Tag Archives: migración

Convocatoria para estudios de Doctorado en Estudios de Migración y Culturales en El Colef

El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) cuenta con dos convocatorias para cursar el programa de Doctorado en Estudios Culturales o el Doctorado en Estudios de Migración. Las convocatorias son para realizar los estudios  a partir del 2019 , durante 3 años con opción de beca Conacyt y dedicación de tiempo completo.

El Doctorado en Estudios Culturales ofrece un programa de formación especializada para el análisis e interpretación de los componentes simbólicos que configuran la memoria, las relaciones de poder y de género, las identidades, la migración y, en general, las relaciones sociales.

Este programa cuenta con tres líneas de investigación, que representan una oportunidad para que la o el estudiante se especialice en el área de su interés: Identidad, frontera y migración; Memoria, historia y patrimonio cultural; y Género, sexualidad y poder.

La Coordinadora del Doctorado en Estudios Culturales, Dra. Marlene Solis, comentó que este programa ofrece una formación académica de alto nivel para quienes les interese comprender la dimensión simbólica de la realidad social y conocer el significado y el sentido de la acción individual y colectiva.

“Es una formación pertinente para personas interesadas en entender las mentalidades, los valores y las creencias de distintas poblaciones. En particular, nos interesan temas como las migraciones, las fronteras, los jóvenes, las relaciones de género y los pueblos originarios, así como el patrimonio y la memoria”.

Por su parte, el Doctorado en Estudios de Migración brinda una formación que permite adquirir conocimientos sobre los procesos migratorios en los ámbitos nacional e internacional en los campos de investigación demográfica, social, económica y política.

De este programa de posgrado se desprenden tres líneas de investigación, a través de las cuales las y los estudiantes podrán aplicar conocimientos específicos que forman parte del fenómeno de la migración: Mercado laboral, flujos migratorios y desarrollo económico; Políticas gubernamentales y poblaciones migrantes; y Bienestar, Integración y Salud.

El Dr. Rafael Alonso Hernández, Coordinador de este programa, indicó el fenómeno de la migración es uno de los más relevantes de este siglo, tanto por la magnitud de personas que se desplazan de una nación a otra, como por las complejas problemáticas que acarrea.

“De ahí la importancia de estudiar en profundidad las múltiples dinámicas que rodean a este fenómeno, pues adicional a que se genera conocimiento, este mismo es susceptible de ser usado en el análisis y diseño de políticas públicas y acciones del sector social”.

Para cursar los estudios de Doctorado en Estudios Culturales y Estudios de Migración, es requisito indispensable realizar el examen Ceneval. El periodo de registro se abrió el día 24 de septiembre y se extiende al 17 de octubre. La fecha de aplicación es el 17 de noviembre.

Las personas seleccionadas reciben beca Conacyt para su dedicación al estudio.

La Convocatoria Programas de Posgrado 2019 de El Colef cierra el 20 de febrero del 2019. Para más información sobre requisitos y fechas importantes visite la página web de El Colef.

Crecieron movimientos migratorios en México

En 2010 aproximadamente uno de cada cinco mexicanos vivía en un entidad federativa diferente a la de su nacimiento.

En las recientes ocho décadas, los movimientos migratorios en México crecieron de forma importante, al grado que en 2010 aproximadamente uno de cada cinco mexicanos vivía en un entidad federativa diferente a la de su nacimiento, sostuvo la especialista de la Facultad de Planeación Urbana y Regional de la Universidad Autónoma del Estado de México, Marta Vera Bolaños.

La especialista en estudios de la población e integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) aseveró que en 1930 la población del país era de 16 millones 552 mil 722 habitantes y 10.2 por ciento, es decir, apenas un millón 688 mil habitantes, vivían en una entidad diferente a la de su nacimiento.

La coautora del libro «Migración interna en México«. Datos de la muestra censal de 2010, que escribió en colaboración con el profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Rodrigo Pimienta Lastra, puntualizó que en 2000 esta proporción alcanzó 19.2 por ciento, es decir, 18.752 millones de personas y en 2010 18.2, lo que en números absolutos representa, en esta última fecha, 20 millones 450 mil 995 personas.

Detalló que los estados considerados con muy alta emigración son Veracruz, Puebla, Michoacán, México y Oaxaca; con alta emigración, Jalisco, Guerrero, Guanajuato, San Luis Potosí, Hidalgo y Sinaloa; media alta emigración, Zacatecas, Chiapas, Durango, Coahuila y Tamaulipas; emigración media, Tabasco, Yucatán, Nuevo León, Sonora, Chihuahua y Nayarit; baja, Querétaro, Tlaxcala, Morelos, Baja California y Aguascalientes, y muy baja emigración, Campeche, Colima, Quintana Roo y Baja California Sur.

En 2010, abundó, la Ciudad de México había aportado 26.2 por ciento de la población emigrante del país, es decir, 5.3 millones de personas, y si bien se mantiene como el principal territorio de origen de los flujos migratorios, se aprecia un ligero cambio, al comparar estas cifras con las de 2000, año en que se registró que en el Distrito Federal se originó 26.4 por ciento del flujo de emigrantes.

Experto de UNAM afirma que México no está obligado a admitir extranjeros deportados

• El país no está obligado a aceptar a indocumentados de otros países deportados de Estados Unidos, a menos que soliciten refugio o visa por razones humanitarias, señaló Martín Íñiguez, docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de UNAM.

• Con Barack Obama, la migración vivió los peores momentos, subrayó. La administración del expresidente deportó a cerca de 2.8 millones de mexicanos.

 

Ante una eventual deportación masiva de migrantes indocumentados de Estados Unidos, connacionales o no, el país no puede recibirlos a menos que soliciten refugio o visa por razones humanitarias.

Martín Íñiguez Ramos, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, afirmó, que México no está obligado a admitir extranjeros indocumentados deportados sólo porque a EU se le antoja. Debe seguirse un protocolo establecido por el Instituto Nacional de Migración (INM) y una serie de mecanismos internacionales. “No es cuestión de que los norteamericanos digan ‘ahí te va tal cantidad de extranjeros y ahí se te quedan’; eso no se puede hacer”.

La repatriación de mexicanos a territorio nacional es un proceso natural para el cual el INM ha establecido un reglamento que le permite determinar si se trata o no de connacionales.

Pero la Unión Americana no puede regresar a nuestra frontera norte a los indocumentados de otros países, porque estaría violentando los acuerdos contenidos en los diferentes tratados firmados por ambas naciones sobre este tema, reiteró.

De hecho, prosiguió Íñiguez, en el caso de Ciudad Juárez, por ejemplo, los agentes migratorios mexicanos están capacitados para determinar, mediante un protocolo, si los repatriados son o no mexicanos.

“México debe poner sus límites. Si hay muchos deportados no tendremos la capacidad administrativa para aplicar las entrevistas previas para su repatriación a territorio nacional; ése sería el único problema. Aunque es ilógico que Estados Unidos haga deportaciones masivas, no le conviene”, opinó.

Las deportaciones siempre han existido. A partir de la década de los 80, EU considera a la migración un tema de seguridad nacional, pero también con Ronald Reagan se creó la Ley de Reforma y Control de Inmigración, que permitió la naturalización de más de tres millones de indocumentados, en su mayoría mexicanos.

Con Barack Obama la migración vivió los peores momentos, subrayó. La administración del expresidente deportó cerca de 2.8 millones de mexicanos.

“Esperemos a ver qué hace Donald Trump con esta orden ejecutiva y su aplicación, pero en general podría decir que el actual presidente de Estados Unidos no rebasará lo hecho por su antecesor”, finalizó.

Aumentar las estrategias de seguridad en la frontera sur del país, no resuelve el fenómeno de la migración: Álvarez Icaza

En el marco de la Conferencia Internacional “La Política Migratoria Mexicana hacia Centroamérica” realizada en la Ciudad de México, Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo de la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) rechazó que incrementar las estrategias de seguridad en la frontera sur de nuestro país, sea una manera de resolver el fenómeno de la migración.

Recomendó cuatro puntos básicos que las autoridades encargadas de las políticas migratorias deben tomar en cuenta al momento de establecer sus acciones: a) Migrar es un derecho humano. b) Todas las personas migrantes son sujetos de derechos humanos. c) Sus acciones deben reconocer la dignidad humana de los migrantes. d) Las políticas migratorias asumirán que todos los individuos tienen derecho a la justicia.

Detalló que ante el cierre de las tradicionales rutas de tránsito de los centroamericanos por parte de las autoridades mexicanas, los migrantes han optado por crear rutas cada vez más peligrosas, y es justo ahí donde “las políticas públicas deben actuar para garantizar su protección”.

Omar de la Torre, Jefe de Unidad de Política Migratoria de la Secretaria de Gobernación, y encargado de inaugurar la Conferencia Internacional, reconoció que los derechos humanos son un tema fundamental en la escena migratoria de nuestro país, donde la sociedad civil ha marcado la pauta en el trabajo que el gobierno ha desarrollado.

“Ha costado mucho trabajo aceptar que México ya es un país de retorno y de tránsito, donde el reto es trabajar tanto en los derechos humanos de los migrantes como en la reinserción social y productiva de los mexicanos que regresan a nuestro país, en un escenario donde de 2007 a la fecha, Estados Unidos ha deportado a casi 2 millones de mexicanos”, señaló.

Durante su participación, el Dr. Tonatiuh Guillén, Presidente de El Colegio de la Frontera Norte, comentó que «México está caminando en transformarse en un país de contención migratoria en el sur, y si esta inercia continúa, se corre el escenario de parecer un país anti-inmigrante”.

La Conferencia Internacional “La Política Migratoria Mexicana hacia Centroamérica” se desarrolla en el Museo de la Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México, en la que también participan especialistas de Honduras, Guatemala, y El Salvador.

La ceremonia de clausura será mañana viernes 6 de noviembre, misma que correrá a cargo de Luis Raúl González Pérez, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.