Tag Archives: salud

En México la adicción al tabaco inicia entre los 12 y 13 años de edad

Imitación, curiosidad, pertenencia a un grupo o para aparentar ser interesante ante los demás, son algunos de los motivos por los que la gente inicia su adicción al tabaco, que en México ocurre entre los 12 y 13 años de edad, justo cuando está en desarrollo el organismo humano, en especial el cerebro, el cual se ve comprometido.

Además, esta adicción representa una amenaza al avance de México, debido al gasto que se destina al tratamiento de enfermedades relacionadas, alertó Guadalupe Ponciano Rodríguez, académica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

En la actualidad, el tabaco es causa de muerte de casi seis millones de personas al año en el planeta, y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día 100 mil niños de entre 12 y 15 años de edad prueban su primer cigarrillo. La nicotina, su principal sustancia activa, ocasiona una adicción casi inmediata en la mayoría de los consumidores primerizos.

El organismo internacional advierte que de continuar el aumento de fumadores, para el año 2030 la cifra de muertes relacionadas llegará a ocho millones por año; las naciones con menos ingresos serán las más afectadas.

En el marco del Día Mundial sin Tabaco, que se conmemora el 31 de mayo, la especialista en adicciones indicó que las mujeres son más susceptibles a sus efectos negativos; no obstante, de 2002 al 2011 la cantidad de fumadoras se duplicó en nuestro país. En el Estado de México, por ejemplo, ellas fuman en mayor proporción que los varones.

Amenaza al desarrollo

A largo plazo, esto significa una amenaza al desarrollo de México, debido al gasto que se destina al tratamiento de padecimientos relacionados con el tabaquismo, como los cardiovasculares, cerebrovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de pulmón, principalmente. “Actualmente gastamos alrededor de 70 mil millones de pesos cada año en la atención de estas cuatro afecciones”, remarcó.

Al respecto, la OMS señala que el aumento del gasto relacionado al tabaquismo y sus consecuencias en la salud ocasionan una disminución en la productividad económica de las naciones, acentúan la desigualdad y aumentan la pobreza.

Ante la situación, y para conmemorar la efeméride, instituyó este año el lema El tabaco, una amenaza para el desarrollo. La razón: esta adicción y la lucha antitabaco obligan a aumentar el gasto sanitario y produce una reducción de la productividad, generando costos sustanciales para la economía de los países.

En el cultivo del tabaco se utilizan grandes cantidades de plaguicidas y fertilizantes que pueden ser tóxicos y contaminar fuentes de suministro de agua. Cada año, estos cultivos utilizan 4.3 millones de hectáreas de tierra y causan entre dos y cuatro por ciento de la deforestación del planeta. La fabricación de productos de tabaco genera dos millones de toneladas de residuos sólidos.

Superando la adicción y algunos mitos

Pero no nada más el tabaquismo es un riesgo sanitario; intentar superar esta adicción, una de las más fuertes y complejas, puede ser un peligro si no se busca ayuda de un especialista, advirtió Ponciano Rodríguez.

Existen varios mitos respecto a técnicas y tratamientos que no cuentan con registros, metodologías ni pruebas científicas que lleven a considerarlos una alternativa.

En diversos medios digitales como blogs o canales de videos es posible encontrar recetas que prometen dejar el tabaco en periodos cortos de tiempo, con efectividad del cien por ciento: desde jarabes naturales a base de nabos y rábanos, bebidas preparadas con bicarbonato de sodio y aceites inhalables, hasta raíces masticables.

Guadalupe Ponciano señaló que algunos de estos remedios pueden causar más daño, sin importar que sean naturales, pues las personas no saben qué efectos pueden tener en el organismo. “Alguien con problemas de hipertensión no puede beber bicarbonato de sodio ni sal; en cuanto a los rábanos, tienen demasiado hierro, que es irritante ¿Qué le ocurriría a quien no sabe que tiene gastritis o ulcera gástrica?”.

Por ello, recomendó acercarse a un especialista de la salud a fin de tener un diagnóstico de su caso, porque no hay dos fumadores iguales, y en esto influye de manera determinante la dependencia física y psicológica. “Por una parte, cada organismo necesita en diferente intensidad del cigarro y, por otra, los fumadores construyen una relación emocional particular, que llega a ser más fuerte que con otra persona”.

Es posible establecer un tratamiento profesional adecuado y personalizado, que contempla medicamentos para controlar el síndrome de abstinencia, y terapia cognitivo-conductual como apoyo psicológico, que podría prolongarse hasta por un año a manera de seguimiento y para evitar recaídas, finalizó.

Factores biológicos y ambientales influyen en la obesidad

  • Entre las mujeres hay mayor prevalencia y existen diferencias de acuerdo a la región del país o el tipo de localidad en que viven, dijo en la UNAM Angélica Palacios, de la Asociación Mexicana de Diabetes.
  • Para el año 2030 enfermedades no transmisibles como las patologías cardiovasculares, cáncer, afecciones respiratorias crónicas y la diabetes serán la causa más frecuente de muerte, resaltó Laura Escobar Pérez, de la Facultad de Medicina

A pesar de la implementación de diferentes programas para contrarrestar o evitar el sobrepeso y la obesidad en México, su incidencia sigue en aumento. Al comparar las encuestas nacionales de Salud y Nutrición de 2012 y 2016, se observa la misma tendencia, y eso significa que algo no estamos haciendo bien, dijo en la UNAM Angélica Palacios, integrante de la Asociación Mexicana de Diabetes.

En el auditorio Fernando Ocaranza de la Facultad de Medicina (FM), mencionó que nuestro país sufre la doble carga de la mala nutrición: por deficiencia y por exceso, una situación alarmante.

Asimismo, indicó que existen diferentes factores para el desarrollo de la obesidad, como los biológicos y los ambientales. Entre los primeros se encuentran las alteraciones biológicas y endócrinas, así como la herencia; y entre los ambientales el estilo de vida, el trabajo y la alimentación.

La probabilidad de que una persona sea obesa por aspectos biológicos es de 30 a 40 por ciento, y el resto (60 o 70) lo sería por aspectos ambientales, que pueden ser modificados y controlables.

 

La obesidad y la biología

Angélica Palacios señaló que de los rasgos biológicos emergen cinco genotipos: el “ahorrador”, que se refiere al momento en que el ser humano estuvo expuesto a periodos de hambre, y el cuerpo, en lugar de gastar, ahorraba, “por eso tendemos a acumular grasa”. A él se suman el hiperfágico, sedentario, de baja oxidación de lípidos y el de adipogénesis.

La herencia es otro factor. Se dice que si ambos padres son obesos, el riesgo de que el hijo lo sea es de entre 50 y 69 por ciento. “Por eso deben tomarse medidas, incluso previo a la concepción”.

Otros elementos biológicos son las alteraciones endócrinas (como síndrome de ovarios poliquísticos, hipotiroidismo o resistencia a la insulina).

Entre los factores ambientales se encuentra el estilo de vida sedentario, el trabajo, el transporte, las formas recreativas, alimentos de alta densidad energética y el consumo basado en el hedonismo más que en la necesidad de alimentarse.

Uno más es el psicológico: 55 por ciento de las personas con depresión tienden a incrementar su masa grasa o el peso corporal, y 55 por ciento de los individuos obesos presentan depresión. “Ambos aspectos están muy relacionados; por ejemplo, alguien deprimido no tendrá ganas de salir a hacer ejercicio o a comprar sus alimentos”.

El problema no sólo se relaciona con la alimentación. Si hay alguna alteración en el estado de ánimo, puede presentarse un trastorno de la conducta alimentaria, por lo que es necesario tratar a estos pacientes desde una perspectiva multidisciplinaria.

 

Mayor prevalencia entre mujeres

La especialista resaltó que se ha identificado que entre las mujeres hay mayor prevalencia y que existen diferencias de acuerdo a la región del país o el tipo de localidad en donde viven. Por ejemplo, en poblaciones rurales el 42.7 por ciento de la población tiene obesidad, y en las ciudades 38.2, “cuando antes lo que se identificaba en aquellos sitios era la desnutrición”.

Con respecto a la obesidad abdominal, determinada por la circunferencia de la cintura (igual o mayor a 90 centímetros en hombres, y mayor o igual a 80 centímetros en mujeres), es en los varones de entre 40 y 79 años de edad en quienes se presenta con mayor frecuencia; mientras que en ellas inicia de manera más temprana: a partir de los 30.

Mantener un peso saludable es una responsabilidad compartida, subrayó Palacios. “A los profesionales de la salud les corresponde identificar las problemáticas del paciente, orientarlo y tratarlo de manera integral, y a este último le toca ser proactivo, apegarse al tratamiento para llegar al resultado adecuado”.

En su oportunidad, Laura Escobar Pérez, profesora del Departamento de Fisiología de la FM, detalló que “la educación es una herramienta fundamental para que los niños y su entorno familiar cuenten con los elementos necesarios para hacer cambios en beneficio de la salud”.

La intervención en los estilos de vida, junto con un programa de conducta, son herramientas que han demostrado su eficiencia para controlar el sobrepeso en los pequeños. En ese sentido, el papel de los pediatras y del personal de salud es crucial, porque son el enlace directo entre la comunidad y los infantes, y tienen la posibilidad de actuar en las primeras fases de desarrollo de la obesidad.

“Si la solución fuera tan simple como comer menos y hacer ejercicio, ¿por qué 90 por ciento de los niños en México enfrentan un futuro obeso?”, cuestionó.

“Los pronósticos afirman que para el año 2030 las enfermedades no transmisibles serán la causa más frecuente de muerte, es decir, padecimientos crónicos de larga duración y lenta evolución, como las patologías cardiovasculares, el cáncer, afecciones respiratorias crónicas y la diabetes”, concluyó.

La depresión, primera causa de problemas de salud y discapacidad a nivel mundial: académico de la UNAM

En México persiste la estigmatización de las enfermedades mentales. Aquí, entre siete y nueve por ciento de la población padece trastornos de ese tipo. Si se considera que somos 119 millones 530 mil 753 personas (Encuesta Intercensal 2015, INEGI), entre ocho y 11 millones, aproximadamente, presentan alguno.

 

En el marco del Día Mundial de la Salud, que se conmemora el 7 de abril, y que este año se dedica a la depresión, Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, señaló que ante la estigmatización, se debe tomar conciencia para que la sociedad sepa que estas enfermedades, entre ellas la depresión, son como cualquier otro problema de salud, “y con un ‘échale ganas el afectado no va a salir adelante”.

 

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es la primera causa de problemas de salud y discapacidad a nivel mundial; las últimas estimaciones de este organismo indican que más de 300 millones de personas viven con este trastorno.

 

Se manifiesta con estados de desánimo, pérdida de interés e incapacidad de disfrutar diversas actividades, dificultades de concentración, baja autoestima, alteraciones del sueño y del apetito y, en casos extremos, ideas suicidas, advirtió Fajardo Dolci.

 

De igual forma, la OMS señala que son pocas las naciones que invierten en salud mental, cuando los estudios muestran que por cada dólar invertido en tratamientos para la depresión y ansiedad, hay un retorno de cuatro dólares en mejor salud y habilidad para trabajar.

 

En promedio, sólo tres por ciento de los presupuestos de salud de los países se invierte en salud mental, variando de menos del uno por ciento en los de bajos ingresos, al cinco por ciento en los de altos ingresos.

 

Al respecto, el director de la FM comentó que la prevención y tratamiento oportuno disminuiría los costos, tanto para el afectado y su familia, como para el sistema de salud.

 

En cuanto al tratamiento, aseguró que depende del paciente y la severidad del padecimiento, pero regularmente se echa mano de terapias, de fármacos antidepresivos, o de ambos.

 

En lo que se refiere al papel de la familia, es primordial su participación tanto en la parte del diagnóstico como en el seguimiento y apego al tratamiento, “sobre todo en la rehabilitación para disminuir el número de recaídas”.

 

Además, agregó, es importante su capacitación en el manejo de riesgos y crisis, así como hacer conciencia en el círculo de amistades e, incluso, en los empleadores, no como un problema, sino como expectativa de aumento en la productividad de la persona en el mediano plazo.

 

Cabe destacar que la falta de inversión en salud mental en los próximos 14 años para atender diversos trastornos, en especial la depresión y ansiedad, ocasionará pérdidas económicas por un billón de dólares al año, advierte la OMS.

 

Finalmente, Fajardo Dolci indicó que los profesionales de la salud en nuestro país están capacitados para detectar y canalizar a las personas que así lo requieran. La UNAM cuenta con los servicios del Departamento de Psiquiatría y Salud mental de la FM, además de los centros de atención de la Facultad de Psicología.

Hongos alérgenos en la atmósfera, podrían ser motivos de ASMA en Ciudad de México

  • Todavía no se establece si constituyen un peligro para la salud de los habitantes
  • Necesario un estudio epidemiológico de análisis de medida de riesgo para emitir algún tipo de alerta

 

Dos de los 63 géneros de hongos alérgenos determinados y registrados como presentes en la atmósfera de la Ciudad de México están vinculados a padecimientos como el asma, sin embargo, aún no se determina si representan un peligro para la salud de la población, expuso la doctora Judith Castellanos Moguel, profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

La académica del Departamento de El Hombre y su Ambiente de la Unidad Xochimilco de la Casa abierta al tiempo dijo que para ello se requeriría un estudio epidemiológico per se de análisis de medida de riesgo para emitir algún tipo de alerta.

 

Las expresiones de alergias y episodios de asma se exacerban con los contaminantes que se respiran en el Área Metropolitana, pero se desconoce en qué cantidades suspendidas en el ambiente provocan reacciones, ya que los estudios respectivos sobre las enfermedades que generan están enfocados principalmente en dos tipos de hongos, hecho que provoca “un gran vacío en cuanto a la información”.

 

Hasta ahora, agregó, las investigaciones se centraron en identificar y determinar el género y papel que tienen, para después recomendar estrategias respecto de la calidad del aire.

 

Para alertar a la población susceptible: niños pequeños, adultos mayores y asmáticos es necesario un estudio de análisis de riesgo por concentración de partículas fúngicas suspendidas en el ambiente y cuantificar la cantidad de conidios o esporas que respira la gente.

 

En la actualidad está en evaluación una muestra voluntaria de adultos sanos sometida a lavados de nariz para determinar si en las fosas nasales se presentan hongos relacionados a cuadros alérgicos, cuyos resultados estarán a finales de año.

 

Al dictar la conferencia Hongos Alérgenos en la atmósfera de la ciudad ¿Todo eso respiramos? Castellanos Moguel refirió que el estudio es la continuación de una investigación realizada en 2010 por el Laboratorio de Micología de la Unidad Xochimilco de la UAM, el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, el Laboratorio de Ecología Microbiana y el Departamento de Genética y Biología Molecular del Cinvestav-IPN.

 

El propósito fue identificar los conocidos fúngicos aerotransportados en la Zona Metropolitana del Valle de México, así como determinar la distribución temporal y la relación que tienen con el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire.

 

La muestra fue tomada en los alrededores de 43 estaciones del Metro en contextos diversos –natural, industrial, comercial y residencial–, durante las cuatro temporadas climáticas: primavera, verano, otoño e invierno.

 

El trabajo de 2010 permitió aislar 10,500 colonias fúngicas; identificar 63 géneros, de los cuales algunos cuentan con potencial alérgeno y patógeno, que pueden causar asma, alergia y micosis en piel y uñas.

 

La investigación reveló que una temperatura de 24°C, una humedad relativa de 25 por ciento y una velocidad del viento de 13 kilómetros por hora influyen en la dispersión de los hongos.

 

El estudio concluyó que los organismos que están en los alrededores de las estaciones del Metro están concentrados, lo cual es relevante para la salud pública.

 

Castellanos Moguel expuso que la frecuencia de géneros encontrados durante todo el año fueron: Alternaria, Cladosporium, Aureobasidium, Penicillium, así como diversas levaduras que pueden causar algún tipo de alergia.

 

En la XIX Semana de la Biología, Biofuturo y Conservación, realizada en la Unidad Iztapalapa de la UAM, indicó que si bien esos organismos pueden ser contaminantes también ofrecen servicios ambientales de soporte –formación de suelos y ciclos bioquímicos– de regulación –clima, control de enfermedades– de suministro –alimentos, combustibles– y culturales –espiritualidad y estéticos–, aunque por poseer una serie de proteínas en su superficie pueden desencadenar alergias a los seres humanos.

 

Los organismos detectados en el aire están vinculados a la vegetación cuya suspensión se facilita por los movimientos de los autos, el uso de aspersores, plantas tratadoras de agua y el aire acondicionado, entre otros factores asociados con la humedad.

CUCS tiene nuevo Instituto de Investigaciones en Inmunodeficiencias y VIH

Ante los retos que enfrentan los médicos para controlar y erradicar el virus que provoca el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) y dar una mejor calidad de vida a los pacientes infectados, el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) abrió las puertas del Instituto de Investigaciones en Inmunodeficiencias y VIH, ubicado en el Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”.

 


Actualmente hay ocho investigadores trabajando en nueve líneas de investigación


 

El instituto consta de un área de microbiología, para hacer detección de enfermedades como tuberculosis resistente a tratamiento, y está equipada con incubadoras, microscopios y campanas de flujo laminar; un área de inmunología, que tiene refrigeradores con capacidad para ultracongelar, lo que permite la estabilización de los ácidos ribonucleico (RNA) y desoxirribonucleico (ADN) del VIH.

Cuenta, además, con una zona de cultivos celulares para experimentos in vitro; otra de biología molecular, donde se mide material genético y de diagnóstico, informó la doctora Luz Alicia González Hernández, encargada del instituto.

El Instituto de Investigaciones en Inmunodeficiencias y VIH tiene ocho investigadores que desarrollan nueve líneas de trabajo. Cuatro de las principales son: 1. Disminuir la inflamación y prueba de fármacos para eliminar el virus; 2. Líneas de señalización; 3. Sobre microbiota, y 4. Infecciones oportunistas.

El Sida no es una enfermedad mortal, es controlable si el paciente es diagnosticado a tiempo y tratado. Los medicamentos controlan el virus en la sangre, pero éste sigue viviendo en los llamados reservorios o santuarios del organismo, donde los fármacos no son efectivos, como testículos, bazo e hígado. Científicos del instituto están enfocados en la prueba de nuevos fármacos para erradicar el Sida en esas partes.

El virus, al no ser eliminado del cuerpo, ocasiona que el enfermo presente un estado de inflamación crónica, que incrementa el riesgo de sufrir cáncer e infartos agudos al miocardio, de ahí la búsqueda de estrategias para disminuir la inflamación.

González Hernández explicó que los investigadores tratan de generar estímulos en el organismo que activen la señalización de las células en las que el virus está latente para poder atacarlo en esos reservorios, de manera que un medicamento dé con esa célula infectada y pueda matarlo.

En cuanto a los estudios de la microbiota, están centrados en las bacterias del intestino necesarias para el metabolismo de vitaminas, proteínas y carbohidratos.

Vivir con VIH modifica esta microbiota o bacterias, y esto puede generar problemas metabólicos y de absorción de nutrientes. Lo que sucede es que el enfermo elimina las células benéficas y se queda con las nocivas, que suelen introducirse en el torrente sanguíneo.

“Hemos hecho algunos estudios utilizando simbióticos, lo que significa usar un prebiótico –una bacteria benéfica, por ejemplo el lactobacillus– y un probiótico –el alimento de esa bacteria– para mejorar la microbiota intestinal y el estado inmunológico del paciente”, explicó la investigadora.

En la línea de investigación de las infecciones oportunistas como virus de hepatitis B y C, y tuberculosis, los científicos estudian la respuesta del organismo con VIH al infectarse con otros patógenos.

¿Se puede prevenir la transmisión del VIH mediante programas de salud?

En México, la epidemia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) está concentrada en ciertos grupos vulnerables: los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y los usuarios de drogas inyectables. Para combatir este problema, el Fondo Mundial financió un programa de prevención de tres años que se implementó en 24 ciudades que concentraban 72 por ciento de los casos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) en el país.

Para evaluar los alcances y resultados de dicho programa, el maestro en economía de la salud Sergio Bautista Arredondo, junto con un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), realizó un estudio de efectividad e impacto social.

Desde el comienzo, la investigación mostró resultados sorprendentes, detalla Bautista Arredondo: «Al realizar una encuesta previa a la aplicación del programa se encontraron dos características inesperadas: 1. El porcentaje de VIH entre HSH fue de 17 por ciento en vez del 10 por ciento esperado. 2. Casi dos tercios de los individuos VIH positivos no sabían que estaban infectados. Esto es alarmante, porque una persona que no sabe que es VIH positiva no buscará tratamiento y podrá contagiar el virus con mayor facilidad» .

Estos primeros resultados fueron publicados en la revista PLOS ONE, en el artículo «Is the HIV epidemic stable among MSM in Mexico? HIV prevalence and risk behavior results from a nationally representative survey among men who have sex with men», que tuvo como primer autor a Sergio Bautista Arredondo.

Ya desde aquí se vislumbraba la importancia de evaluar si este programa de prevención lograría influir en las conductas de riesgo y los conocimientos de las personas que viven en contacto con el VIH.

El programa de prevención

El grupo objetivo del programa fueron hombres que tienen sexo con hombres, y las acciones de prevención incluían la entrega masiva y continua de kits de prevención (condones, lubricantes e información preventiva) y la aplicación de pruebas de detección de VIH.

Además se realizaron grupos de trabajo educativos para cambiar el comportamiento de HSH, trabajadores sexuales, mujeres transgénero y trabajadores de la salud, para generar actitudes y comportamientos.

La investigación científica

La investigación comenzó planeando un diseño cuasiexperimental para evaluar la efectividad, para ello el programa se aplicaría primero a 12 ciudades del país y seis meses después a las otras 12 ciudades. Esto permitiría comparar las diferencias entre individuos expuestos e individuos no expuestos.

Se realizaron entrevistas antes y después de comenzar el programa para poder comparar los cambios en las personas expuestas. En total se logró obtener información de seis mil 938 personas.

Pero los programas de intervención se implementan de acuerdo a sus propias necesidades; no atienden forzosamente los tiempos y necesidades de la investigación, sino sus propios tiempos y son la investigación y evaluación científica las que deben adecuarse a ellos, explica Bautista Arredondo.

Debido a esto, el desfase en la implementación entre todas las ciudades y la comparación de individuos con tratamiento temprano y tardío tuvo ciertas complicaciones, pues el resultado era un continuo de ciudades que habían comenzado la aplicación del programa de prevención en diferentes tiempos, explica el investigador.

«Esto sucede en los programas de todo el mundo, se dan eventualidades, pues echar a andar un programa así es un trabajo grande… Nosotros debíamos adaptarnos a lo que sucedió en la realidad, abordar el tema y evaluar el programa. ¿Y qué estrategia íbamos a emplear para enfrentar estos cambios? Es en estas situaciones donde los economistas debemos hacer uso de todos nuestros recursos estadísticos. Lo que hicimos fue emplear una estrategia de evaluación dosis-respuesta, consideramos el tiempo al que habían estado expuestas las ciudades al programa, como la dosis», afirma.

Los resultados

Los resultados, utilizando esta estrategia, indicaron que por cada año de exposición al programa los individuos tenían 3.4 por ciento más probabilidad de haberse realizado una prueba de detección de VIH, dos por ciento más de conocer su estado de VIH, mayor probabilidad en 4.7 por ciento de estar en tratamiento si eran VIH positivos y un decremento en 0.7 por ciento en su percepción de ser discriminados por trabajadores de la salud.

Sergio Bautista Arredondo recalca que dar información a los grupos vulnerables no es suficiente como única medida de prevención, se deben hacer intensas campañas de detección y vincular a los individuos VIH positivos al tratamiento, pues en una persona que se encuentra en tratamiento disminuye significativamente la probabilidad de transmisión.

Todos los detalles de la investigación se publicaron en enero de 2016 en el artículo «Impact and economic evaluations of a combination prevention programme for men who have sex with men in Mexico«, de la revista AIDS de la Asociación Internacional del SIDA. Como primeros autores están los investigadores M. Arantxa Colchero y Sergio Bautista Arredondo.

Ejercicio de alta intensidad, un aliado para personas con asma y obesidad

La obesidad y el asma son dos graves problemas de salud pública que cada vez son más frecuentes a nivel internacional. La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye estas patologías dentro de las principales enfermedades crónicas.

De acuerdo con Luis Torre Bouscoulet, especialista en Fisiología Respiratoria, una persona con obesidad tiene en su sangre diversos marcadores que traducen la existencia del proceso inflamatorio activo. Estudios epidemiológicos han descrito que la obesidad incrementa la incidencia de asma.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Torre Bouscoulet, quien es subdirector de investigación clínica del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), explicó que algunas de las moléculas inflamatorias en personas con obesidad pueden precipitar un descontrol asmático. El estado inflamatorio de estas dos patologías conlleva a una mayor presencia de síntomas y crisis de asma.

A decir del especialista, uno de los problemas en pacientes asmáticos obesos es definir cuál de estas dos patologías limita su capacidad de ejercicio.

Con el objetivo de conocer el efecto de la actividad física en estas condiciones, investigadores del INER realizaron un estudio que pone en evidencia que el ejercicio de alta intensidad incrementa los niveles de moléculas antiinflamatorias en pacientes con asma y obesidad.

“La coexistencia de estas dos enfermedades es cada vez más frecuente en la población, por lo que quisimos investigar cuál es el comportamiento del patrón inflamatorio de pacientes con asma y obesidad al someterlos a ejercicio, creemos que hacer ejercicio aun en condiciones de corta duración podría ser útil”, añadió el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel II.

El estudio realizado en el periodo 2012-2014 incluyó tres grupos: pacientes asmáticos obesos, individuos con asma sin obesidad y obesos sin asma (todos ellos adultos), a quienes se sometió a una prueba cardiopulmonar de ejercicio. Se analizaron los consumos de oxígeno y las concentraciones séricas de citocinas pro y antiinflamatorias antes y después de la prueba.

“Los individuos realizaron ejercicio máximo en bicicleta en un corto periodo de tiempo. Electrónicamente controlamos la resistencia al pedaleo de la bicicleta. La prueba permitió disecar la contribución relativa de estas dos enfermedades en el rendimiento de las personas durante el ejercicio”, explicó el doctor en Neumología.

Los resultados del estudio reflejaron una disminución de moléculas inflamatorias en el grupo asmático con obesidad e incremento en la presencia de moléculas antiinflamatorias.

“Tradicionalmente se han realizado estudios en los que se evalúa la actividad física a mediano o largo plazo, por ejemplo, en programas de rehabilitación de varias semanas. Aquí observamos que el ejercicio corto de alta intensidad puede ser útil para modificar el perfil inflamatorio en pacientes asmáticos obesos”, dijo.

De acuerdo con el subdirector de investigación clínica, los efectos específicos que provoca el ejercicio sobre el proceso inflamatorio en pacientes que padecen asma y obesidad hasta ahora no habían sido esclarecidos, por lo que estos resultados contribuyen al conocimiento acerca de los factores que limitan la actividad física en pacientes que presentan esta asociación.

“Poco se conocía sobre el efecto del ejercicio en estas condiciones; el asmático no obeso se beneficia del ejercicio y se controla mucho mejor, pero desconocíamos el porqué. Ahora sabemos que disminuye el perfil inflamatorio y con ello se reduce la presencia de síntomas y crisis de asma. Lo anterior facilita al paciente el control de su enfermedad. Intuitivamente pensaríamos que un ejercicio con poca intensidad pero más duradero llevado a cabo de forma cotidiana podría ser mejor, pero esta prueba que dura pocos minutos muestra cambios rápidos en el proceso inflamatorio”, agregó.

El integrante de la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM) manifestó la importancia de continuar con estudios adicionales que evalúen cómo el ejercicio cotidiano realizado en varias semanas podría modificar el perfil inflamatorio de los sujetos que presentan la comorbilidad.

Por último, agregó que el ejercicio debe ser considerado por los pacientes y la sociedad en general como una parte constituyente del tratamiento de estas enfermedades.

“No deberíamos pensar en el ejercicio como un hábito, sino como parte del tratamiento y esto es difícil transmitirlo a la sociedad. No debemos olvidar que para un mejor tratamiento en casi cualquier enfermedad el ejercicio es fundamental”, concluyó.

Con novedoso anillo diagnostican cuatro enfermedades de transmisión sexual en una sola prueba

Un anillo con la capacidad de diagnosticar enfermedades de transmisión sexual como sífilis, gonorrea, clamidia y tricomoniasis es diseñada por el mexicano Ernesto Rodríguez Leal.

El dispositivo medico portátil llamado Hoope es un anillo que se coloca en el dedo pulgar, contiene un cartucho desechable con una aguja retráctil de un sólo uso y envía los datos en menos de un minuto a un smartphone.

“Cada año más de 500 millones de personas en todo el mundo contraen una de estas cuatros enfermedades de trasmisión sexual, el 50 por ciento de ellos son jóvenes de entre 15 y 23 años. El problema es que el 75 por ciento no presentan síntomas iniciales, por ello la necesidad de crear una detección temprana”, menciona el ingeniero mecánico egresado del Tecnológico de Monterrey.

El proyecto es una startup mexicana desarrollada en Silicon Valley. “Ahí conocí a Damel Mektepbayeva, biotecnologa de Kazajistán, y a Irina Rymshina, financiera de Rusia, los tres decidimos crear Hoope”, explica Rodríguez Leal.

Platica que llegó a Silicon Valley por medio del programa de la Singularity University que consiste en una estancia de tres meses en la NASA, la cual reúne a 80 personas de todo el mundo. “En este programa aprendí las herramientas que se necesitan para conceptualizar proyectos de impacto social y llevar la idea del laboratorio a productos finales”.

 Cómo funciona

 Ernesto Rodríguez Leal, originario de Monterrey y doctor en ingeniería mecánica, señala que el anillo sólo se coloca en el momento de hacer la prueba, se presiona el botón que pincha el dedo y después se toma una muestra de sangre que se transporta por acción capilar a un lab-on-a-chip, un concepto reciente que consiste en inmovilizar reactivos para buscar cambios y hacer mediciones.

Además, Hoope cuenta con un sistema de anestesia por el cual una corriente eléctrica en forma de pulsos se suministra por electrodos y genera adormecimiento, lo que evita dolor a la hora del pinchazo.

El anillo que funciona como una herramienta de diagnóstico casera, divide la sangre en cuatro canales microfluídicos. “Colocamos antígenos (sustancia que desencadena la producción de anticuerpos) sintetizados específicamente para atrapar anticuerpos para cada una de las enfermedades, su interacción funciona como un mecanismo de llave y cerrojo. Si existen anticuerpos de alguno de los padecimientos, los antígenos los atrapan y generan una reacción electroquímica”.

Después estos datos se transmiten por señal electrónica a un smartphone o tableta inteligente, en donde por medio de una aplicación se obtienen los resultados en menos de un minuto.

Rodríguez Leal dice que la aplicación es completamente confidencial y en caso de dar resultados positivos ofrece orientación médica a través de un mapa que otorga la ubicación del especialista más cercano para agendar una cita. Además, ya fue presentada en el Demo Day de Startup en Chile.

El dispositivo será manufacturado en China y saldrá al mercado en enero de 2016 por medio de una campaña de Indiegogo, una plataforma global de recaudación de fondos en línea. Primero se comercializará en México y el resto de América Latina, para después ofrecerlo en Europa y Estados Unidos.

Se comercializará a un precio de 50 dólares y contendrá un anillo y tres cartuchos, aunque primero saldrá al mercado la aplicación que se especializará en salud sexual.

“El primer prototipo diseñado en la Universidad Estatal de Colorado localizada en Fort Collins, demostró excelentes resultados en la detección de sífilis, y se busca perfeccionar para que funcione en las otras tres enfermedades”.

Con este desarrollo tecnológico los investigadores han ganado diversos concursos internacionales, entre ellos se encuentra Startup México, Perú y Chile, el premio Google-DCamp en el Startup Nations Competition en Corea, la mejor Startup en Salud en el World Cup Tech Challenge de Microsoft y como finalista en el Hello Tomorrow Challenge, con los que han conseguido financiar el proyecto.

Actualmente el equipo se encuentra en diversos países para realizar difusión y mejorar el dispositivo. Damel está en Kazajistán y trabaja en adaptar Hoope para la detección de alergias, cáncer, pruebas de embarazo y diabetes. Irina Rymshina vive en Perú y se encarga del área administrativa, difusión y está a cargo del desarrollo de la app, mientras que Ernesto perfecciona el hardware.

Mexicanos diseñan silla de ruedas todo terreno

La empresa mexicana Planetary desarrolló una silla para personas con discapacidad que puede subir y bajar escaleras gracias a su novedoso sistema de orugas, lo cual permite la adaptación a cualquier tipo de terreno.

Julio Flores García, cofundador y director financiero de la compañía que trabaja en la creación de PlanetChair –nombre que recibe el producto–, detalló que el desarrollo “surgió por la inquietud que teníamos cuatro estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de manufacturar una silla más funcional. Pensábamos que teníamos lo necesario para realizarlo formando un equipo multidisciplinario”.

Sin embargo, destacó que no ha sido fácil emprender este desarrollo. “PlanetChair surgió como proyecto de tesis de uno de nuestros ingenieros, Luis Joel Soto Miranda, que ideó el producto para su titulación en la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas (UPIITA), pero lo quisimos retomar para que no quedara solo en el papel”, comentó.

La silla cuenta con transmisión eléctrica y reductores planetarios que dan la potencia necesaria para poder bajar y subir escaleras. Además, presume tecnología mecatrónica de clase mundial y se controla con una palanca tipo joystick, detalló el ingeniero Luis Soto Miranda a la Agencia Informativa Conacyt.

Para Julio Flores García, el objetivo actual de la empresa es poder presentar el primer prototipo real de la silla, el cual puede estar listo en un máximo de tres a cuatro meses. “El prototipo que actualmente estamos manejando es a escala, nos ha ayudado a verificar detalles geométricos y electrónicos”, mencionó el egresado del IPN.

Sobre Planetary

Se trata de una empresa que se dedica a la innovación con diferentes desarrollos tecnológicos, la mayoría basados en la mecatrónica. Pero no se limita a eso, pues también desarrolla art toys y soluciones como sistemas para autos controlados por voz o métodos de acuaponía, que es una técnica de cosecha en espacios reducidos.

“La idea es que más personas se vayan uniendo a nuestros proyectos; los recién egresados que tienen la inquietud de hacer cosas diferentes y nuevas para fomentar la creatividad entre nosotros, que se necesita para realizar innovación en tecnología”, dijo Flores García.

La responsabilidad social en Planetary tiene un papel protagónico, pues el desarrollo de soluciones que aporten algo a la sociedad está entre las prioridades de la empresa. “La silla eléctrica es para brindar una alternativa a las personas con discapacidad, con la finalidad de que puedan tener una vida más independiente y productiva”, agregó.

Una de las facetas de Planetary como empresa dedicada a la innovación en ciencia y tecnología es la impresión en tercera dimensión (3D) de diseños que pueden ser desde maquetas escolares o profesionales, hasta juguetes. En esto último, han desarrollado una serie de productos muy especiales como lo son los art toys, robots de plástico con extremidades intercambiables que funcionan con imanes.

“Los art toys son juguetes, se clasifican así porque son piezas que no se conciben para ser producidas en masa, sino que se producen en ediciones limitadas que se colocan en algunas jugueterías especializadas o en museos”, aclaró Flores García.

Del mismo modo, también distribuyen y comercializan la venta de impresoras 3D para el público en general e imparten cursos de armado de máquinas.

Emprender en innovación

Para el director financiero de esta empresa, uno de los aspectos más complicados para realizar un desarrollo tecnológico es la financiación, la cual han logrado conseguir a través de diferentes incubadoras y compañías que han ayudado para que el proyecto pueda salir a la luz.

“El factor dinero influye a tal grado que se puede aplazar cierto tiempo el proyecto o lo puedes hacer muy rápido. Nosotros tratamos de solucionarlo participando en un fondeo colectivo con Transformadora Ciel; también gracias a Rotary International, en el que algunos miembros nos ayudaron significativamente a poder sacar adelante la silla para personas discapacitadas más avanzada del mundo”, agregó.

Por esto, Flores García aseguró que para conseguir emprender en innovación se debe invertir un periodo largo sin redituar, para lograr consolidar a la empresa en el medio y obtener el financiamiento requerido, así como para formar el capital humano necesario con el fin de alcanzar tus objetivos.

“Lo primero es tener una idea que brinde solución a algún problema cotidiano o algo que reemplace la tecnología actual pero que implique menos costos de producción. Después, nosotros requerimos un estudio de viabilidad para saber si es realmente factible o no”, recomendó.