13 julio, 2017

Los periodistas en México son vulnerables mientras no gocen de buenas condiciones laborales, de medidas de protección y de protocolos de seguridad por parte de los medios de comunicación en los que trabajan, señaló la Dra. Mireya Márquez Ramírez, coordinadora de la Maestría en Comunicación de la IBERO.

La académica de la IBERO, quien ha participado en investigaciones relacionadas con agresiones contra periodistas, explicó que los medios de comunicación deben invertir en protocolos de seguridad, entrenamiento y estándares éticos para el trato de los profesionales de la información con sus fuentes, así como en la corroboración de la «información porque información es poder».

“Entre más autonomía y fortalecimiento profesional tiene un periodista es menos vulnerable porque el reconocimiento y legitimación son su protección, así como su baluarte contra las amenazas. Pero un periodista percibido como vulnerable, pobre y desamparado, que trabaja en dos medios y de quien nadie se hace responsable, es más propenso a ser amenazado y a sufrir algún tipo de violencia, ataque o agresión”, explicó Márquez.

Cuatro de 10 periodistas recibieron al menos una amenaza relacionada con su trabajo. Mientras que dos de 10 reportan múltiples amenazas, según la con la Encuesta Nacional de Periodistas Worlds of Journalism-México, realizada por Miriam Márquez, investigadora de la IBERO, y por la doctora Sallie Hughes de la Universidad de Miami, para la cual se consultaron a 377 periodistas.

En lo que va de 2017, al menos siete periodistas han sido asesinados: Javier Valdez Cárdenas, Maximino Rodríguez Palacios, Miroslava Breach y Cecilio Pineda Birto, casos en los que el crimen estuvo relacionado con su actividad periodística; Ricardo Monlui, Filiberto Álvarez Landeros y Salvador Adame Pardo, eventos en los que el móvil del crimen aún no ha sido esclarecido debido a la falta de transparencia de las autoridades encargadas de la investigación y de la corrupción local.

Reporteros Sin Fronteras (RSF), organización internacional de origen francés que defiende la libertad de información, expresó su preocupación al presidente Enrique Peña Nieto por la alarmante situación de seguridad que viven los periodistas en México.

En una carta enviada a Peña Nieto con motivo de su visita a Francia, RSF señaló que la situación de violencia es inaceptable, indigna de un país democrático y, peor aún, no se remonta al pasado inmediato. Según datos de RSF, desde el año 2000 han sido asesinados más de cien periodistas en México. En 2016, al menos 10 reporteros mexicanos fueron asesinados debido a su trabajo.

“Por desgracia, la impunidad es la regla en México. La colusión del crimen organizado con ciertas autoridades gubernamentales del país, así como el hecho de que los políticos no duden en atacar públicamente a los periodistas en lugar de apoyarlos, agravan las presiones que padece el gremio”, señaló Christophe Deloire, secretario general de RSF.

RSF recomendó al presidente de México actuar con firmeza frente a los gobiernos de los estados más peligrosos para los periodistas, en particular Veracruz, Chihuahua, Guerrero, Sinaloa, Michoacán y Tamaulipas, para luchar eficazmente contra la impunidad y fortalecer los mecanismos de protección locales existentes o propiciar que éstos sean creados y garantizar su permanencia.

Además, crear en la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) un área dedicada especialmente a los periodistas que han sido víctimas de agresiones debido a su trabajo.

Ante la violencia que viven los periodistas en México, las comunidades académicas de las Universidades tienen el reto de pasar del discurso de condena a documentar la relación entre las variables que hay en las agresiones, señaló Mireya Márquez Ramírez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *