Tag Archives: investigación

CUCS tiene nuevo Instituto de Investigaciones en Inmunodeficiencias y VIH

Ante los retos que enfrentan los médicos para controlar y erradicar el virus que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) y dar una mejor calidad de vida a los pacientes infectados, el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) abrió las puertas del Instituto de Investigaciones en Inmunodeficiencias y VIH, ubicado en el Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”.

 


Actualmente hay ocho investigadores trabajando en nueve líneas de investigación


 

El instituto consta de un área de microbiología, para hacer detección de enfermedades como tuberculosis resistente a tratamiento, y está equipada con incubadoras, microscopios y campanas de flujo laminar; un área de inmunología, que tiene refrigeradores con capacidad para ultracongelar, lo que permite la estabilización de los ácidos ribonucleico (RNA) y desoxirribonucleico (ADN) del VIH.

Cuenta, además, con una zona de cultivos celulares para experimentos in vitro; otra de biología molecular, donde se mide material genético y de diagnóstico, informó la doctora Luz Alicia González Hernández, encargada del instituto.

El Instituto de Investigaciones en Inmunodeficiencias y VIH tiene ocho investigadores que desarrollan nueve líneas de trabajo. Cuatro de las principales son: 1. Disminuir la inflamación y prueba de fármacos para eliminar el virus; 2. Líneas de señalización; 3. Sobre microbiota, y 4. Infecciones oportunistas.

El Sida no es una enfermedad mortal, es controlable si el paciente es diagnosticado a tiempo y tratado. Los medicamentos controlan el virus en la sangre, pero éste sigue viviendo en los llamados reservorios o santuarios del organismo, donde los fármacos no son efectivos, como testículos, bazo e hígado. Científicos del instituto están enfocados en la prueba de nuevos fármacos para erradicar el Sida en esas partes.

El virus, al no ser eliminado del cuerpo, ocasiona que el enfermo presente un estado de inflamación crónica, que incrementa el riesgo de sufrir cáncer e infartos agudos al miocardio, de ahí la búsqueda de estrategias para disminuir la inflamación.

González Hernández explicó que los investigadores tratan de generar estímulos en el organismo que activen la señalización de las células en las que el virus está latente para poder atacarlo en esos reservorios, de manera que un medicamento dé con esa célula infectada y pueda matarlo.

En cuanto a los estudios de la microbiota, están centrados en las bacterias del intestino necesarias para el metabolismo de vitaminas, proteínas y carbohidratos.

Vivir con VIH modifica esta microbiota o bacterias, y esto puede generar problemas metabólicos y de absorción de nutrientes. Lo que sucede es que el enfermo elimina las células benéficas y se queda con las nocivas, que suelen introducirse en el torrente sanguíneo.

“Hemos hecho algunos estudios utilizando simbióticos, lo que significa usar un prebiótico –una bacteria benéfica, por ejemplo el lactobacillus– y un probiótico –el alimento de esa bacteria– para mejorar la microbiota intestinal y el estado inmunológico del paciente”, explicó la investigadora.

En la línea de investigación de las infecciones oportunistas como virus de hepatitis B y C, y tuberculosis, los científicos estudian la respuesta del organismo con VIH al infectarse con otros patógenos.

Investigación de la UADY, sobre desalinización de agua de mar, obtiene Patentes de México y Estados Unidos

El sistema de la autoría del Dr. Jorge Lechuga, demostró ser original, innovador y sustentable

 

Por ser original, innovador y sustentable, incluso en comparación con otros sistemas utilizados en Europa y Medio Oriente, el proyecto de desalinización de agua por ósmosis inversa centrífuga de la autoría del Dr. Jorge Lechuga Andrade, logró ser patentado ante los organismos oficiales de México y de Estados Unidos.

El investigador y ex director de la Facultad de Ingeniería Química de la UADY, Lechuga Andrade, destacó que el proceso recibió las Patentes luego de seis años, tiempo en que se debió cumplir con pruebas y comprobaciones sobre el sistema, respecto de otros que se aplican en diferentes partes del mundo.

Las patentes fueron otorgadas por el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) y la Oficina de Patentes de Estados Unidos de Norteamérica; ambas se otorgaron el año pasado, con una vigencia de veinte años, en promedio.

El inventor resaltó que son múltiples las ventajas que ofrece este sistema que desaliniza el agua de mar para convertirla en potable y cuya característica es la técnica de ósmosis inversa centrífuga con vórtices de Dean, lo que reduce costos de producción, de energía eléctrica, así como de impactos ambientales.

En ese sentido, explicó que una de las características de alto impacto es que el sistema es centrífugo, lo que permite reducir el consumo de energía, casi en un 80% respecto de otros que se utilizan en Europa y Medio Oriente.

Adicionalmente, los costos de producción son menores porque el mismo sistema permite que haya una limpieza sistemática de las membranas, lo cual en otros procesos se debe realizar de manera manual, lo que implica tiempo dedicado a la limpieza y no a la producción.

Y más aún, resaltó, este sistema centrífugo reduce impactos ambientales, pues una vez teniendo el agua de rechazo –como parte normal del proceso de desalinización-, ésta pasa por el filtrado de ósmosis para un post-tratamiento y sólo así, se regresa al mar, con tal de evitar el impacto a la flora y fauna marina.

En otros procesos que se utilizan en Islas Canarias y Medio Oriente, comentó, la desalinización de agua de mar, requiere un elevado consumo de energía, provoca impactos ambientales y el proceso debe detenerse para limpiar los sistemas y poder continuar.

Como parte de su investigación, el yucateco viajó a las Islas Canarias para conocer los procesos que se hacían en las desalinizadoras existentes.

En ese tiempo se percató que tanto en Europa como en Medio Oriente había mayor aceptación de la ósmosis inversa convencional. El costo de energía y la contaminación ambiental era alto, ya que se usaban energías a base de combustibles fósiles como el petróleo.

Por lo anterior, Lechuga Andrade empezó a pensar en un proyecto no solo innovador sino también sustentable.

Recordó que la investigación fue resultado de su Doctorado en Procesos de Innovación en Ingeniería de Producto y de Proceso que estudió ante la Universidad Politécnica de Cataluña, en España y el Instituto Politécnico Nacional de Toulouse, Francia.

Durante el proceso, dijo el investigador, ha sido fundamental compartir los conocimientos con los jóvenes, ya que “lo que buscamos es que los jóvenes puedan involucrarse en el proceso científico y no sólo se queden con la teoría”.

-Mientras más sentidos entren en el proceso de innovación, más se aprende, por eso es fundamental que se activen ojos, oídos, tacto, para despertar más la creatividad en el proceso científico y de investigación, dijo.

Consideró que es importante que los estudiantes encuentren oportunidades para involucrarse más en estos procesos de investigación, “hay que activar los sentidos y sudar en los laboratorios para seguir aprendiendo y para aplicar el conocimiento y desarrollar competencias”.

En el proceso científico es vital cometer errores, de ahí que sean experimentos, y aunque haya fallas, eso permitirá que cada vez sean menos y se refuerce la valentía y la innovación, subrayó.

El investigador yucateco resaltó que en México hay una base sólida de científicos, capaces de generar conocimientos y desarrollo de propuestas innovadoras aplicables para diferentes áreas.

Dijo que hay que apostarle más a la ciencia hecha en el país, esa que se sostiene de investigadores convencidos de que la innovación es un proceso sistemático y continuo.

El investigador cuenta con 28 años de experiencia como docente en la Facultad de Ingeniería Química de la UADY, cuenta con dos maestrías en esta disciplina y una más, en Administración.

Su proceso de desalinización del agua durante su doctorado, le valió para recibir el Premio Nacional del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos 2015.

El 27 % de mexicanos con riesgo genético de padecer obesidad

Más de una cuarta parte de la población mexicana nace con un polimorfismo, es decir, una variación en la secuencia del ADN, específicamente en el gen Fabp, el cual se relaciona con la captación de ácidos grasos, que combinado con otros factores como la mala alimentación pueden ocasionar enfermedades como obesidad y diabetes tipo II, entre otras.

Lo anterior fue descubierto por la doctora Erika Martínez López, profesora investigadora del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel II y recientemente incluida en la Academia Mexicana de Ciencias por sus aportaciones en el estudio de la biología molecular.

Este polimorfismo se hereda de los padres y provoca que en el estómago la proteína ifabp absorba el doble de ácidos grasos provenientes de los alimentos. A esto se debe que los pacientes con esta predisposición genética sean más propensos a padecer obesidad.

Martínez López señaló que, recientemente, este estudio fue publicado en la revista Nutrition, y se probó que individuos con polimorfismo del gen Fapb y con una dieta baja en grasas se benefician, ya que presentaron una mejoría metabólica, pérdida de peso significativa y bajo riesgo cardiovascular.

“Independientemente de tener un riesgo genético, la alimentación desempeña un papel importante para que los pacientes puedan tener una respuesta favorable”, comentó la también coordinadora del doctorado en Genética Humana del CUCS.

La investigación también evidenció, que en la actualidad la alimentación de los mexicanos se encuentra desbalanceada, ya que se inclina hacia el lado de las grasas saturadas, bajo en las poliinsaturadas y muy alto en hidratos de carbono simple, es decir, muchos de los alimentos asociados con el aumento de peso.

Para detectar este polimorfismo es necesario realizar un estudio en sangre llamado discriminación alélica; la duración de esta prueba es de aproximadamente dos horas, luego de la extracción.

Esta investigación es pionera en el país, y ya se cuenta con tratamiento adecuado para esta predisposición genética. Martínez López subraya que lo principal es acudir con un nutriólogo para que recomiende una dieta saludable, baja en ácidos grasos y un plan de ejercicios físicos para disminuir el sedentarismo.

Crean chocolate amargo light contra el insomnio, ansiedad y depresión

Consumir una barra al día de chocolate elaborado por estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), podría ser la solución a problemas como el insomnio, la ansiedad y depresión, debido a que su formulación contiene aminoácidos esenciales que intervienen en la síntesis de serotonina, neurotransmisor que, entre otras funciones, regula el ciclo del sueño y los estados de ánimo.

El producto, creado en la planta de confitería de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), por los estudiantes Abigail Berenice Ávila Vera, Adilena González Silva, Karla Daniela Lozano Cervantes y José de Jesús Rosas Cruz, es bajo en grasa y está adicionado con triptófano y lisina, provenientes de extractos de leguminosas.

Los estudiantes del octavo semestre de Ingeniería Bioquímica señalaron que el organismo no puede sintetizar los aminoácidos por sí mismo, así que es necesario obtenerlos por medio de la alimentación. Debido a que la dieta de los mexicanos es rica en carbohidratos e incluye pocos vegetales, los creadores agregaron esos nutrientes a la golosina para cubrir los requerimientos diarios.

Indicaron que, en promedio, el cuerpo humano necesita alrededor de 500 miligramos de aminoácidos esenciales diariamente, sin embargo, aunque se combinen varios alimentos que los contengan, es difícil cubrir los requerimientos, por lo que el chocolate politécnico podría complementar el déficit de éstos.

Los estudiantes explicaron que el sabor del chocolate es amargo, ya que si se añadiera azúcar a la formulación, los aminoácidos se glucosidarían y ya no cumplirían con su función.

Por ser reducido en grasa y sin azúcar, el producto politécnico es apto para todo público, incluso puede ingerirlo bajo vigilancia médica quienes padecen diabetes o enfermedades cardiovasculares y tienen dietas restringidas, resaltaron.

Para conseguir que el chocolate fuera agradable al paladar y al mismo tiempo conservara sus propiedades nutricionales, los estudiantes de la ENCB realizaron diversas formulaciones. Además, le agregaron lecitina de soya, un antioxidante que le otorga una vida en anaquel de hasta ocho meses.