Tag Archives: millennials

El contenido móvil, esencial para satisfacer las necesidades de los millennials

La generación de contenido móvil de alta calidad resulta esencial para las compañías nacionales e internacionales, al constituir un punto toral en la creación de estrategias mercadologías para atraer y satisfacer las necesidades de los llamados millennials, indica el doctor César Medina Salgado, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La información individualizada, una presentación basada en estímulos visuales, interactividad, localización y llamadas entrantes, y una actualización constante de las redes sociales se han vuelto fundamentales para que las nuevas generaciones se sientan parte vertebral de una marca.

En su artículo «Los millennials, su forma de vida y el streaming«, el académico del Departamento de Administración de la Unidad Azcapotzalco aporta una serie de datos y análisis para comprender mejor la importancia de identificar la configuración del mundo, profundamente influenciado por las nuevas tecnologías.

El especialista señala que en América Latina hay un tercio de la población de entre 20 y 35 años, y las proyecciones prevén que para 2025 este segmento comprenderá 70 por cierto de la fuerza laboral.

Medina Salgado considera que en México el mercado de la telefonía celular está adquiriendo cada vez mayor fuerza, pues de acuerdo con diversos estudios 38.5 millones de usuarios (47.4 por ciento del mercado) usan smartphones y participan en redes sociales –Facebook y Twitter– en un comportamiento que revela a la pantalla como la principal entrada a la Red en la vida cotidiana, sea para el ocio o el trabajo.

En el texto publicado en el número 50 de la revista Gestión y Estrategia, el autor analiza los efectos provocados en los individuos por la fuerte actividad audiovisual, en la que destaca el contenido en streaming.

El investigador apunta que el e-commerce ocupa un lugar imprescindible, ya que la mayoría de las personas compra, hace transacciones y comparte productos y servicios a través del comercio móvil. “Los millennials son la futura estirpe de consumidores y usuarios dentro de un mercado definido por un conjunto de características totalmente nuevas”.

Ahora se observa una marcada tendencia de los canales de televisión migrando hacia la Internet. “La variante audiovisual es la alternativa al hacinamiento, el aburrimiento y la anomia. Adicionalmente, es una herramienta de emancipación con la que ingresan a una especie de mutismo autoinflingido”, detalla.

Los millennials mantienen una vida centrada en la inestabilidad debido a la crisis mundial por la que atraviesa la sociedad moderna, por lo que el teléfono celular es un referente para socializar que genera un comportamiento adictivo muy parecido al que desarrollan personas afectas a sustancias.

El académico identifica tres síntomas centrales: la incapacidad de control e impotencia, la dependencia psicológica y las consecuencias negativas que afectan las relaciones interpersonales con la familia y los amigos. Además propicia estados de ánimo depresivos, ansiosos o tensos que los llevan a desarrollar una constante búsqueda de placer o alivio.

La música y los juegos configuran un espacio de entretenimiento en el que se enfocan los jóvenes, quienes son consumidores activos muy sensibles a la experiencia on line. Antes de comprar, buscan, escuchan opiniones y generan contenidos, de hecho las experiencias negativas digitales en línea reportan mayores repercusiones en comparación con otros grupos de edad.

Sin embargo, lo virtual no puede superar lo real, “para mejorar nuestra salud y el medio ambiente debemos comenzar a recuperar la comunicación cara a cara desde los ámbitos individual, grupal y social”. La conexión permanente puede provocar una suerte de mutismo y abandono del contexto, concluye.

Empresas mexicanas, poco preparadas para contratar millennials

La mayoría de las empresas mexicanas no están preparadas para contratar a los millennials, aunque este sector representa una cuarta parte de la población mexicana (según datos del INEGI), destacó Xóchitl Muñoz, profesora de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

Al buscar empleo, estos jóvenes (nacidos entre 1982 y 2002) no lo hacen tanto con una idea de permanencia, más bien quieren un trabajo que les imponga retos, donde puedan aprender y tengan la oportunidad de tomar decisiones que contribuyan a mejorar la organización a la que pertenecen.

“Como vienen con mucha energía y dinamismo, cada año quieren más, por ello buscan promociones o incursionar en otras áreas, y de no ser así, se cambian a otra compañía que les brinde nuevas oportunidades”, dijo.

Como a todas las personas, sí les importa el salario, pero  lo que más los mueve es enfrentar retos constantemente, tener un desarrollo en la organización, que los escuchen y los dejen ser creativos, apuntó.

Sin embargo, estas condiciones no las pueden ofrecer todas las empresas mexicanas debido a su estructura, y hoy quienes absorben más millennials son las transnacionales, porque ahí ya se habla de un liderazgo transformacional y un desarrollo organizacional, y realmente lo que importa es dar oportunidad de crecimiento a la gente y que a través de ello se alcancen los objetivos de la compañía.

La filosofía es buscar una transformación constante, y por lo mismo cambian los esquemas de salarios, de retención y los perfiles de los puestos; por ello en estas organizaciones se pueden encontrar directores generales de 35 años, indicó la especialista en búsqueda de talentos.

Al aceptar nuevas perspectivas, logran mayor innovación en sus procesos y actividades, de modo que “un candidato que viene con ideas de reto hacia el statu quo y cuestiona cómo se hacen las cosas, también proporcionará opciones para alcanzar el mismo objetivo, pero con mejores resultados”.

Los millennials no están adheridos a una empresa, es decir, no piensan en generar antigüedad, por lo que “se ponen la camiseta” mientras dure su trayectoria en esa organización, pues en el momento en que dejan de sentir satisfacción laboral se van, remarcó.

Por eso, consideró, las áreas de recursos humanos hoy deben tener un plan de desarrollo sólido si van a estar abiertas a contratar a jóvenes de esta generación.

Antes, un reclutador veía el currículum y buscaba la estabilidad de los candidatos en sus antiguos empleos, pero si busca a alguien a quien le gusten los retos, que sea creativo e innovador, no contratará a una persona que haya estado más de cinco años en el mismo puesto, advirtió.

“Los especialistas en recursos humanos sabemos que estos jóvenes tienen claro por qué dejan un empleo, y es porque no les permiten actuar con independencia, no hay apertura al cambio, ni nuevos retos por enfrentar”.

Entonces, cuando se contrata a un millennial se debe estar listo para hacer cambios en busca de un mejor desarrollo del empleado, y con ello también lograr un crecimiento de la empresa, pues quienes requieren a gente con este perfil piden una actitud positiva, competencias orientadas al resultado, innovación y liderazgo, individuos capaces de influir en los demás para la toma de decisiones.

Para retenerlos se deben generan estrategias como la rotación por todas las áreas de la empresa, a fin de determinar en cuál sienten que funcionan mejor; también, se les pueden dar bonos anuales o apoyarlos con los estudios a cambio de que permanezcan en la empresa, concluyó.

Mujeres millennials: decididas a no tener hijos porque su situación laboral sigue igual

Las mujeres millennials que deciden “que lo suyo no es la maternidad —elección cada vez más frecuente en este sector— llegan a esa determinación debido, en gran medida, a la incertidumbre de la realidad actual: la idea de que el trabajo no está asegurado, de que la educación no garantiza la movilidad social y que el desarrollo está llevando a la destrucción de la ecología”, afirmaron Leonardo Olivos Santoyo y Georgina Cárdenas Acosta, académicos de la UNAM.

No obstante, “en este sector también encontramos maternidades sumamente informadas. Por lo regular deciden tener un solo hijo y desde la propia gestación están conscientes de los cambios que sufrirán durante el embarazo, los procesos del desarrollo infantil y hasta los beneficios de la lactancia, esto gracias al acceso digital a diversas fuentes de información, lo cual no sucedía antes”, expuso Olivos Santoyo.

El especialista del Programa de Investigación Feminista del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) destacó que si bien existen mujeres que han decidido no tener hijos, también hay otras que sólo han pospuesto esa determinación por falta de apoyo, o las que ya son madres de dos o tres niños y ejercen este rol en una forma tan tradicional como lo hicieron sus abuelas.

A la negativa de las millennials ante la maternidad se debe agregar una cultura del hedonismo, del placer del aquí y ahora, que se contradice con la idea de planificar el futuro y, por lo tanto, de no asumir la responsabilidad de ser madre, acotó el especialista en estudios de género.

Además, algunas postergan tener hijos aunque lo desean, pues saben que se verían sujetas a dobles o triples jornadas laborales para poder tener desarrollo, éxito profesional y, a la vez, una vida familiar, indicó.

 

Resistencia a los compromisos

Al respecto, Cárdenas Acosta, becaria posdoctoral del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), consideró que, en general, los millennials tienen cierta resistencia a los compromisos de largo plazo y se niegan a sacrificar su libertad porque buscan mantener abiertas todas las alternativas de realización personal.

En este rubro entra la maternidad, que en la actualidad para las mujeres significa renunciar a un tipo de vida: “las frena, las limita laboralmente y representa una sobrecarga de responsabilidades, lo que hace que se cuestionen sobre si vale la pena ser madres”, subrayó.

Esto sucede sobre todo en los sectores con cierto grado de estudios, entre los que pareciera haber mayor negativa a tener una vida familiar para evitar la pérdida de autonomía que implica estar al cuidado de los hijos, comentó.

Y aunque muchas mujeres cuentan con redes de apoyo como los abuelos y los tíos, o acceso a guarderías, la maternidad las conflictúa en su desarrollo personal, subrayó.

La socióloga consideró que hace falta legislar sobre la conciliación de la vida familiar con la laboral, pues aunque se han propuesto estrategias como la de home office, ellas tienen que seguir con sus jornadas en casa, y esto incluye el cuidado de los pequeños.

Además, prosiguió, aún muchos trabajos no aceptan la maternidad, y para contratarlas les cuestionan si son solteras o si piensan tener hijos, porque saben que esto podría derivar en ausencias laborales.

Es necesario que el sector femenino, sobre todo las que son madres, busquen la democratización de las labores domésticas; es decir, que todos los integrantes de la familia colaboren.

“Debemos buscar un cambio cultural y social que evite ver a la maternidad como una carga. Todas las esferas involucradas deben hacer algo para conciliar la vida laboral con la familiar, porque hay jóvenes que dejan de ser mamás sólo por falta de apoyos”, concluyó.

Los millennials son una generación que está haciendo cambios importantes en temas laborales y sociales, pero en aspectos como la elección de la maternidad no lo ha conseguido plenamente.