24 mayo, 2017

Los capitalinos vivimos en un inmenso laboratorio atmosférico. Al igual que en el 2016, se han registrado contingencias ambientales debidas a los altos niveles de ozono presentes en el aire que se respira en el Valle de México.1 Algunas consecuencias indeseables de este aumento de concentraciones son la inflamación de vías respiratorias y el incremento de ataques de asma.

El monitoreo del ozono atmosférico, así como la predicción de su evolución, es un insumo muy valioso para la toma de decisiones cotidiana. A partir de febrero de 2017, la CDMX hizo público un recurso de cómputo  que permite al usuario visualizar el comportamiento de los principales parámetros relacionados con el ambiente del área metropolitana.2 Lamentablemente, las cualidades de este sistema aún se encuentran insuficientemente difundidas por la mayoría de los medios de comunicación tradicionales.

Los parámetros atmosféricos tienen variaciones diarias muy marcadas. La capacidad de predicción precisa de sus valores muy difícilmente puede abarcar más allá de uno o dos días. Se sabe con certeza que los niveles de ozono en las grandes urbes se disparan cuando se conjugan factores tales como temperaturas superiores a los 28 grados, ausencia de humedad, alta radiación solar y escasa presencia de vientos.3 

Los valores de los niveles de contaminación y de las variables meteorológicas pueden visualizarse de manera interactiva, con casi 24 horas de anticipación, haciendo uso del sistema de pronóstico presentado en febrero pasado.

El sistema contiene mapas dinámicos interactivos. Al ingresar a la página http://www.aire.cdmx.gob.mx/pronostico-aire/pronostico-por-contaminante.php se genera automáticamente una animación por zona y por hora de las concentraciones de ozono en el Valle de México en un rango de 24 horas. Las imágenes también ilustran las velocidades de los vientos con flechas que corresponden a sus magnitudes y direcciones. El programa también permite acceder a animaciones de otras variables atmosféricas (como la temperatura y humedad), correspondientes al día subsecuente a la consulta.

El sistema es un ejemplo de unión entre las ciencias básicas y la informática avanzada, con el fin de alcanzar objetivos socialmente pertinentes. Más aún, la comprensión de los fundamentos de operación del mismo constituye una excelente puerta de entrada al área de ciencias naturales, a partir de un problema de enorme importancia. Es oportuno que los comunicadores de los medios electrónicos tradicionales dediquen espacios a la visualización y estudio de estos mapas interactivos, de manera que se contribuya a generar una cultura ambiental ‘de fondo’ entre todos los capitalinos.

Es importante recordar que los creadores del sistema sugieren combinar medidas restrictivas a transportes con la reducción de actividades relacionadas con el uso de solventes y de distribución de gas LP.4 El  análisis riguroso de resultados permitirá, más allá de cálculos políticos y mercantiles, ejecutar medidas que garanticen el control de contaminantes y prioricen la salud de quienes habitamos el Valle de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *