Daily Archives: 18 abril, 2017

Ser policía en México: ¿qué rol asume la sociedad?

Se confirma una clara fractura entre la sociedad y la policía, evidenciada entre otras cosas por un prejuicio social primordialmente negativo hacia prácticamente cualquier ámbito del quehacer policial. Al mencionar la palabra “policía”, 35% de los entrevistados la asocia con corrupción, 13% con inseguridad y 19% con otras características negativas como miedo, ineficiencia, desconfianza y prepotencia. Los propios policías reconocen que los ciudadanos los miran con desconfianza y perciben un alto nivel de corrupción e impunidad al interior de las instituciones.

Los problemas que enfrenta el quehacer policial en México trascienden al ámbito institucional; encuentran un importante grado de responsabilidad en la construcción que la propia sociedad ha hecho de la policía y en las contradicciones de la relación que guarda con ella.

Policías y ciudadanos coinciden en que las condiciones en que laboran los primeros no son necesariamente las mejores; el equipo de trabajo como uniforme, bastón, armamento, así como el equipo de protección no se considera adecuado. A pesar de reconocer estas dificultades, los ciudadanos tienden a mostrarse más enojados, frustrados o decepcionados de los policías que solidarios con las situaciones que enfrentan.

Asimismo, que un policía se muestre apático mientras es testigo de una situación de conflicto o delito genera enojo; sin embargo, los ciudadanos creen que el policía no contará con el respaldo de la sociedad en una situación donde haya hecho uso legítimo de la fuerza, e incluso, casi la mitad considera que el agente será acusado por algún organismo de Derechos Humanos.

Conscientes de la necesidad de conocer qué tan enterada y sensibilizada está la población de las condiciones laborales y la calidad de vida de los policías, así como la forma en que se vinculan con ellas, el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México en alianza con el Instituto para la Seguridad y la Democracia A.C. (Insyde), llevaron a cabo el estudio Ser policía en México: ¿Qué rol asume la sociedad?, diseñado a partir de una encuesta a la población mexicana y sesiones de grupo con agentes de distintas instituciones policiales del país.

La mayor parte de los policías entrevistados reconocen haber ingresado a la institución para la que trabajan por necesidad económica, tradición o porque no encontraron otro empleo. Sin embargo, un grupo reconoce que la profesión le apasiona y, sobre todo, le atrae la posibilidad de servir al prójimo. Por su parte, 41% de los ciudadanos entrevistados piensan que las personas se convierten en policías por necesidad económica o por falta de oportunidades laborales (29%), lo que sugiere poca profesionalización y desconfianza.

La corrupción reaparece como una de las principales razones por las que la gente desconfía de la policía (54%), seguido por una percepción de abuso por parte de los policías (28%) y haber tenido malas experiencias en lo personal o que alguien cercano las haya padecido (19%).

A pesar de reconocer que los aspectos más satisfactorios del trabajo de un policía deben estar vinculados con el hecho de que la sociedad reconozca su trabajo (36%), no se observa una amplia disposición por parte de la población para ofrecer este reconocimiento, ni siquiera estando consciente de que el aspecto más difícil del trabajo de un policía es poner en riesgo su vida (37%).

Se registra una muy importante falta de vinculación y corresponsabilidad entre la ciudadanía y las policías. 78% de los entrevistados considera que la policía requiere de apoyo por parte de la sociedad para hacer su trabajo y a la vez el 70% reconoce vincularse muy poco con actividades de participación ciudadana.

Indiscutiblemente, atender los problemas de corrupción, impunidad y falta de preparación es un tema que le compete a sociedad y autoridades. Sin embargo, no basta con profesionalizar a la policía; se requiere también sensibilizar a la población respecto a los límites y alcances de la función policial e involucrarla en un proceso de reconciliación y mutuo entendimiento.

El estudio realizó 700 encuestas telefónicas aplicadas a mexicanos de entre 18 y 65 años de edad que cuentan con línea telefónica en su hogar. Seis sesiones de grupo con policías, hombres y mujeres miembros de distintas instituciones en las ciudades de México; Hermosillo, Sonora; Monterrey, Nuevo León; Puebla, Puebla; Toluca, Estado de México y Villahermosa, Tabasco.

Medios tradicionales de comunicación en severa crisis

Los medios tradicionales de comunicación –televisión abierta, radio, periódicos y revistas– enfrentan una inexorable crisis debido a la falta de credibilidad, innovación, creatividad y a la solemnidad con la que abordan los distintos temas, junto a una agenda informativa limitada y conservadora que menosprecia a la audiencia con contenidos escuetos, consideró la periodista Laura Woldenberg Carabias.

La directora de contenido en Vice México resaltó que han dejado de interesar a los jóvenes por su lenguaje “acartonado y monotemático”, ya que la gente “busca historias frescas con perspectivas y tonos diferentes en los que tenga puntos de identificación”.

Algunos intentan transformarse, pero otros cierran por pérdida audiencia, “al no haber entendido que la sociedad cambia, es abierta y prefiere temas nacionales e internacionales de todo tipo, pues se trata de una generación global e interconectada”, agregó la licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana.

Sin duda “el público no es fácil de atrapar porque es exigente y sabe distinguir la programación engañosa y sin creatividad”, sostuvo la especialista en el Seminario Mediaciones, Narrativas y Artefactos (MeNTe) #CulturasConvergentes. Nuevas prácticas sociales a debate, convocado por el Departamento de Estudios Culturales de la Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Woldenberg Carabias comentó que entre los que se reinventan y emigran a los ámbitos digitales destacan The New York Times y The Guardian, que desarrollan productos alternativos e innovan mediante el uso de tecnologías como la 3D y live streaming.

En la mesa Los medios informativos ante nuevas audiencias y plataformas de comunicación la productora y editora de los canales digitales de esa compañía multimedia afirmó que depender de la publicidad gubernamental compromete la agenda en detrimento de la credibilidad noticiosa.

La tendencia de los jóvenes es hacia las diversas plataformas digitales, desde Facebook a Snapchat –aplicación de mensajería que permite el envío de fotos, videos y dibujos, llamados snap, a uno o más contactos– que son espacios de oportunidades para desarrollar proyectos informativos.

La conductora del espacio Vice News Presenta calificó como periodismo de “inmersión” el trabajo que realizan, en el que un equipo multidisciplinario se involucra con la historia narrada en primera persona, generando empatía con el público. “Este medio ha entendido las necesidades de la juventud y sus pasiones, desde las noticias, los deportes, la moda y la música, hasta temas de género, derechos humanos, igualdad y sexualidad”.

Vice es un medio global, para jóvenes de entre 18 y 35 años, con presencia en 30 naciones, líder en producción y distribución, que se ha expandido hasta convertirse en una red multimedia que tiene una fuente exclusiva de video on line.

Guillermo Guerrero, coeditor de la sección Quien resulte responsable de Milenio diario, afirmó que el desarrollo de la amplitud de la banda en internet, entre 2000 y 2017, ha propiciado un cambio en los medios nacionales y el desarrollo de los digitales.

El comunicador, quien también escribe en la revista Chilango, resaltó que los mass media tradicionales gozan de un peso importante, ya que 56 por ciento de la población cuenta sólo con televisión abierta y 54 por ciento de esa gente está informada a través de sus espacios noticiosos.

En el caso de los impresos, agregó, algunos periódicos han buscado adaptarse a los cambios, pero pocos han logrado resultados positivos, por lo que advirtió que “aquellos que no consigan innovar en los ámbitos digitales tenderán a desaparecer”.

El también colaborador de MVS expuso que se vive una época de exceso de información como producto de las redes sociales, por lo cual es necesario saber distinguir la fidedigna de aquella que se sube a la web y crea manipulación mediática