Monthly Archives: septiembre 2017

Tesis de investigador del IIE, reconocida como la mejor del país

Juan Carlos Sandoval Rivera, investigador del Instituto de Investigaciones en Educación (IIE) de la Universidad Veracruzana (UV), recibirá un reconocimiento por parte del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (Comie), organismo que seleccionó su trabajo doctoral como el mejor del país, dentro del concurso de Reconocimiento Comie a las Tesis de Posgrado sobre Educación, nivel doctorado.

Los herederos de Achaneh: educación intercultural y diálogo de saberes en la documentación audiovisual de prácticas tradicionales sustentables en el sur de Veracruz”, es el título del estudio por el cual obtendrá dicha distinción en noviembre del año en curso, en la ciudad de San Luis Potosí, en el marco del Congreso del Consejo Mexicano de Investigación Educativa.

A propósito de lo anterior, Sandoval Rivera expresó que a principios del presente año sometió su investigación al concurso del Comie sin imaginar que sería elegida la mejor del país.

Sin embargo, reconoció que a través de este estudio –iniciado en 2011 y concluido en 2015, y realizado bajo la dirección de Gunther Dietz– procuró que la parte científica y académica que caracteriza a un proyecto de este tipo trascendiera al ámbito social y aportara soluciones a una problemática propia de una comunidad.

Toda vez que su formación académica y educativa la inició en el área intercultural, pues fue uno de los fundadores de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), donde laboró en la sede Las Selvas ubicada en Huazuntlán, decidió centrar la investigación en un grupo de mujeres de origen indígena y hablantes de lengua náhuatl, dedicadas a la pesca en el municipio de Zaragoza, ubicado en el sur del estado de Veracruz y colindante con las ciudades de Coatzacoalcos y Minatitlán.

El propósito fue hacer un registro y difundir ─con el apoyo de la herramienta audiovisual─ la importancia de esta labor milenaria, sus mitos, riqueza y preservación de la cultura, lengua, conocimientos, identidad y tradiciones, con la utilización de recursos estéticos y artísticos para detonar procesos educativos. Es por ello que se hizo un documental que está articulado al trabajo de investigación.

Lo que hace diferente a esta tesis, dijo, es que parte de la premisa de que la universidad es un espacio creado para generar conocimiento, pero también para resolver algo concreto como problemáticas detonantes en la sociedad.

Detalló que lo curioso de esta comunidad es que las señoras practican dicha actividad mientras sus maridos se dedican a la agricultura, dualidad que ocurre en muy pocas localidades del mundo.

Durante el desarrollo del proyecto y contrario a lo que él esperaba, también impartió un taller denominado “Saberes locales y video participativo”, en el que intervino un grupo de 10 estudiantes de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), originarios de aquella región, quienes motivados realizaron actividades ligadas con la producción audiovisual del documental, el cual tiene una duración de 25 minutos con 26 segundos.

Narró que el resultado fue enriquecedor, pues además de conocer y adentrarse en la filmación, sirvió para que los jóvenes se involucraran en esta labor liderada por las mujeres, que implica introducir la mitad del cuerpo a una laguna o área pantanosa con su respectivo metayahual (red sujetada a un aro para pescar) con el fin de capturar especies como camarones y peces.

Pero no sólo eso, pues además les permitió darse cuenta de las problemáticas ambientales de su comunidad, como la contaminación de los ríos y cuerpos de agua.

“No fue una idea totalmente mía ni académica, sino que se fue transformando a partir de la interacción con las personas, lo que le dio cierta validez en el ámbito comunitario.”

La tesis implicó moverse desde la rigidez académica hasta la pertinencia social, subrayó.

Destacó –dentro de esta práctica– la capacidad de organización y cooperación entre las mujeres, factores que les ha ayudado a generar comunidad.

“Van a la pesca y recuperan proteínas para la alimentación, mientras que los hombres traen a la mesa carbohidratos, por lo tanto la dieta se balancea.”

Los herederos de Achaneh

Según la cosmovisión local, y de acuerdo a lo dicho por mujeres jóvenes y adultas mayores ligadas a esta tradición que dan voz al documental, Achaneh es un chaneque que gobierna la laguna y el pantano, y les proporciona los peces para que ellas y sus familias se alimenten.

Se cree que si las personas tienen bien asentados sus valores, cooperan y participan, Achaneh les otorga los peces.

Por ello, en la antigüedad las pescadoras depositaban sobre una jícara que lanzan a la laguna, una ofrenda conformada por una peineta, listones y manteca de episte (aceite extraído de la semilla de mamey).

A pesar de ser una zona pantanosa y poco accesible para introducirse, ya que habitan especies como cocodrilos y lagartos, estos animales no llegan a dañar a las mujeres, pues se dice que son los perros guardianes de Achaneh, quienes cuidan su casa.

Incluso, se dice que si la persona dedicada a esta actividad es infiel, no puede ir a pescar porque a Achaneh le disgusta la infidelidad y los cocodrilos pueden perseguirla.

Pero si se tiene la conciencia limpia no pasa nada, los cocodrilos se mantienen alejados de las pescadoras, quienes manifiestan un alto respeto por el entorno ambiental y la fauna.

“Los cocodrilos forman parte del ecosistema y no los matan, y de acuerdo a la creencia son los que traen los peces.”

Para concluir, el investigador resaltó que nunca tuvo la esperanza de que algún esquema académico o rígido en investigación educativa fuera a poner los ojos en este trabajo tan diferente, toda vez que en el concurso participaron más de 100 especialistas titulados de doctorado –entre 2015 y 2016– tanto nacionales como extranjeros cuya tesis la desarrollaron en México.

México, Patrimonio Mundial UNESCO

En 1987 la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, nombró seis sitios de México como Patrimonio Mundial de la Humanidad y desde entonces han sido reconocidos muchos sitios, entre los que destaca el campus central de Ciudad Universitaria.

Actualmente, México tiene 34 sitios reconocidos como Patrimonio Mundial de la UNESCO, que lo ubican como el país de América Latina con más sitios.

A nivel mundial, nuestro país se ubica en la sexta posición sólo detrás de Italia, España, China, Francia y Alemania.

Un aspecto esencial para la conservación de estos sitios es el presupuesto.

Es el doctor Carlos Darío Cejudo, especialista en restauración de monumentos y académico de la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

“Es que México tiene una historia prodigiosa.  Desde las épocas precolombinas en adelante.  Los mexicanos han hecho o hemos hecho una cantidad impresionante de edificios esplendidos, desde basamentos piramidales, hasta ciudades completas como Teotihuacán o Monte Albán o Chichén Itzá, en el aspecto precolombino y después todos los edificios coloniales de los tres siglos que duraron la dominación española.  Entonces, a pesar de todo lo que hemos destruido, de allí deriva que la UNESCO nos tenga considerados con treinta y tantos situaciones de estas especiales”.

Un aspecto esencial para la conservación de estos sitios es el presupuesto.

“Desgraciadamente el restaurar no viste a los políticos.  A los políticos lo que les interesa es hacer obras nuevas que se vean, que renombren, pero pues las obras monumentales que forman nuestro patrimonio no tienen tanta visibilidad como las obras nuevas, esa es la desgracia”.

Para que los sitios declarados por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad conserven esta condición, no deben ser afectados o modificados.

Xochimilco es uno de los sitios que enfrentan esta problemática, pues la Delegación ha advertido que está en riesgo de perder la declaratoria de Patrimonio Mundial por la realización de cinco megaproyectos comerciales y habitacionales que impulsa el gobierno de la Ciudad de México.

Para el experto, es necesario educar a las nuevas generaciones sobre el valor que poseen estos sitios.

“Debíamos empezar desde el jardín de niños, a educar a los niños, para que se den cuenta del enorme valor que tiene nuestro patrimonio, que además es lo que nos distingue en el mundo, que forma parte de nuestra manera de ser. No es posible pensar en México sin imaginar la Catedral Metropolitana, por ejemplo”.

En la actualidad, la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO cuenta con mil 52 sitios inscritos, de los cuales 814 son bie

El contenido móvil, esencial para satisfacer las necesidades de los millennials

La generación de contenido móvil de alta calidad resulta esencial para las compañías nacionales e internacionales, al constituir un punto toral en la creación de estrategias mercadologías para atraer y satisfacer las necesidades de los llamados millennials, indica el doctor César Medina Salgado, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La información individualizada, una presentación basada en estímulos visuales, interactividad, localización y llamadas entrantes, y una actualización constante de las redes sociales se han vuelto fundamentales para que las nuevas generaciones se sientan parte vertebral de una marca.

En su artículo “Los millennials, su forma de vida y el streaming“, el académico del Departamento de Administración de la Unidad Azcapotzalco aporta una serie de datos y análisis para comprender mejor la importancia de identificar la configuración del mundo, profundamente influenciado por las nuevas tecnologías.

El especialista señala que en América Latina hay un tercio de la población de entre 20 y 35 años, y las proyecciones prevén que para 2025 este segmento comprenderá 70 por cierto de la fuerza laboral.

Medina Salgado considera que en México el mercado de la telefonía celular está adquiriendo cada vez mayor fuerza, pues de acuerdo con diversos estudios 38.5 millones de usuarios (47.4 por ciento del mercado) usan smartphones y participan en redes sociales –Facebook y Twitter– en un comportamiento que revela a la pantalla como la principal entrada a la Red en la vida cotidiana, sea para el ocio o el trabajo.

En el texto publicado en el número 50 de la revista Gestión y Estrategia, el autor analiza los efectos provocados en los individuos por la fuerte actividad audiovisual, en la que destaca el contenido en streaming.

El investigador apunta que el e-commerce ocupa un lugar imprescindible, ya que la mayoría de las personas compra, hace transacciones y comparte productos y servicios a través del comercio móvil. “Los millennials son la futura estirpe de consumidores y usuarios dentro de un mercado definido por un conjunto de características totalmente nuevas”.

Ahora se observa una marcada tendencia de los canales de televisión migrando hacia la Internet. “La variante audiovisual es la alternativa al hacinamiento, el aburrimiento y la anomia. Adicionalmente, es una herramienta de emancipación con la que ingresan a una especie de mutismo autoinflingido”, detalla.

Los millennials mantienen una vida centrada en la inestabilidad debido a la crisis mundial por la que atraviesa la sociedad moderna, por lo que el teléfono celular es un referente para socializar que genera un comportamiento adictivo muy parecido al que desarrollan personas afectas a sustancias.

El académico identifica tres síntomas centrales: la incapacidad de control e impotencia, la dependencia psicológica y las consecuencias negativas que afectan las relaciones interpersonales con la familia y los amigos. Además propicia estados de ánimo depresivos, ansiosos o tensos que los llevan a desarrollar una constante búsqueda de placer o alivio.

La música y los juegos configuran un espacio de entretenimiento en el que se enfocan los jóvenes, quienes son consumidores activos muy sensibles a la experiencia on line. Antes de comprar, buscan, escuchan opiniones y generan contenidos, de hecho las experiencias negativas digitales en línea reportan mayores repercusiones en comparación con otros grupos de edad.

Sin embargo, lo virtual no puede superar lo real, “para mejorar nuestra salud y el medio ambiente debemos comenzar a recuperar la comunicación cara a cara desde los ámbitos individual, grupal y social”. La conexión permanente puede provocar una suerte de mutismo y abandono del contexto, concluye.

¿Estudiar en línea es el futuro de la educación?

Que la educación en general –y la de nivel superior en particular– ha cambiado gracias a Internet es un hecho indiscutible. Hoy es más posible que nunca estudiar en línea una carrera o posgrado y tomar cursos o recibir certificaciones en alguna disciplina específica, sin que sea necesario tener que trasladarse a las instituciones que acreditan los conocimientos o competencias adquiridas.

El británico Tony Bates, renombrado especialista en la aplicación de la tecnología en la educación a distancia, ha publicado recientemente sus predicciones sobre el futuro de la educación superior para los próximos cinco a siete años. Entre ellas están:

  • La educación en línea desaparecerá como concepto, para fundirse con el de educación en general.
  • Los contenidos serán modulares, de acceso abierto, adaptables a cursos o programas diversos.
  • Los portafolios multimedia reemplazarán a los exámenes escritos.
  • Predominará el aprendizaje basado en proyectos colaborativos, situacionales y experimentales.
  • Los cursos ya no consistirán en impartir clases tipo conferencia. De ser necesario, estas se grabarán y difundirán de manera sincrónica y asincrónica.
  • El papel del profesor será el de un tutor.
  • La reputación de las universidades dependerá en gran parte del prestigio de los profesores-tutores por sus conocimientos, práctica y habilidades pedagógicas.

Otros expertos en el tema también han mirado hacia el futuro cercano de la educación, previendo que:

  • La educación será cada vez más digital, flexible e híbrida desde el punto de vista pedagógico.
  • Se generalizará la modalidad B-learning (mezcla de enseñanza presencial y en línea) con metodologías como flipped classroom (aula invertida, donde el estudiante adquiere los conocimientos en línea y después hace la tarea en clase junto con el profesor y sus compañeros).
  • La tecnología llevará a un aprendizaje personalizado, social y colaborativo gracias al creciente desarrollo de los dispositivos móviles.
  • Se fortalecerá el concepto y la práctica de Life Long Learning (aprendizaje continuo).
  • La educación se expandirá a un entorno ubicuo.
  • Cada alumno tendrá un plan personal de aprendizaje: despediremos a la estandarización y daremos la bienvenida a numerosas comunidades de aprendizaje.
  • Habrá cada vez más entrenamientos profesionales en entornos virtuales.

Al revisar estos planteamientos la pregunta que deslizamos en el título de esta entrada –¿será el aprendizaje en línea el futuro de la educación?– se responde por sí sola. El futuro cercano de la educación se vislumbra siguiendo un modelo híbrido que combina los estudios presenciales con el aprendizaje en línea.

Una de las mayores aportaciones del aprendizaje en línea es que ha abierto la puerta para la educación continua a personas de todas las edades y lugares del mundo con conexión a Internet. Salman Khan (creador de Khan Academy) asegura que “la educación en línea no llegó para sustituir a las escuelas físicas, sino para hacerlas más valiosas y fortalecer la cadena de valor: alentar en el salón de clases más conversaciones que deriven en proyectos creativos y resolver problemas, independientemente de si la clase se ha impartido o no en línea”.

Queda, sin embargo, un gran pendiente. Si como humanidad nos hemos comprometido con los 17 objetivos planteados por la ONU para transformar nuestro mundo, y en especial con el número cuatro (“garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”), es preciso aprovechar las ventajas del modelo online para llevar la educación a todos los rincones del planeta. Es flexible, de bajo costo y permite que más personas accedan al conocimiento. Ese es el gran reto que tenemos por delante.

Académicos de la UNAM crean parche transdérmico para combatir colesterol y triglicéridos

Investigadores de la UNAM crearon un parche transdérmico que ayuda a combatir dislipidemias, alteraciones que se manifiestan en concentraciones anormales de algunas grasas en la sangre, principalmente colesterol y triglicéridos.

El parche transdérmico acoplado a microagujas biodegradables para el tratamiento de dislipidemias fue desarrollado en el Laboratorio de Sistemas Transdérmicos de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, y obtuvo el Premio Canifarma 2016 en la categoría de Innovación Tecnológica.

De acuerdo con Pablo Serrano Castañeda, integrante del grupo (coordinado por José Juan Escobar Chávez), las dislipidemias, asociadas a infartos e isquemias cardiacas y cerebrales, han aumentado en los últimos años entre la población mexicana y mundial.

Por ello la idea de este parche, que tiene ventajas sobre la medicación tradicional: cuenta con dos mecanismos de liberación, uno rápido y otro lento. En ambos, unas microagujas perforan la piel y rompen el estrato córneo (la capa externa), y la sustancia (medicamento) se libera a la circulación sanguínea.

“De esta manera, el fármaco hace que los niveles plasmáticos sean constantes, con lo que se evitan los altibajos que producen los medicamentos administrados vía oral”, dijo.

Otra ventaja del parche es que, al mantener constantes las dosis, se suprimen sus fluctuaciones durante el periodo de tratamiento, al contrario de lo que ocurre con las tabletas o los comprimidos, que eventualmente se suspenden por olvido.

A diferencia de los fármacos administrados vía oral, que necesariamente ingresan en la circulación enterohepática, las dosis liberadas por el parche no pasan por el hígado. Además, la administración transdérmica atenuaría la sintomatología de personas que sufren reflujo gástrico, esofágico, o úlceras, y en caso de presentarse alguna reacción adversa, el parche puede removerse.

Este sistema no causa dolor y las microagujas no originan residuos biológicos infecciosos, como las hipodérmicas convencionales. “El parche permeabiliza la piel con las microagujas que, por su tamaño, no alcanzan las terminaciones nerviosas, así que no hay malestar”, detalló el experto.

En suma, las microagujas, elaboradas con base en polímeros, se desintegran bajo la piel y liberan la fórmula; al mismo tiempo, el parche mantiene constante las dosis por un tiempo determinado, que va de una semana a 15 días.

Los académicos de la FES Cuautitlán investigan múltiples medicamentos y generan diferentes presentaciones farmacéuticas, es decir, opciones a lo que se ofrece en el mercado, con el propósito de encontrar métodos más eficientes.

“Intentamos que nuestros desarrollos tecnológicos tengan mayores ventajas. Hoy en día casi todos los fármacos se administran vía oral, de ahí que tratemos con presentaciones más cómodas para los pacientes, sobre todo ante el riesgo de que la población adulta padezca síndrome metabólico (niveles altos de colesterol y triglicéridos, diabetes e hipertensión), que se incrementará notablemente en los próximos años”, subrayó Escobar Chávez.

Los universitarios también prueban otras fórmulas no convencionales, como un sistema transdérmico tipo reservorio, que es un parche similar a una bolsa pequeña con una formulación líquida, que podría ser gel, emulsión o solución.

Además de las microagujas, analizan otros promotores físicos de la penetración transdérmica: el ultrasonido y la iontoforesis –técnica con fines terapéuticos y de diagnóstico, que utiliza electricidad–, y ya prueban un sistema con base en un medicamento antiinflamatorio para controlar la artritis reumatoide.

También, lentes de contacto poliméricos biodegradables, que liberan fármacos a nivel ocular para tratar distintos males de los ojos, y un parche que se aplica en la mejilla para controlar la presión arterial alta (este último ya está en trámite de patente).

Alumnas de la UNAM obtienen premios por proyectos para mejorar el servicio del metro

Yazmin Dillarza Andrade y Alma Elia Vera Morales, estudiantes de la maestría en Ingeniería de Sistemas, y Aída Huerta Barrientos, quien fungió como asesora, obtuvieron el IV Premio a la Innovación Tecnológica “Ing. Juan Manuel Ramírez Caraza”, que otorga el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, en la categoría de Proyectos Terminados.

El reconocimiento a los trabajos de las alumnas de la Facultad de Ingeniería de la UNAM es resultado de dos años de esfuerzo, que también derivaron en la conclusión de sus tesis profesionales.

Medición del Tiempo de Abordaje de los Pasajeros del STC: Estación Pantitlán Línea 1” es el nombre del proyecto de Dillarza. Durante el cuarto trimestre de 2016, se dedicó a recolectar datos de la puerta con mayor afluencia de dicha estación: tiempo transcurrido entre tren y tren, por cuánto se mantenían abiertas las puertas, la afluencia de pasajeros por minuto y el número que abordaban en cada viaje.

No todos los indicadores que requiere el STC Metro están definidos ni implementados, por lo que la planeación para mejorar el servicio no cuenta con todos los datos necesarios, lo que impacta directamente en la percepción por parte del usuario.

El trabajo de Yazmin Dillarza, enfocado a mejorar la eficiencia de ese transporte, identifica el número de trenes que el usuario debe esperar en la terminal antes de subir, es posible tomar medidas para que su permanencia no sea prolongada.

Por su parte, Alma Elia Vera desarrolló e implementó el proyecto “Un modelo de simulación para mejorar los mecanismos de evacuación en el STC Metro–estación Pino Suárez”, que permite representar la dinámica de evacuación en caso de sismo.

Gracias a esto se pudieron reconocer los puntos más propensos a congestionamientos y accidentes. La universitaria modificó la velocidad de salida para ver si se ponía en peligro a los usuarios, y observó qué ocurría si se retiraban ciertas barreras de contención. Al final, pudo ofrecer recomendaciones preventivas y correctivas, y proponer indicadores de eficiencia para valorar si se cumple con lo establecido por la Secretaría de Protección Civil.

Este modelo puede ampliarse y reproducirse en otras situaciones de desastre, como fuego o inundaciones, y agregar o quitar elementos para saber en qué escenario la gente se distribuiría mejor.

Ambos proyectos recibieron la validación del STC, lo que significa que son representativos de las estaciones objeto de estudio y una herramienta para apoyar en la toma de decisiones. Cabe mencionar que se abrió la posibilidad de extender estos trabajos al resto de la línea, a otras estaciones e incluso a la red completa.

En opinión de las ganadoras, al participar en este tipo de competencias los estudiantes contribuyen al desarrollo de México, y para ser triunfadores deben confiar en los conocimientos adquiridos en las aulas y en sus habilidades; además, el vínculo entre academia e industria es vital.

Las universitarias fueron apoyadas por Agustín Patiño Acencio, Yolanda Carrillo Hernández, Roberto Román Mota y José Ángel Bermejo Arenas, de la Gerencia de Ingeniería y Nuevos Proyectos, así como de Edgar Alfredo Abarca Pérez, coordinador de Protección Civil.

El objetivo del premio es obtener propuestas para el desarrollo de proyectos innovadores que sean aplicables a las diferentes áreas de operación del STC.

UNAM galardonó tesis de egresado y académico de la UdeG

El estudio “Migración laboral a Estados Unidos y derechos humanos. De la legalidad a la trata laboral. Contratación de trabajadores/as temporales con visas H-2A y H-2B”, elaborado por el profesor de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Luis Enrique González Araiza, fue galardonado como la Mejor tesis de maestría por la UNAM.

El premio fue otorgado por el Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), dependiente de la UNAM, en el noveno Concurso de Tesis de Licenciatura, Maestría y Doctorado sobre América del Norte.

Dicho estudio concluye que dado que no existe una regulación por ambas naciones hacia tales visas, ni un involucramiento directo por parte de México, se permite que el mercado regule la relación obrero-patronal, por lo que se violan algunos derechos, aunque no en todos los casos, acotó González Araiza.

Un derecho laboral básico es que a igual trabajo, igual salario; pero el estudio reveló que hubo casos en los cuales el pago por hora era diferenciado con relación a los nativos. Y aunque el tiempo extra por hora se debe de pagar doble, la mayoría de los connacionales recibía un pago sencillo.

“A final de cuentas, la falta de una obligación estipulada por medio de un convenio entre ambas naciones, deja que el mercado establezca las condiciones y se presenten escenarios completamente heterogéneos, y en algunas ocasiones, la trata laboral”, denunció el universitario.

Planteó que en la actual renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, se podría dar más énfasis a la agenda migratoria con un enfoque de seguridad humana.

El tema en la agenda migratoria se ha relegado; en 1994 jamás “le entraron al tema de la movilidad humana y sólo se enfocaron en las mercancías y el capital”, subrayó.

El egresado de la licenciatura en Abogado por la UdeG y de la maestría en Estudios en Relaciones Internacionales, por la UNAM, analizó desde un marco de derechos humanos las visas de trabajo no calificado H-2A (sector agrícola) y H-2B (sector servicios), otorgadas por el gobierno estadounidense por medio de la red de consulados ubicados en nuestro país, tomando en cuenta un recorrido histórico sobre el tema.

La tesis integró un trabajo de campo en tres comunidades de origen expulsoras de este tipo de mano de obra y sus destinos. Se elaboró con una base de datos generada a partir de 289 etno-encuestas, así como el análisis cualitativo de 16 entrevistas a profundidad a los trabajadores(as) y un contratista involucrados en el proceso.

Estudiantes de la UNAM desarrollan aparato único en el mundo para ayudar a joven parapléjica de Oaxaca

Junnuen, Ricardo y Luis son de Putla Villa de Guerrero, y estudiantes de la UNAM; se conocen desde niños y hoy, ya como profesionales de distintas carreras, decidieron unir sus conocimientos para ayudar a Rosario Montes, o Chayito, una adolescente de 14 años parapléjica, que vive en esa comunidad oaxaqueña.

Sobre cómo una fisioterapista y dos ingenieros (uno eléctrico-mecánico y otro en Comunicaciones, Sistemas y Electrónica) coincidieron en un mismo proyecto, ellos concuerdan al decir que fue fácil: “trabajábamos juntos en la prepa y volver a hacerlo fue sencillo”.

A fin de ayudar a Chayito a cumplir su anhelo de no depender de alguien para moverse o pasear por las calles de su pueblo, estos jóvenes crearon un diseño único en el mundo, que reúne tres aparatos en uno: un bipedestador (estructura que permite al paciente ponerse de pie), una silla de ruedas y un vehículo eléctrico, los cuales se pueden usar por separado o en conjunto.

“Lo mejor es que está pensado para resistir las condiciones de un lugar como Putla, en donde llueve con frecuencia y el polvo y lodo son cosa de todos los días, y todo a un costo de manufactura por abajo de cualquier alternativa comercial, en un 60 o 70 por ciento”, explicaron los hermanos Ricardo y Luis Sanjuan Ramírez, estudiantes de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM.

Además, refirió Ricardo, debido a que en el poblado no hay quien pueda darle mantenimiento, armaron un objeto duradero con piezas removibles de instalación sencilla. “Te hablo de un lugar en el que una resistencia cuesta tres veces más que en la Ciudad de México, y en el que cualquier pieza electrónica tarda semanas en llegar, por ello evaluamos todas estas condiciones desde el inicio”.

El resultado fue un triciclo motorizado, elaborado en acero de diferentes calibres y capaz de circular por la calle y subir pendientes de hasta 20 grados. En su parte trasera tiene un bipedestador, para que Chayito se incorpore por sí misma, y una silla de ruedas para facilitar su desplazamiento en el interior de su hogar, en la escuela o en las instalaciones donde recibe terapia.

“Un bipedestador llega a costar 120 mil pesos, y si añadimos la parte móvil, son 70 mil más. Nuestra propuesta ronda los 40 mil. Ahora queremos liberar este diseño y ponerlo a disposición de todos para que, quien en realidad lo necesite, pueda construirlo de manera económica”, dijo Ricardo Xavier.

Una comunidad unida

Rosario nació con una enfermedad llamada mielomeningocele, que hace que las meninges de la columna sobresalgan de la espalda. Fue operada a los 28 días de vida, pero como estas intervenciones quirúrgicas suelen dejar secuelas, le provocaron una paraplejia, es decir, sus miembros inferiores no tienen función ni sensación. Para moverse se vale del tronco y brazos.

Ésta fue la explicación que Junnuen Guevara (quien estudia Fisioterapia en la Universidad de Oriente campus Puebla) dio a sus amigos ingenieros y eso bastó para que ambos pusieran manos a la obra.

Una vez conformado el equipo, Junnuen propuso este proyecto como tesis de licenciatura, que fue aceptado con entusiasmo por sus asesores; sin embargo, pronto surgió el problema del financiamiento, pues la familia de Chayito es de ingresos escasos y estaba imposibilitada para costearlo. Entonces los tres jóvenes buscaron estrategias para reunir los 35 mil pesos que necesitaban.

Ahora, Chayito está a punto de recibir su aparato y lo hará en una ceremonia pública en una plaza de Putla Villa de Guerrero.

El equilibrio entre funcionalidad y costo

Desde que los hermanos Sanjuan recibieron el caso de Chayito hasta que concretaron su prototipo, pasaron ocho meses en los que hicieron de todo: investigación, selección de propuestas, colecta de dinero, viajes a Putla para charlar con Rosario y la manufactura del aparato, recordó Luis.

“Nuestros profesores ya nos invitaron a hacer una primera demostración del prototipo en la FES Cuatitlán. El objetivo es incentivar a las nuevas generaciones e involucrarlas con este tipo de iniciativas. La segunda presentación será en la ciudad de Puebla, ante los asesores de tesis de Junnuen, y finalmente iremos a Oaxaca a entregarle el aparato a Chayito”, indicó Ricardo Xavier.

Lo que más entusiasma a los jóvenes es la posibilidad de liberar este diseño y hacerlo tecnología open source, es decir, ponerlo al alcance de las personas necesitadas y no de la industria. “En unas semanas trasladaremos el aparato a la Sierra Sur de Oaxaca, pero en realidad queremos que llegue al mundo entero”.

México produce poco pensamiento y conocimiento histórico

La Mtra. María Pía Taracena, académica del Departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana, señaló que en México se produce poco pensamiento, pocas teorías y poco conocimiento histórico por lo cual es un reto estudiar las relaciones internacionales desde México.

Tras participar en el ‘Coloquio: Enseñar la Historia en el México del siglo XXI‘, organizado por el Departamento de Historia de la IBERO y el Centro de Estudios de Historia de México Carso, Pía Taracena aseguró que existe una fuerte crítica desde la academia porque en México se fortalece la producción del pensamiento analítico y del pensamiento en general de las relaciones internacionales, no sólo en el ámbito mexicano sino, obviamente, a nivel global.

“El reto que tiene el internacionalista en México es para la generación de un propio análisis y comprensión de los asuntos internacionales, que inciden en el bienestar de los pueblos y de las personas. Las relaciones internacionales también tratan de comprender fenómenos como el Brexit, los incrementos en los precios del petróleo del Golfo o cómo impactará el huracán ‘Harvey’ en precio de los combustibles en México”, puntualizó Taracena.

Asimismo, la académica aseguró que en la relación historia-relaciones internacionales encuentra la posibilidad de formar a alumnas y alumnos para sacar a México del aislacionismo frente a los acontecimientos del mundo.

La historia es muy importante en la formación de todo internacionalista. Ayuda a comprender mejor los procesos actuales. Un error que considero importante, y más en las relaciones internaciones, es que se piense que la historia se repite, más bien es un referente para entender, pues los contextos y las personas cambian, las personas no son las mismas”, aseguró Taracena.

Por su parte, el Dr. Carlos Mendoza-Álvarez, director de la División de Humanidades y Comunicación de la IBERO, señaló que en el contexto de violencia global que se vive, parece un imperativo ético reconstruir la memoria histórica.

“La comunicación de este aprendizaje es fundamental para un departamento como el de historia, en un momento en el que la Universidad Iberoamericana quiere ubicarse frente a los desafíos que enfrenta el mundo y el país. En este proceso, en la IBERO queremos pensar la democracia desde diferentes ángulos, en un contexto previo al año electoral para contribuir como Universidad a lo que serán los retos en la agenda social, política, pero también espiritual de nuestro país”, agregó.