Tag Archives: medio ambiente

Participación ciudadana, fundamental en la conservación de los ecosistemas naturales

La defensa del medio ambiente exige crear conciencia entre la población sobre su papel para proteger, restaurar y conservar los ecosistemas naturales y la biodiversidad, afirmó el doctor Carlos Enrique Galindo, director general de Comunicación de la Ciencia de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).

“Hay un escaso conocimiento de la naturaleza por parte de la gente, particularmente en México”, lo cual es grave ante la crisis que ha llevado a “la pérdida de más de 50 por ciento” del hábitat, una problemática percibida por pocos.

El funcionario señaló que la tarea de difundir la situación corresponde al Estado, los investigadores y las instituciones académicas, pues el conocimiento produce “un cambio positivo en una etapa en la que urge restaurar los sitos que han sido depredados y llevados a un punto crítico en la pérdida de poblaciones y especies.»

“La manera más efectiva de tener éxito es que cada uno hagamos un poco, pues la colaboración como sociedad es necesaria y el éxito sería factible debido a que somos millones de personas”, indicó en el Coloquio Comunicación y Divulgación de la Ciencia 2017. Comunicar ciencia para solucionar problemas globales y locales, en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El especialista ambiental expuso que la ciencia ciudadana es la participación de la sociedad en actividades que son propias de los científicos, mediante diligencias que van desde recoger y analizar datos y muestras, hasta tomar fotografías, diseñar estudios y difundir resultados con el apoyo de la tecnología.

La CONABIO tiene diversos programas de fomento a la cooperación para la observación científica de la naturaleza, entre ellas aVerAves, donde grupos de espectadores llevan un seguimiento de las aves que miran o Naturalista que es una red social con aplicaciones móviles en la cual la imagen compartida del insecto, planta o mamífero contribuye a hacer el mapa de la especie.

El biólogo y doctor en Filosofía consideró que parte de la indiferencia o desconocimiento de la flora y la fauna se debe a que 70 por ciento de la población vive en centros urbanos, lo cual la hace menos sensible y consciente del valor y del respeto por la naturaleza.

En la Mesa temática Ciencia ciudadana y medio ambiente la maestra Ana Cecilia Lopera, del Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dio a conocer que el proyecto Terramóvil divulga la Ciencia de la Tierra acerca a niños, jóvenes y público en general al mundo de las Geociencias.

El programa consiste en realizar visitas a centros educativos públicos y privados donde se instalan talleres interactivos que despiertan la curiosidad y crean conciencia sobre lo que sucede en el entorno.

El objetivo es enseñar las diferentes disciplinas de las ciencias de la Tierra, su repercusión en la vida diaria y las maneras de protegerse ante los desastres, además de avivar el interés sobre el cuidado, la conservación y el aprovechamiento de los recursos naturales.

Los bloques temáticos en los que trabajan son: el suelo bajo mis pies: ¿mugre o sustento de vida?; beneficios y prejuicios del agua; sismos, ¿cómo está la movida?; convivo con volcanes: amigos explosivos; testigos del cambio climático; una mirada a la Geología y manejo de residuos sólidos.

El doctor Diego Méndez Granados, adscrito al Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Unidad Cuajimalpa, desarrolla la investigación Reconstrucción de marcos teóricos de movimientos sociales-culturales: la defensa del maíz nativo y los museos comunitarios del estado de Oaxaca, que muestra la participación de los pueblos y su lucha por resguardar las tradiciones.

La salvaguardia del maíz criollo en Oaxaca está activa desde 2002 y cuenta con la colaboración de organizaciones campesinas e indígenas, asociaciones de ambientalistas y colectivos culturales provistos de fundamentos teóricos y conceptuales en torno a los peligros que representa la agricultura empresarial a gran escala para la agrodiversidad.

Hongos alérgenos en la atmósfera, podrían ser motivos de ASMA en Ciudad de México

  • Todavía no se establece si constituyen un peligro para la salud de los habitantes
  • Necesario un estudio epidemiológico de análisis de medida de riesgo para emitir algún tipo de alerta

 

Dos de los 63 géneros de hongos alérgenos determinados y registrados como presentes en la atmósfera de la Ciudad de México están vinculados a padecimientos como el asma, sin embargo, aún no se determina si representan un peligro para la salud de la población, expuso la doctora Judith Castellanos Moguel, profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

La académica del Departamento de El Hombre y su Ambiente de la Unidad Xochimilco de la Casa abierta al tiempo dijo que para ello se requeriría un estudio epidemiológico per se de análisis de medida de riesgo para emitir algún tipo de alerta.

 

Las expresiones de alergias y episodios de asma se exacerban con los contaminantes que se respiran en el Área Metropolitana, pero se desconoce en qué cantidades suspendidas en el ambiente provocan reacciones, ya que los estudios respectivos sobre las enfermedades que generan están enfocados principalmente en dos tipos de hongos, hecho que provoca “un gran vacío en cuanto a la información”.

 

Hasta ahora, agregó, las investigaciones se centraron en identificar y determinar el género y papel que tienen, para después recomendar estrategias respecto de la calidad del aire.

 

Para alertar a la población susceptible: niños pequeños, adultos mayores y asmáticos es necesario un estudio de análisis de riesgo por concentración de partículas fúngicas suspendidas en el ambiente y cuantificar la cantidad de conidios o esporas que respira la gente.

 

En la actualidad está en evaluación una muestra voluntaria de adultos sanos sometida a lavados de nariz para determinar si en las fosas nasales se presentan hongos relacionados a cuadros alérgicos, cuyos resultados estarán a finales de año.

 

Al dictar la conferencia Hongos Alérgenos en la atmósfera de la ciudad ¿Todo eso respiramos? Castellanos Moguel refirió que el estudio es la continuación de una investigación realizada en 2010 por el Laboratorio de Micología de la Unidad Xochimilco de la UAM, el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, el Laboratorio de Ecología Microbiana y el Departamento de Genética y Biología Molecular del Cinvestav-IPN.

 

El propósito fue identificar los conocidos fúngicos aerotransportados en la Zona Metropolitana del Valle de México, así como determinar la distribución temporal y la relación que tienen con el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire.

 

La muestra fue tomada en los alrededores de 43 estaciones del Metro en contextos diversos –natural, industrial, comercial y residencial–, durante las cuatro temporadas climáticas: primavera, verano, otoño e invierno.

 

El trabajo de 2010 permitió aislar 10,500 colonias fúngicas; identificar 63 géneros, de los cuales algunos cuentan con potencial alérgeno y patógeno, que pueden causar asma, alergia y micosis en piel y uñas.

 

La investigación reveló que una temperatura de 24°C, una humedad relativa de 25 por ciento y una velocidad del viento de 13 kilómetros por hora influyen en la dispersión de los hongos.

 

El estudio concluyó que los organismos que están en los alrededores de las estaciones del Metro están concentrados, lo cual es relevante para la salud pública.

 

Castellanos Moguel expuso que la frecuencia de géneros encontrados durante todo el año fueron: Alternaria, Cladosporium, Aureobasidium, Penicillium, así como diversas levaduras que pueden causar algún tipo de alergia.

 

En la XIX Semana de la Biología, Biofuturo y Conservación, realizada en la Unidad Iztapalapa de la UAM, indicó que si bien esos organismos pueden ser contaminantes también ofrecen servicios ambientales de soporte –formación de suelos y ciclos bioquímicos– de regulación –clima, control de enfermedades– de suministro –alimentos, combustibles– y culturales –espiritualidad y estéticos–, aunque por poseer una serie de proteínas en su superficie pueden desencadenar alergias a los seres humanos.

 

Los organismos detectados en el aire están vinculados a la vegetación cuya suspensión se facilita por los movimientos de los autos, el uso de aspersores, plantas tratadoras de agua y el aire acondicionado, entre otros factores asociados con la humedad.

Energías renovables: el 64% de los cibernautas Mexicanos desconoce que el gobierno promueva algún plan que motive sus usos

  • 76% considera que implementar energías limpias en el país sería costoso pero valioso.

  • 48% de los cibernautas mexicanos considera que la reforma energética en México no considera el desarrollo e impulso de energías limpias.

Energías limpias y energía sustentable son conceptos que cada vez escuchamos con mayor frecuencia. ¿Qué tan familiarizados estamos los mexicanos con ellos y sus implicaciones? De acuerdo con el último estudio realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México, 64% de los participantes no conoce algún programa gubernamental ni iniciativa empresarial que promueva el consumo de energía sustentable entre la población. 75% de los participantes reconoce que el consumo de energía eléctrica impacta negativamente al medio ambiente.

Independientemente de lo que se entienda por cada uno de estos conceptos (86% de los cibernautas saben lo que es la energía sustentable y 68% dice entender lo que es la energía limpia), para 76% de los entrevistados es claro que implementar este tipo de energías en nuestro país sería costoso, pero valdría la pena. 20% considera que no sería costoso y también coincide en que valdría la pena. El porcentaje de personas que sienten que implementar este tipo de energías no valdría la pena es realmente mínimo (5%).

Sin embargo, la reforma energética aprobada en este sexenio, no parece haber sido muy clara sobre su impacto en el impulso y desarrollo de energías limpias, ya que solamente la mitad de los cibernautas (52%) considera que este aspecto si se contempla en la reforma. El desconocimiento de las implicaciones de muchas políticas alrededor de las energías limpias y sustentables parece generar una división entre los participantes. Mientras que 56% estaría de acuerdo en que se construyeran centrales nucleoeléctricas en México, a 44% la idea no le agrada.

Entre las energías renovables, la solar es la que se considera más aprovechable dadas las características de los lugares donde habitan los participantes (75%), seguida por la eólica (12%) y la hidráulica (6%).

Por otra parte, la gasolina (energía no renovable) tiene el primer lugar de percepción como contaminante ya que 83% considera que su consumo impacta negativamente al medio ambiente. 54% piensa que el impacto del consumo de gas LP también es negativo, mientras que el gas natural se percibe como menos dañino. 56% opina que el impacto es parcial.

85% reconoce que la generación y consumo de energía es la causa principal del cambio climático y en términos generales se muestran muy dispuestos a adoptar ciertas medidas que favorezcan el medio ambiente, particularmente las que tienen que ver con equipo e infraestructura: colocar focos ahorradores (91%), colocar celdas solares (76%), cambiar a refrigeradores de bajo consumo (76%), poner sistemas de recolección de agua de lluvia (73%). Aquellas actividades que requieren la intervención personal como hacer huertos, usar bicicleta o disminuir el uso del automóvil son menos atractivas (alrededor de la mitad se muestran poco o nada dispuestos a adoptarlas).

Considerando el costo-beneficio, se piensa que son las celdas solares las que más vale la pena instalar (47%), seguido de la colocación de focos ahorradores (19%). Por su parte, la elaboración de huertos es lo que se percibe que vale menos la pena (44%).

60% de los cibernautas considera que lo que hace falta para implementar y desarrollar proyectos energéticos sustentables en México es voluntad política y aunque asignan cierto grado de responsabilidad a los gobiernos y organismos internacionales en el cuidado del medio ambiente y los recursos del planeta, tienen muy claro que el mayor nivel de responsabilidad le corresponde a cada ciudadano.

A pesar de reconocer la importancia que tiene el uso de energías sustentables y limpias, los cibernautas mexicanos se muestran dispuestos a adoptar medidas que no requieren de un esfuerzo personal importante. Será fundamental seguir trabajando en el desarrollo de una cultura ecológica que permita comprender cabalmente el papel que, en lo individual, jugamos cada uno de nosotros.

Metodología: Encuesta aplicada por Internet a 616 cibernautas mexicanos durante el mes de octubre del 2016.