo con el último estudio realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México, 64% de los participantes no conoce algún programa gubernamental ni iniciativa empresarial que promueva el consumo de energía sustentable entre la población. 75% de los participantes reconoce que el consumo de energía eléctrica impacta negativamente al medio ambiente.

Independientemente de lo que se entienda por cada uno de estos conceptos (86% de los cibernautas saben lo que es la energía sustentable y 68% dice entender lo que es la energía limpia), para 76% de los entrevistados es claro que implementar este tipo de energías en nuestro país sería costoso, pero valdría la pena. 20% considera que no sería costoso y también coincide en que valdría la pena. El porcentaje de personas que sienten que implementar este tipo de energías no valdría la pena es realmente mínimo (5%).

Sin embargo, la reforma energética aprobada en este sexenio, no parece haber sido muy clara sobre su impacto en el impulso y desarrollo de energías limpias, ya que solamente la mitad de los cibernautas (52%) considera que este aspecto si se contempla en la reforma. El desconocimiento de las implicaciones de muchas políticas alrededor de las energías limpias y sustentables parece generar una división entre los participantes. Mientras que 56% estaría de acuerdo en que se construyeran centrales nucleoeléctricas en México, a 44% la idea no le agrada.

Entre las energías renovables, la solar es la que se considera más aprovechable dadas las características de los lugares donde habitan los participantes (75%), seguida por la eólica (12%) y la hidráulica (6%).

Por otra parte, la gasolina (energía no renovable) tiene el primer lugar de percepción como contaminante ya que 83% considera que su consumo impacta negativamente al medio ambiente. 54% piensa que el impacto del consumo de gas LP también es negativo, mientras que el gas natural se percibe como menos dañino. 56% opina que el impacto es parcial.

85% reconoce que la generación y consumo de energía es la causa principal del cambio climático y en términos generales se muestran muy dispuestos a adoptar ciertas medidas que favorezcan el medio ambiente, particularmente las que tienen que ver con equipo e infraestructura: colocar focos ahorradores (91%), colocar celdas solares (76%), cambiar a refrigeradores de bajo consumo (76%), poner sistemas de recolección de agua de lluvia (73%). Aquellas actividades que requieren la intervención personal como hacer huertos, usar bicicleta o disminuir el uso del automóvil son menos atractivas (alrededor de la mitad se muestran poco o nada dispuestos a adoptarlas).

Considerando el costo-beneficio, se piensa que son las celdas solares las que más vale la pena instalar (47%), seguido de la colocación de focos ahorradores (19%). Por su parte, la elaboración de huertos es lo que se percibe que vale menos la pena (44%).

60% de los cibernautas considera que lo que hace falta para implementar y desarrollar proyectos energéticos sustentables en México es voluntad política y aunque asignan cierto grado de responsabilidad a los gobiernos y organismos internacionales en el cuidado del medio ambiente y los recursos del planeta, tienen muy claro que el mayor nivel de responsabilidad le corresponde a cada ciudadano.

A pesar de reconocer la importancia que tiene el uso de energías sustentables y limpias, los cibernautas mexicanos se muestran dispuestos a adoptar medidas que no requieren de un esfuerzo personal importante. Será fundamental seguir trabajando en el desarrollo de una cultura ecológica que permita comprender cabalmente el papel que, en lo individual, jugamos cada uno de nosotros.

Metodología: Encuesta aplicada por Internet a 616 cibernautas mexicanos durante el mes de octubre del 2016.

Especie humana se enfrentará a más epidemias causadas por virus

  • Antonio Lazcano impartió la ponencia “Origen y evolución de los virus: una perspectiva molecular”, en la USBI Xalapa, a invitación de la UV y la Academia Mexicana de Ciencias Sección Centro-Sur.
  • El científico mexicano señaló que el virus ARN es responsable de los patógenos más terribles de los últimos 25 años.

Antonio Eusebio Lazcano Araujo Reyes,  científico mexicano especializado en biología evolutiva, advirtió que en los próximos años la especie humana se enfrentará a más epidemias  producidas principalmente por el virus ARN (que usan el ácido ribonucleico como material genético o en su proceso de reproducción) transmitido de los animales a las personas.

Invitado por la Universidad Veracruzana (UV), a través de la Facultad de Biología y de la Academia Mexicana de Ciencias Sección Centro-Sur, destacó que en los últimos 25 años hemos sido testigos de la aparición de patógenos terribles como: la influenza A (H1N1), síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, por sus siglas en inglés), influenza aviar, hantavirus (género que agrupa varios virus ARN que son transmitidos por roedores infectados), Virus de Inmunodeficiencia Humana VIH/SIDA, Virus del Nilo Occidental, Ébola y Zika.

Al impartir la conferencia “Origen y evolución de los virus: una perspectiva molecular”, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y fundador del Laboratorio de Origen de la Vida, se refirió al retorno de patógenos humanos y a la aparición de nuevas enfermedades.

Entre ellas mencionó a la enfermedad de los legionarios,  criptosporidiosis (enfermedad causada por un parásito que vive en la tierra, los alimentos y el agua), Ébola, fiebres hemorrágicas, SIDA, síndrome tóxico.

El investigador Nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) también habló de la aparición de epidemias vivas en las plantas de frijol, cítricos, tomate, caña de azúcar, y las que atacan a los árboles de las ciudades.

“Claramente necesitamos entender la dinámica de evolución de los virus para lo cual requerimos de marcadores evolutivos.”

Al inicio de su ponencia en la sala de videoconferencias de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI), la cual fue presenciada por estudiantes, académicos e investigadores de las regiones de Orizaba-Córdoba y Poza Rica-Tuxpan, dijo que a los virus se les identifica como patógenos, de hecho la palabra virus proviene del latín “veneno”.

En el origen de la vida, los virus tienen una tradición muy antigua que se remonta a finales del siglo XIX y principios del XX, en donde las personas empezaron a jugar con la idea de que si los virus son muy pequeños y se multiplican “tal vez pudieran ser las primeras formas de vida”.

Relató que en el laboratorio, él y su equipo de trabajo se dieron cuenta de que había un gran número de secuencias de genomas virales que podían ser analizados con una perspectiva evolutiva.

“Eso explica el motivo de esta charla”, manifestó el especialista, quien se ha destacado por diversas publicaciones y reconocimientos nacionales e internacionales.

En los últimos años nos hemos dado cuenta que los virus son de las entidades biológicas más abundantes que existen en el planeta, tenemos virus que afectan a los mamíferos como el herpes, así como megavirus o virus enormes que se pueden observar en una amiba a la que están infectando.

Lo anterior indica que la diversidad morfológica y funcional de los virus es mucho mayor a la que estamos acostumbrados a ver, añadió.

Asimismo, explicó que un problema adicional es que solemos pensar que lo simple es muy antiguo, en referencia al tamaño tan pequeño de los virus.

“A pesar de su reputación y su relativa estructura, la mayoría de los virus no son patógenos, también los hay en todos los reinos biológicos y no fueron los primeros seres vivos ni son primitivos, aunque algunos pueden ser muy antiguos.”

Antonio Lazcano destacó que aunque los virus no están vivos, evolucionan por mecanismos comunes a los organismos.

En respuesta a la pregunta ¿por qué vemos más enfermedades y epidemias causadas por virus de ARN?, dijo que aunque son problemas para los humanos, desde el punto de vista de los virus es un éxito absoluto, pues quiere decir que se están expandiendo y encontrando nuevas variantes. Y precisó que no se puede predecir la aparición de nuevos virus porque la evolución es multifactorial.

En la ponencia también estuvieron Clementina Barrera Bernal, directora de la Facultad de Biología, y Margarita Martínez Gómez, presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias  Sección Centro-Sur.

Antonio Eusebio Lazcano Araujo Reyes es egresado de la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde fundó el Laboratorio de Origen de la Vida, anteriormente de microbiología.

Durante más de 35 años ha estudiado el origen y la evolución temprana de la vida por medio del análisis de secuencias de genes y genomas, además es miembro de El Colegio Nacional.

Hoy, más cruenta y evidente la violencia contra comunicadores críticos: académica de la Uam

La violencia contra los comunicadores que ejercen un periodismo crítico es mucho más cruenta y evidente hoy, pues forma parte de un “sistema que limita las libertades ciudadanas, ya sea por medio de legislaciones a modo o por prácticas represivas”, señaló la doctora Reyna Sánchez Estévez, profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En el foro Desinformación de masas e intimidación a comunicadores. Formas de resistencia –convocado por la Coordinación de Extensión Universitaria y la Maestría en Comunicación y Política de la Unidad Xochimilco– la docente expuso que el derecho a la comunicación y expresión no está vinculado sólo al de la información, ni tampoco a la concepción mediática y mercantil que implica tener una, dos o tres cadenas de televisión.

La especialista en símbolos y representaciones colectivas en los movimientos sociales expuso que se trata más bien de que “exista la libertad plena de saber, de estar enterados de los asuntos públicos, de la posibilidad de investigar y recibir información fidedigna, pero también de producirla y difundirla”.

La académica consideró que también de manera cotidiana son impuestos “nuevas legislaciones, cambios constitucionales, reglamentos que en la práctica vulneran o cancelan las opciones de los ciudadanos para una vida libre y digna”, apuntó.

La doctora Margarita Zires Roldán, del Departamento de Educación y Comunicación, expuso que “en el país hay un proceso de criminalización de las redes sociales digitales por parte de las autoridades”.

Ejemplo de ello fue la detención, en el estado de Veracruz, en 2012, de dos tuiteros acusados de ciberterroristas por la propagación de una serie de comentarios que hablaba de niños secuestrados y ataques que generaron pánico colectivo.

La investigadora indicó que los rumores nacieron como producto de un contexto de criminalidad grave –secuestros, homicidios, balaceras y extorsión– y de desinformación, que convirtieron a las redes digitales en una vía alterna de información para sobrevivir.

En la mesa Cambios en la ecología de la información y del poder, la especialista lo definió como un relato breve en permanente transformación de acuerdo con el contexto cultural y social en el cual circula, ocupando los canales no oficiales; el rumor pone en contacto con lo que se dice, con aquello que no es publicado en los medios oficiales de comunicación.

“Para poder circular debe ser verosímil, con una verdad para el grupo que lo pone en movimiento y lo transforma, y esto significa que está de acuerdo con la opinión pública de la comunidad, por lo que también puede ser falso o verdadero”.

Además es importante a nivel psicológico “porque tiene una condición emocional de poder expresar miedos, expectativas, esperanzas”, junto con su función cognitiva, “que involucra la necesidad de interpretar y dar sentido a una situación innombrable y confusa como lo que viven Veracruz, Tamaulipas y muchos otros lugares de la República Mexicana”.

El rumor, aparte de sus dimensiones cultural, política, emocional y cognitiva, “es un campo de lucha con una vía alterna de información, de creación de un lazo social y de resistencia, pero también con una ruta de manipulación informativa”. Es decir, abundó la investigadora, brinda un horizonte de interpretación de la realidad que “genera acciones individuales y colectivas”.

Ignacio Rosaslanda, del colectivo masde131.com, presentó el video El rumor en Neza, en 2012, que paralizó a la población durante tres días ante la difusión de noticias que hablaban de saqueos, balaceras y asesinatos.

El trabajo expone la campaña para propiciar la militarización de la zona y evitar posibles actos de estallido social en un área caracterizada por la precariedad y requerida de control social, para desarticular sus organizaciones.

Los trabajos del Foro Desinformación de masas e intimidación a comunicadores. Formas de resistencia, coordinados por la doctora Guiomar Rovira Sancho, del Departamento de Educación y Comunicación, fueron inaugurados por la doctora Patricia Alfaro Moctezuma, rectora de esa sede académica.

 

 

Con semilla de tamarindo, desarrollan en la UNAM espuma biodegradable que podría sustituir al unicel

Mientras que el poliestireno expandido tarda cientos de años en biodegradarse, la creación de los universitarios tardaría entre dos y tres meses

 

A partir de las semillas de tamarindo, Alfredo Maciel, científico del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la UNAM, en colaboración con Abel Humberto Cortés Arce, de la Facultad de Química (FQ), maestro en Ciencia e Ingeniería de Materiales, desarrolla una espuma biodegradable que podría sustituir al poliestireno expandido o unicel, material plástico espumado, derivado del poliestireno.

El unicel, que se utiliza en la elaboración de vasos y platos desechables, entre otros objetos, tarda cientos de años en biodegradarse; en cambio, la creación de los universitarios no ocuparía mucho tiempo en los depósitos de basura, pues a la intemperie hongos y bacterias tardarían entre dos y tres meses en comérsela.

Como resultado, “se generarían agua y dióxido de carbono, pero no lixiviados (líquidos resultantes de un proceso de percolación de un fluido a través de un sólido) que al llegar a los mantos freáticos contaminan las aguas”, aclaró Maciel.

Generar espumas permanentes no es fácil. Las espumas del mar, del baño diario y del lavado de ropa son de muy corta vida. Maciel y Cortés Arce hicieron una más estable, que puede resistir una carga mecánica.

 

A partir de las semillas del tamarindo

México produce 39 mil toneladas de tamarindo al año, y una tercera parte de este fruto son semillas, de las cuales se desechan unas 12 mil toneladas, mientras que en otros países, como la India, se aprovechan como alimento para el ganado.

Las semillas de tamarindo contienen mayoritariamente un polisacárido (polímero) hecho de glucosa (monómero), como los almidones. A este polisacárido los universitarios le injertaron químicamente acrilato de etilo, un monómero (polimerizado por sí solo es como un hule), y así produjeron un copolímero constituido por los dos monómeros: el acrilato de etilo y la glucosa.

“Según el porcentaje de acrilato de etilo que injertemos al polisacárido de las semillas, el copolímero resultante presenta determinadas propiedades mecánicas: a mayor porcentaje es más suave y flexible; a menor porcentaje, más rígido y resiste más carga mecánica, pero al rebasar su resistencia mecánica se vuelve más frágil y se rompe”, explicó Maciel.

La espuma desarrollada en la UNAM podría servir para sustituir el poliestireno expandido en la elaboración de vasos y platos desechables, pero también de empaques para aparatos electrodomésticos y equipo científico, paneles de anuncios, aislantes térmicos para la construcción, cajas de pescado o neveras para el transporte de vacunas. Su ventaja es que, una vez desechada, tardará sólo tres meses en biodegradarse en condiciones de humedad del medio ambiente.

Los universitarios ya disponen de la espuma biodegradable como un producto caracterizado a nivel laboratorio, el siguiente paso es escalar su producción a nivel industrial; con este fin ya diseñan un procedimiento óptimo como tema de tesis de licenciatura de Ramsés Gutiérrez, alumno de la FQ.

“Una empresa está interesada en sustituir el poliestireno de los paneles que fabrican con nuestra espuma biodegradable, cuyo uso en México no compite con los alimentos, como en el caso de las espumas hechas con harina de trigo”, indicó Maciel.

 

Laminado no espumado

Antes de llevar a cabo este proyecto, Maciel, en colaboración con Alicia del Real y Daniela Wallander, maestras en Ciencias, desarrolló un laminado no espumado al que se le puede dar la forma de productos desechables, como vasos y platos para fiestas, ya protegido con una solicitud de patente.

Igual que la espuma biodegradable, una vez seco, este laminado espumado, moldeado a partir de un medio acuoso, ya no se disuelve en agua, ni con los disolventes comunes: acetona, tolueno, benceno o tíner.

“Los vasos y platos hechos con este laminado pueden contener cualquier líquido y alimento, y desecharse sin ningún problema, porque los hongos y bacterias que están en el ambiente los degradarán”, aseguró.

Otro proyecto que se encuentra en compás de espera son listones para regalo biodegradables, ya sea con poli (ácido láctico) o con el polisacárido de las semillas de tamarindo. El objetivo sería determinar cuál de los dos es el que les daría más brillo para que tuvieran un terminado más atractivo”.

Los listones comerciales se hacen con la mezcla de dos polímeros hermanos que no se llevan bien (polipropileno y polietileno); no se unen en una mezcla homogénea porque no hay miscibilidad (propiedad de algunos líquidos para mezclarse en cualquier proporción, formando una disolución) entre ellos. Por eso, a pesar de ser tan brillantes, se les nota la porosidad.

El polietileno permanece en forma de bolitas dentro del polipropileno y genera porosidad cuando este material se estira, y las bolitas de polietileno se desprenden de la matriz de polipropileno en la que se encuentran inmersas.

Al producir los listones, estos dos polímeros se funden, se mezclan, se colorean y se estiran o alargan en estado fundido para que queden brillantes, concluyó.