Tag Archives: patentes

“Guía para la redacción y registro de patentes” publicado por la UNAM

El Instituto de Biotecnología (IBt) es la entidad académica que más patentes tiene en la UNAM. Entre 2006 y 2016 le fueron otorgadas 25 en México y registró 40 solicitudes. En el extranjero le han concedido 29, ha solicitado 88 y ha presentado 11 solicitudes internacionales. Para compartir su experiencia y allanar el camino de quienes buscan proteger sus aportaciones científicas y métodos, presentó la “Guía para la redacción y registro de patentes”.

A diferencia de los países de primer mundo, en donde hasta el 90% de las patentes es generado por la industria, en México quien más genera es la academia, y de esta destaca la UNAM.

“Sin embargo, aún son muy pocas, por eso me interesa impulsar la protección intelectual, pues mientras más haya, podrán transferirse al sector público y tener mayor posibilidad de influir en el rumbo económico del país”, destacó Mario Trejo Loyo, autor de la obra y secretario técnico de Gestión y Transferencia de Tecnología, adscrito a la Secretaría de Vinculación del IBt.

La guía está estructurada en torno a 25 preguntas fundamentales y responde a cada una de ellas en un capítulo. En 93 páginas aborda temas como qué es una patente y los compromisos que involucra, quiénes califican como inventores, qué derechos y obligaciones adquieren con la patente, cuánto cuesta y quién paga (en el caso del IBt), y si es mejor publicar o patentar, entre otras.

Cuenta además con un anexo en donde el lector puede conocer desde copias de patentes nacionales y extranjeras, hasta notas periodísticas y estadísticas sobre el tema.

Este trabajo resume 26 años de experiencia de Trejo en el área, quien ha tenido apoyos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) a nivel federal, y de la Coordinación de Innovación y Desarrollo (CID) dentro de la UNAM.

“Es una manera de impulsar a los jóvenes para que tengan una vida digna, bien remunerada, a través de la creación de invenciones, su protección y su debida explotación comercial”, comentó.

Tonatiuh Ramírez Reivich, director del IBt, indicó que el trabajo del autor se realizó dentro de la Secretaría de Vinculación del IBt, que busca acercar a esa entidad con la sociedad y con el sector productivo para concretar investigaciones que representen un bienestar social.

“Esta guía nos da un contexto general de la importancia de las patentes y acerca al investigador a este tema, al que no está acostumbrado. El potencial del IBt para patentar es enorme, pero aún se protege poco en comparación con el número de descubrimientos y nuevo conocimiento que se genera en esta entidad», resaltó.

Se pretende que el investigador no se aleje de su tarea fundamental: investigar, pero que además cierre el círculo y busque que su cocimiento esté protegido para que favorezca a la sociedad, se logre reconocimiento y beneficios económicos para la Universidad, remarcó Ramírez Reivich.

Para patentar y publicar “hay que hacerlo con mayor inteligencia, como Lourival Possani, que tiene cientos de publicaciones y un número récord de patentes. Solo hay que cuidar que no se divulgue antes de tiempo la información”, recomendó.

Por su parte, Enrique Galindo Fentanes, secretario de Vinculación del IBt, comentó que “la idea es que la guía le sirva a toda la comunidad de innovación y de propiedad intelectual de México y de los países hispanohablantes”.

La guía se puede consultar online y cuenta con dos versiones, una completa a colores y otra resumida en blanco y negro, para quien quiera imprimirla. También es posible descargar la “Guía para la redacción y registro de patentes”.

Lourival Possani, investigador emérito del IBt y quien más patentes ha sumado en la Universidad, recordó que hace 33 años escribió su primera patente y hoy cuenta con 92 (53 concedidas y 39 sometidas a proceso). La mayoría ya ha sido transferida a empresas farmacéuticas.

En la presentación estuvieron Antonio del Río, director del Instituto de Energías Renovables; Salvador Morales, de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM; y Emelia Hernández Priego, del IMPI, entre otros.

UNAM, la institución de educación superior en México con más patentes registradas

Con 146 patentes obtenidas y 383 solicitudes de 2006 a 2016, la UNAM es la institución que más protege su capital intelectual entre las instituciones de educación superior en México, según el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Hasta el momento, se ha otorgado el título de patente a aproximadamente 40 por ciento de las solicitudes presentadas y poco a poco los científicos tienen mayor conciencia de que son una vía para poner el conocimiento a disposición de la sociedad, indicó Juan Manuel Romero Ortega, titular de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de esta casa de estudios.

La labor de protección intelectual en la Universidad Nacional ha ido en constante crecimiento. Del 2000 al 2007, la UNAM solicitó 74 patentes; de 2008 al 2015, 318; y en 2016 solicitó 42. Este incremento es resultado de una política encaminada a la protección del conocimiento generado, destacó.

Es un indicador de innovación que se maneja en muchos países y universidades. Denota la voluntad de las instituciones por hacer llegar a la población los beneficios de la labor que realizan.

“Que crezca el número es positivo y congruente con la política institucional, pero aunque seamos el primer lugar entre las universidades de nuestro país, debemos incrementar el esfuerzo y los resultados”, dijo.

Entre 2000 y 2016, las entidades de la UNAM que presentaron más solicitudes de patente fueron los institutos de Investigaciones en MaterialesBiotecnología e Ingeniería, así como las facultades de Química e Ingeniería, con 45 por ciento del total institucional.

Romero Ortega expuso que la mayoría de las solicitudes de esta casa de estudios corresponde a productos médicos, veterinarios, de higiene, química orgánica, productos bioquímicos y otras disciplinas biológicas.

Ejemplo de las creaciones de los científicos universitarios que hoy benefician a la población en general son: Transkrip, un medicamento para el tratamiento de cáncer cervicouterino; un nanocompuesto termoplástico para drenar campos de cultivo, así como diversos compuestos químicos.

De igual manera, prosiguió, la UNAM ha trabajado en desmitificar la idea de que gestionar patentes es una labor difícil, pues una vez que el investigador decide iniciar la protección del conocimiento generado en su laboratorio, cuenta con instancias como la Coordinación de Innovación y Desarrollo, que lo apoyan durante todo el proceso.

“Queremos que los investigadores se dediquen a desarrollar sus ideas, a darle sentido a su trabajo, y nuestra función es hacer tareas complementarias, relativas a la gestión y comercialización de las patentes”, remarcó.

Finalmente comentó que los recursos recibidos por las patentes universitarias que han llegado a la industria han sido reinvertidos en apoyos para sus creadores, para las entidades de las que surgieron y para la UNAM en general.